Portada » Series » Series europeas

Categoría: Series europeas

‘The Accident’, dramón británico en estado puro

La nueva mini serie de Filmin es 'The Accident', creada por Jack Thorne y protagonizada por Sarah Lancashire

El pasado 26 de noviembre, Filmin estrenó una de las mini series más vistas este año en el Reino Unido. Se trata de The Accident, una ficción original de Channel 4 de cuatro capítulos de 45 minutos de duración. Además viene avalada por grandes nombres delante y detrás de las cámaras.

La serie ha sido creada por Jack Thorne y protagonizada por Sarah Lancashire (Happy Valley) y Sidse Babett Knudsen (Borgen), está ambientada en un pequeño pueblo galés sacudido por una catástrofe que ha acabado con la vida de ocho niños y un hombre, tras el derrumbe de una gran construcción que debía traer riqueza y puestos de trabajo a la zona.

La serie va al grano desde el minuto uno sin andarse estirando tramas , es un dramón típico inglés con todas las letras que hará las delicias de los amantes del género, no en vano está tras ella Jack Thorne, uno de los guionistas británicos de moda gracias al éxito de The Virtues, La desaparición de Kiri, o National Treasure, todas disponibles en Filmin. Además, está presente como guionista de una de las series que más está dando que hablar últimamente, LaMateriaOscura, que se puede ver en HBO España.

Enorme tragedia la que ocurre en el primer episodio de 'The Accident'

Tiene todos los complementos que harán disfrutar (o sufrir) a todos los que les guste este tipo de series: buenos diálogos, ambientación en pueblo pequeño que mezcla su belleza con una atmósfera asfixiante y un giro de guión en el capítulo final, que quien conozca este tipo de series británicas sabrá de lo que hablo .

No en vano se ha convertido en el mejor estreno de toda la historia de Filmin desde que anda operando desde 2007 Este éxito viene dado al interés en traer los productos doblados el mismo día del estreno lo cual agradecen buena parte de los suscriptores que ven en versión doblada.

‘Blood’, o cuando el enemigo está en casa

Mañana martes 10 de diciembre llega al catálogo de Filmin, Blood, una serie británica de Channel 5. A pesar de que esta cadena no suele prodigarse con series, es más bien especialista en realities, ha conseguido un éxito inusitado con esta serie. El ahora gran estandarte de la ficción de esta cadena consta de seis capítulos de 45 minutos de duración y está renovada por una segunda temporada que llegará en 2020.

Blood es un drama criminal oscuro con tintes de thriller psicológico y está dirigido por Sophie Petzal (Riviera) y protagonizado por Adrian Dunbar (Line of Duty) y Carolina Main (Unforgotten). Ella es Cat una mujer afincada en Dublín que se reúne con su familia debido a la muerte de su madre. Cat deberá volver al pueblo del que salió y no quiso volver debido a rencillas familiares. Dichas rencillas saldrán a la luz y empieza a sospechar que alguien de su familia puede estar tras la muerte de su madre .

Carolina Main consigue componer un personaje muy convincente en 'Blood'

Rodada de una forma excepcional, me parece muy destacable el uso de la ambientación y la fotografía para crearte dudas constantemente. El contraste de los claros y luminosos paisajes de Irlanda resaltan mucho con los oscuros del interior de la casa, ese juego de luces e iluminación te generan una sensación de desasosiego que te hace dudar de todo lo que te están contando y de todos los que rodean a Cat .

En el plano interpretativo no es una serie con un elenco muy coral , ya que la historia se centra principalmente en la familia, pero destacan sobretodo los actores mencionados anteriormente. Carolina Main mantiene el drama y la sospecha durante todo el metraje con una actuación soberbia que llega a emocionarte, apoyándose mucho en la forma en la que esta rodada, con primeros planos constantes centrándose en sus miradas y gestos. Bien sabemos lo difícil que es mantener el tipo ante esta forma de rodar y si no se da la talla puede convertirse en un desastre. Pero no es el caso ya que Carolina logra con su actuación hacer suya la serie y es Adrian Dunbar el que le da el contrapunto con una actuación magistral llena de claros y oscuros que te emocionan y generan miedo a partes iguales .

Adrian Dunbar le da la réplica a Carolina Main en 'Blood'

Para terminar y hacer algún paralelismo con otras series tiene un aire de misterio a lo Broadchurch y podríamos comparar la red de mentiras en las que se basa Blood con ese entramado que nos propuso Liar. Ese tipo de series basadas en mentiras o medias verdades. Invito a todos los amantes del thriller psicológico se acerquen a esta serie ya que creo no les decepcionará.

Me ha parecido una muy buena propuesta por parte de Filmin volviéndonos a acercar otra serie de mucha calidad que de otra forma nos pasaría desapercibida. Una cuenta que esta solucionando la plataforma y creo que le ayudará a difundirse al gran público es el doblaje, que ya vimos con The Accident que le ayudo mucho en su estreno, teniendo una gran repercusión.

Blood estará disponible completa bajo demanda a partir del 10 de diciembre.

‘Match’: el amor retransmitido en directo

Match, la serie noruega de Filmin

El mes de diciembre empieza en Filmin con el estreno de una nueva serie noruega, emitida en su país de origen en 2018, llamada Match. Una original propuesta  en forma de comedia que narra diferentes fases de las relaciones amorosas desde el punto de vista de dos comentaristas, como si de un deporte se tratara.

Stian es un joven de veintitantos totalmente normal aunque allí donde va lo hace acompañado de dos comentaristas deportivos que narran en directo todo lo que ocurre en su vida, desde lo más banal, como sus compras en el supermercado, hasta sus peripecias sexuales en la intimidad de su habitación. La serie nos cuenta la historia clásica del chico conoce a chica, hasta aquí nada original, pero su originalidad radica sobre todo a nivel conceptual y es porque esta historia se nos narra por unos locutores deportivos que van comentando y analizando todo lo que va sucediendo en torno a esta pareja o personajes.

Match está creada por el noruego Martín Lund que además interpreta a uno de los comentaristas. Los capítulos de quince minutos y este formato tan original le da un toque bastante gracioso, que con más duración incluso podría hacerse pesado. Escenas de ruptura analizadas por un experto lingüístico, tirar de moviola para ver el momento justo de la cagada que ha cometido el protagonista son de las cosas que nos van comentado estos narradores deportivos .

Los comentaristas de Match se adentran hasta en el dormitorio

Esta serie noruega ha sido ganadora Ganadora del Premio del Público en la última edición del Serielizados Fest y es una opción divertida que, en cierta forma, me recordó en su narrativa y sentido del humor a Man Seeking Woman, otra serie que se salió del molde en su época.

Match consta de dos temporadas de diez episodios cada una hasta el momento, que Filmin estrenara a modo completo y en versión original subtitulada, a partir del próximo 3 de diciembre.

‘Years and Years’: una ‘distopía’ muy real

'Years and Years', una de las miniseries más destacadas del año

Hoy hablaremos de una de las mejores miniseries de 2019, producción original de BBC y que en España podemos disfrutar a través de HBO. Aunque parezca imposible, aún tenemos el poder de sorprendernos con una buena historia distópica, pero factible, en la que un posible futuro cercano nos acecha y la indiferencia es un precio muy alto. Se trata de Years and Years, en la que vemos el mundo a través de los ojos de los Lyons, una familia de clase media inglesa y cómo afrontan los cambios sociales, desde el año 2019 hasta una década posterior.

Entre el fabuloso plantel de actores, tenemos a Rory Kinnear (Stephen), T’Nia Miller (Celeste), Anne Reid (Muriel), Ruth Madeley (Rosie), Jessica Hynes (Edith), Russell Tovey (Daniel), Maxim Baldry (Viktor) y Emma Thompson (Vivienne Rook), entre otros. La serie ha sido creada, por el guionista británico Rusell T. Davies, que nos ha dejado joyitas como Queer as Folk, Banana, Cucumber, Tofu y la gran A Very English Scandal.

En esta serie se conjugan el lado más nefasto de las políticas populistas, los adelantos tecnológicos, la homofobia y la xenofobia, aderezado con la caída de los mercados financieros y el extremo control del gobierno en situaciones de ámbito doméstico. Una dura crítica a los incidentes que ya estamos viviendo ahora en el llamado primer mundo.

Con Years and Years, he tenido una montaña rusa de sentimientos encontrados. Por un lado, experimenté la desconfianza a la tecnología, como lo mostrado por Charlie Brooker y su genial Black Mirror, donde los asistentes virtuales y altavoces inteligentes, monitorizan cada paso que damos y son testigos de nuestras conversaciones más íntimas. En otro momento, con la historia de Viktor y Daniel, tuve rabia, impotencia y mirando con otros ojos a los emigrantes y refugiados. O con la vida laboral caótica de Stephen y sus micro-empleos basura, después de la pérdida de todos sus ahorros. Con la difícil vida de Rosie, madre soltera con 2 hijos y padeciendo espina bífida, donde la burocracia limita su pequeño negocio y convirtiendo su barrio en una zona fortificada por la policía, para evitar el libre movimiento de los ciudadanos de segunda, me recordó a los inicios de los ghettos judíos en Alemania. Pero con el activismo de Edith, donde pone en riesgo su vida, y aunque no lo parezca, es un granito de arena para el cambio y la transformación, logré empatizar con esos que quieren un mundo mejor.

Emma Thompson tiene un papel secundario, pero muy importante en 'Years and Years'.

Uno de los grandes momentazos de la historia, es el discurso de Muriel, la abuela de los Lyons, que nos hace pensar en lo que estamos haciendo y cómo somos cómplices de todo lo que pasa y lo que ocasionamos con esas acciones. Ya estamos en una sociedad convulsa, debemos aprender de los errores y las malas decisiones, cuando compramos algo o votamos a determinada corriente política, sin cuestionarnos quién está detrás y que consecuencias tienen sus propuestas sociales y económicas. La tecnología puede ayudarnos, pero no debemos perder nuestra esencia humana y sobre todo, valorar nuestras libertades que ya hemos ganado, que después será muy tarde.

Years and Years está disponible bajo demanda en HBO España.

‘Home Ground’, el fútbol según los noruegos

'Home Ground' o 'Heimebane', la serie noruega sobre una mujer en el mundo del fútbol masculino

Hace más de un año desde que se empezaron a oír maravillas sobre una serie noruega llamada Heimebane. Teniendo en cuenta que los nórdicos destacan sobre todo en el género que han hecho suyo, el nordic noir, jamás habría pensado que se trataba de una serie sobre el mundo del fútbol profesional. Pues sí que lo es, y de las buenas, puro fútbol. Pero antes de que los no futboleros paren de leer, os diré que cualquiera puede disfrutar de Home Ground (así se ha llamado para su distribución internacional) porque lo tiene todo. Os cuento de qué va.

Un equipo de fútbol de una pequeña localidad acaba de ascender a la primera división noruega. Mientras prepara la temporada, el entrenador sufre un ataque y tiene que ser sustituido. El director deportivo tiene un sustituto apalabrado, una vieja gloria en el ocaso de su carrera que sería entrenador-jugador. Durante una entrevista en televisión, dicho director deportivo se fija en la entrenadora de un equipo puntero femenino y queda prendado por sus ideas futbolísticas. Le hace una oferta y se hace cargo del equipo, con todos los problemas que conlleva. Primero, ser mujer, y segundo, haber roto el compromiso que tenían con Michael, el personaje interpretado por el ex futbolista John Carew, que no lo hace nada mal.

Home Ground es una historia sobre la superación personal de una mujer ambiciosa que ve cumplido su sueño de ser la primera que llega a dirigir a un equipo masculino de élite. Helena (Anne Dahl Torp) tendrá que lidiar con el machismo imperante en el fútbol, la presión a la que normalmente se somete a los entrenadores y su vida familiar. Pero también mucho más que eso. La crisis de los cuarenta de Michael, los sueños rotos, la presión paternal. Todo ello concentrado en un guión simple, sin florituras, pero que logra contar todo esto sin estridencias. Y en el que hay espacio para toda la emoción del propio fútbol.

Ane Dahl Torp y John Carew encabezan el reparto de 'Home Ground' ('Heimebane')

No sólo Helena y Michael tienen protagonismo. También tenemos secundarios con grandes papeles como Adrian, una joven promesa al que la ansiedad no le permite ni llevar puesta la camiseta, o Camilla, la hija de Helena que tiene que mudarse con ella allá donde va. O Espen, el director deportivo del equipo, encargado de comerse todos los marrones. Incluso contamos con la presencia de algunos aficionados, e incluso esposas de futbolistas. Todo con un nivel de realismo sorprendente.

Como persona futbolera y seriéfila, siempre he pensado que en una serie de fútbol como algo que me gustaría ver, pero que a la vez sería muy difícil de hacer, al menos con un mínimo realismo para que resulte creíble. Home Ground lo consigue con tal simpleza que cuesta creer que nadie lo hubiera intentado antes. Ayuda y mucho el hecho de que la Liga Noruega sea muy menor, y sus campos sean pequeños, por lo que no es difícil llenarlos de extras o tener que recurrir a CGI. Aún así está muy lograda, hay planos televisivos, primeros planos de los actores jugando e incluso el clásico balón estrellándose en las redes, al más puro estilo Oliver y Benji. Supongo también que los actores deben tener algunas habilidades futbolísticas, pero si no, está muy bien simulado. También aporta mucho realismo las constantes referencias a jugadores o equipos reales, el uso de las camisetas oficiales de todos los equipos, para lo que imagino que habrán tenido apoyo de la propia Liga Noruega de Fútbol.

En definitiva, recomiendo Home Ground a cualquier persona que le interesen las buenas series, no necesariamente hay que estar familiarizado con este deporte. Al igual que no tenemos que estarlo con la mafia para disfrutar Los Soprano o entender la jerga legal para disfrutar de The Good Wife. Por poner dos ejemplos. Hay ingredientes de sobra para emocionarse, reir, llorar y pasar un buen rato viendo un producto más que decente.

La primera temporada de Home Ground está disponible completa en Filmin. La segunda estará disponible a partir del 17 de septiembre.

‘La chica del tambor’, la mini serie de espías con el sello BBC y John Le Carré

La coproducción entre BBC y AMC, 'La chica del tambor', se emite en #0 de Movistar+

Las novelas de John Le Carré cuentan con una gran cantidad de adaptaciones tanto al cine como a la televisión a lo largo de los años, normal teniendo en cuenta que son buenas y que se encuadran en el género de espías, al que el cine siempre ha sabido sacarle mucho partido. La referencia más reciente la tenemos con El Infiltrado (The Night Manager), también de la BBC. Ahora le llega el turno a La chica del tambor (The Little Drummer Girl).

La chica del tambor está ambientada en años después de la masacre de los Juegos Olímpicos de Munich en 1972. En pleno conflicto entre palestinos e israelíes, un grupo de agentes del Mossad traza un maquiavélico plan que consiste en infiltrar a una joven actriz inglesa, Charlie (Florence Pugh), dentro de una peligrosa célula terrorista que está asesinando a prominentes figuras judías. Será sometida a un duro entrenamiento psicológico para poder atrapar a Khalil.

El género de espías siempre ha llamado la atención de lectores y espectadores, desde el mismísimo James Bond hasta uno de los autores más reconocidos en este campo, John Le Carré, cuyas adaptaciones cinematográficas siempre han tenido algún punto destacable, incluso las más flojas. No puedo evitar acordarme de El jardinero fiel, que me encantó en su momento, o de El Infiltrado, una muy buena adaptación para la televisión como sólo los británicos saben hacer. La que nos ocupa hoy, La chica del tambor, ya contaba con una versión cinematográfica de 1984, sólo un año después de la publicación de la novela, dirigida por George Roy Hill y protagonizada por Diane Keaton.

En esta ocasión, el encargado de dirigir los seis episodios que componen la mini serie es Park Chan Wook, el aclamado director coreano, célebre por títulos como Old BoyThirst La doncella. Aunque me avergüence de ello, tengo que reconocer que no había visto nada de su filmografía. Cierto es que la dirección de La chica del tambor es uno de sus puntos fuertes, apoyada en una fotografía que nos teletransporta automáticamente a los años 70, así como la escenografía, el vestuario, la peluquería y el maquillaje. Todo ello consigue que parezca un producto rodado en la época que recrea.

La narrativa me ha parecido muy llamativa al mismo tiempo. Junto a una colección de planos muy arriesgados, destaco el rodaje de algunas escenas tomadas en plano general con la cámara fija, como una persecución que se da en el tercer episodio. En cuanto al fondo, la historia contiene todos los ingredientes típicos del espionaje, como la tensión, la seducción y ese doble juego que tanto nos gusta. Todos ellos muy bien transmitidos por el director. Además, maneja con mucho cuidado el conflicto judeo-palestino, adoptando una postura equidistante aunque sin dejar de lado la injusticia que vivieron (viven) hasta la creación del estado que merecen.

La protagonista de La chica del tambor ha resultado ser una grata sorpresa

También por los actores y actrices, entre los que hay que destacar al trío protagonista, sobre todo a Florence Pugh, todo un descubrimiento para mí, que consigue llevar sobre sus hombros todo el peso dramático sin pestañear. Dura, sensual e ingenua cuando tiene que serlo. Junto a ella sus dos reclutadores, Michael Shannon, que brilla más por su capacidad para transformarse en quien quiera sin parecer él, y que con sus registros consigue recrear de forma verosímil a un hombre de su época y estatus. Por último, Alexander Skarsgaard, que está bastante correcto como el entrenador emocional de Charlie, simulando ser el terrorista durante todo el proceso. Brilla menos, supongo que por la naturaleza de su papel más contenido que los demás.

En definitiva, La chica del tambor no es sólo una entretenida historia de espías, sino que va más allá gracias a un director que sabe lo que hace, y se luce, unas interpretaciones muy intensas que te dejan pegado a la pantalla y una historia consistente detrás, algo que siempre vamos a tener con John Le Carré.

La chica del tambor se emite en Movistar+ semanalmente, para luego estar disponible en la plataforma de V.O.D

A very English Scandal «Basado en Hechos Reales»

La nueva serie de Amazon y BBC se llama 'A Very English Scandal'

A partir del 19 de Octubre, a través de Amazon Prime, se estrena en España, una serie, que para mi sorpresa está basada en hechos reales, un recurso que, últimamente, se puede considerar sobreexplotado y manido. ¿Pero, cuál es la fórmula para que esta miniserie la disfrutaremos tanto y nos engancha a ver el siguiente episodio? La manera en que teje la maraña con los altos estamentos políticos en Inglaterra y conservadurismo de la sociedad, tapando algo que, por vergüenza, no podía ser admitido: el affair homosexual de un parlamentario, de prominente futuro político.

Grandiosa mini serie es A Very English Scandal, dirigida por Stephen Frears y escrita por Russel T. Davies (creador de Queer as Folk), está basada en la novela de John Preston. Entre el plantel de actores, podemos destacar a las magníficas actuaciones de sus protagonistas: Ben Wishaw (más conocido como Q, en las últimas del Bond de Daniel Craig) y Hugh Grant (nuestro galán, el embajador británico de la comedia romántica, recordado por: El diario de Briget Jones, Love Actually y Cuatro Bodas y un Funeral).

El formato de esta miniserie es de 150 minutos de duración, repartidos en 3 episodios de 50 minutos cada uno, es una co producción BBC y Amazon. En Reino Unido fue transmitida, semanalmente por BBC One, el 20 de mayo, siendo un éxito en audiencia, como era de esperarse, con esta controvertida historia, que llenó los tabloides amarillistas de la época. En España y el resto del mundo, será distribuida por la plataforma Amazon Prime Video.

Protagonistas de 'A Very English Scandal'

En esta adaptación, se muestra cómo a finales de los años 60, la homosexualidad acaba de ser despenalizada, solo legalmente, porque se sigue considerando un crimen moral en la sociedad, por lo que Jeremy Thorpe (interpretado magistralmente por Hugh Grant), el líder del Partido Liberal, tiene un secreto que insiste en ocultar. Y haciendo un tándem, tenemos la actuación soberbia de Ben Whishaw, como el romántico e ingenuo Norman Scott, el chico que se relaciona con Thorpe con nefastas consecuencias.

Y por enésima vez, diré que los actores están soberbios, la recreación de la época, el vestuario, la música, la ambientación muy precisa, en general, las situaciones no son forzadas en ningún momento. Contextualizando la historia de Thorpe con la época en que sucede, vemos cómo un escándalo puede convertirse en un tema mediático y el inicio de los primeros reporteros paparazzi, la prensa amarillista y los juicios transmitidos por televisión, sujetos al escarceo de campañas de desprestigio y del juicio paralelo por la sociedad. Debo confesar que he disfrutado muchísimo de la serie y creo que logra reflejar la historia sin ningún pudor, así como algunos temas, hoy día siguen siendo un tabú. ¿Logrará obtener Norman su deseada Tarjeta de la Seguridad Social? Ya lo veremos.

A Very English Scandal” se estrena el próximo 19 de octubre en Amazon Prime

‘Doctor Who’, un repaso por todos los Doctores

El Doctor junto a Amy en la TARDIS

Son muchos los fans que esperan cada año el regreso de nuestro querido Doctor a la pequeña pantalla. Una de las series mas longevas que cuenta con la friolera cifra de 845 capítulos, (hasta diciembre del 2017) y que comenzaba en la década de los 60′, mas exactamente en 1963 y que finalizo a finales de los 80′, en 1989 contando con 674 capítulos y mas de 8 protagonistas diferentes. La trama se centra en un alienigena, procedente del planeta Gallifrey que viaja en su nave espacio/temporal llamada TARDIS y que lucha contra sus potenciales enemigos, los Daleks. (Puede contener SPOILERS)

Serie original

La serie original es un clásico de la televisión británica, aunque por aquellos años no era tan fácil el visionado de series fuera de los países de origen por lo que pocos conocían su existencia en el extranjero. Contamos con el Primer Doctor en las temporadas 1, 2 y 3  interpretado por William Hartnell (Jackpot), que murió en el año 1975 por lo que tuvo que ser sustituido en el papel de Doctor por Richard Hurndall (The Golden Boy) en un capitulo especial y por Peter Cushing (Star Wars) en una versión cinematográfica de la serie. En está primera etapa de la serie Hartnell hacía el papel de hombre misterioso, frágil y anciano, pero con una fuerza increíble.

Como Segundo Doctor, aparece en escena el actor Patrick Troughton (Coronation Street) que ocupó un total de tres temporadas, y que aparecería otra vez en 1973 para el especial de los 10 años de la serie. Se caracterizó por ser un Doctor mas desaliñado e infantil.

El Tercer Doctor fue interpretado por John Pertwee (Worzel Gummidge) durante los años 1970 y 1974 en un total de 5 temporadas, se le consideraba un Doctor afable, apuesto y con altos conocimientos de karate.

En el papel de Cuarto Doctor, aparece la figura de Tom Baker (El perro de los Baskerville’s) el Doctor mas longevo de la serie (contando las dos). Era un Doctor muy impredecible y con un humor muy excéntrico.

Tom Baker en el rodaje de Doctor Who.

Como Quinto Doctor aparece Peter Davison (All Creatures Great and Small) durante las temporadas 19, 20 y 21. Era un Doctor mucho mas sensible y mas comunicativo que sus predecesores.

Colin Baker (The Brothers) fue el elegido para la sexta reencarnación del Doctor, actuando en las temporadas 22 y 23, en su papel se mostraba como un Doctor petulante y egoísta a la par de impredecible en cada una de las decisiones que tomaba.

Para las siguientes tres temporadas, el actor elegido para la séptima reencarnación, fue Sylvester McCoy (Dracula), empezó pareciendo un Doctor muy torpe en sus inicios, pero que terminó evolucionando para convertirse en un jugador muy estratégico e inteligente.

Y para finalizar tenemos en el papel de Octavo Doctor a Paul McGann (Britt Pack), pero fue algo diferente ya que este solo apareció como protagonista en una película en 1996.

Serie moderna

Doctor Who empezó como una serie inglesa cuyo emisión se centraba en Estados Unidos, Reino Unido y Canadá, nada que ver con la serie nueva, que aunque esta se estrenó en 2005, cada día es mas conocida dentro y fuera de Reino Unido. Viendo la serie actual como comenzó nada hacía presagiar que iba a durar tanto, pero ahí la tenemos. De hecho que por aquel entonces no pareciese tener futuro fue uno de los principales motivos por los que el Noveno Doctor interpretado por Christopher Eccleston (The Leftovers), dijese que no continuaba con el proyecto con sólo una temporada a sus espaldas.

Sin duda tras la primera temporada, la serie mejoró en cantidades abismales, querían dar un golpe de efecto con el Décimo Doctor y lo claro que lo consiguieron, el elegido fue David Tennant (Broadchurch, Jessica Jones). Tennant que participó en la serie de la temporada 2 a la 4. Un Doctor joven, con inteligencia y con un humor muy bueno, contó en su primera temporada con la ayuda de Rose Tyler cuya interpretación corría a cargo de Billie Piper (Penny Dreadful), una Rose que ya acompañó a Eccleston en la primera temporada y que gustó mucho, tanto que incluso después de dejar la serie aún fue llamada para realizar algunos cameos en temporadas mas adelante.

Tras la marcha de Rose, Tennant se quedaba sólo, por lo que encontró a su nueva acompañante en Martha Jones caracterizada por Freema Agyeman (Sense8), una médico londinense de rasgos africanos con la que vivió aventuras con el Doctor en la TARDIS durante toda una temporada en 2007 y algunos capítulos mas en 2010. La siguiente en subirse a la nave del doctor fue la feroz trabajadora eventual Donna Noble interpretada por Catherine Tate (The Office) durante la temporada del 2008, consolidando uno de los finales de acompañante mas tristes pero mas justos de lo que va de serie nueva.

El Décimo Doctor durante la temporada 4

Tras la salida de Tate de la serie, hacía falta un cambio de aires, y el elegido para sustituir a Tennant fue Matt Smith (The Crown), que estuvo de la temporada 5 a la 7. ‘Palitos de pescado con natillas’ una de las frases mas celebres del undécimo Doctor, carismático, con un buen sentido del humor, desordenado y caótico. Smith tuvo como primera acompañante a Karen Gillian (Selfie) interpretando a la joven Amy Pond y a su novio Arthur Darvill (Legends of Tomorrow) interpretando a Rory Williams.

Como segunda acompañante Smith tuvo a la enigmática Clara Oswald interpretada por Jenna Coleman (Emmerdale Farm) , una anomalía repetida en el tiempo en forma de ser humano. También estuvo presente en la primera y segunda temporada del Duodécimo Doctor, interpretado por Peter Capaldi (The Thick of It), el cual ya había aparecido como personaje secundario en el capítulo ‘Los fuegos de Pompeya’ dando vida a un noble griego, en la cuarta temporada (Tennant).

En esta última temporada, la última de Capaldi pudimos ver como su fiel acompañante a Bill Pots interpretada por la actriz Pearl Mackie (Date Aid). Un chica de la universidad de Bristol, con un talento brillante. En la siguiente temporada podremos ver a la primera Doctora, que sin duda marcará una época. La actriz que interpretará a la decimotercera Doctora será Jodie Whittaker (Broadchurch), atendiendo a la nueva tendencia mundial donde se redefine el rol de la mujer en la sociedad y en este caso, en el cine.

‘The End of The F***ing World’: el todo o nada de Alyssa y James

El exitazo de enero en Netflix, The End of The F***ing World

Que salga este artículo en marzo de una serie que se emitió en enero no es casual. Bueno, un poco sí, pero aprovecho la tesitura para reflexionar sobre esta bulimia cultural que provoca que nos olvidemos de ficciones que han hecho mucho ruido casi al instante, daños colaterales de lo que hemos venido a llamar Peak TV. El «marcar como visto» de TV Time se ha convertido en deporte nacional y eso nos impide reflexionar sobre lo que hay detrás de las historias que vemos a diario. The End of The F***ing World ha gustado mucho en general, pero no todo el mundo ha llegado a la raíz de lo que quería contar en realidad.

The End of The Fucking World (así, sin censura) nos cuenta la historia de dos adolescentes, James y Alyssa. James cree que es un psicópata y hasta ahora ha dado rienda suelta a su instinto matando animales, pero cree que ha llegado el momento de escoger una víctima humana, que donde entra ella. Alyssa es una chica una chica enfadada con el mundo a la que se le ha juntado la adolescencia con carencias afectivas graves. Juntos iniciarán un loco viaje en el que cada uno busca una cosa pero en el que encontrarán mucho más de lo que esperaban. Está basada en una novela gráfica escrita por Charles S. Forsman, adaptada por Charlie Covell, conocida como actriz de Marcella y escritora de un par de episodios de Banana. Los protagonistas son Jessica Barden (Penny Dreadful) y Alex Lawther (Black Mirror, Howard’s End).

Jessica Barden y Alex Lawther, protagonistas de El maldito fin del mundo (The End of The Fucking World)

Para mi gusto, El fin del maldito mundo es una serie fea, muy incómoda de ver. Y es curioso porque lo tiene todo para ser muy atractiva, incluso tiene el toque indie que tanto me gusta y otros criterios objetivos, bueno, los más objetivos posible. Tiene una fotografía y una realización muy arriesgadas, un ritmo muy interesante gracias a su montaje, una colección de temas musicales genial y una narrativa muy llamativa, que dista mucho de productos recientes de temática similar como Everything Sucks. Todo bien, excepto una cosa: los personajes. Durante los ocho episodios me he preguntado si el psicópata soy yo porque ambos me han parecido asesinables. Están escritos de forma muy extrema, tanto que me cuesta comprender sus motivaciones incluso después de haber vivido semejantes traumas que no voy a desvelar. Es decir, la vida no te puede hacer nada para que seas así de gilipollas, dicho con toda la frivolidad del mundo, lo sé.

Ahora bien, como metáfora funciona a las mil maravillas. La exposición de sus traumas y sus consecuencias sirven para contarnos cómo son los sentimientos a los que los adolescentes se enfrentan a menudo, como la falta de comprensión por parte de los adultos, los problemas de identidad o la falta de pertenencia. Pero no sólo ellos son extremos, sino también el mundo en el que se mueven y la gente con la que se van encontrando en su road trip particular. Y a pesar de todo lo anterior le vas cogiendo cariño a James y Alyssa, porque realmente lo que tienen alrededor está podrido y les está pudriendo por dentro, aunque por más que huyen no consiguen dejar atrás la putrefacción de la sociedad.

Jessica Barden y Alex Lawther hacen un gran trabajo en El maldito fin del mundo

Por eso, y porque te das cuenta de que los adultos son horribles y ellos al fin y al cabo son sólo niños, adolescentes a punto de cambiar su punto de vista sobre el mundo. Aunque parezca que Alyssa y James no tienen ni pizca de inocencia, el viaje que emprenden no es más que su salida del cascarón y comprobar lo duro que es el mundo por mucho que sus vidas ya sean una mierda. Eso les hará madurar definitivamente. O no. Ese es el valor de The End of The F***ing World, el trasfondo que tiene la historia, que ha sido contada de forma muy exagerada para llamar la atención de los jóvenes y no tan jóvenes, aunque puede que yo me esté haciendo viejo y no me guste nada la forma.

The End of The F***ing World (El maldito fin del mundo) está disponible en Netflix

‘McMafia’: el crimen franquiciado

McMafia es una de las mejores series hasta el momento de 2018

McMafia es una de las mejores series de lo que llevamos de 2018. No es que hasta el momento esté siendo un gran año pero muchas de las ficciones estrenadas prometían más. Y entonces esta producción británica de la BBC, como casi todo lo que viene de las islas, llegó haciendo poco ruido excepto para los tres o cuatro que lo sigan todo demasiado al día. Quizás llamarla sorpresa parece excesivo, pero después de un inicio un poco titubeante, ha terminado por ganarme del todo.

Vamos a empezar por los nombres al frente de McMafia. Está dirigida, producida y escrita por James Watkins entre otros guionistas, basándose en un libro del mismo nombre escrito por Mischa Glenny hace diez años. Para hacer la serie sólo se han adaptado los episodios referentes a la mafia rusa y los personajes y situaciones están sacados de la realidad. El nombre hace referencia a cómo las bandas mafiosas franquician a bandas más pequeñas para que usen su nombre a cambio de un porcentaje, en una estrategia que recuerda mucho a la famosa marca de comida rápida McDonald’s.

McMafia nos sitúa en Londres, donde vive la familia Godman, expatriados de Rusia. El padre, Dmitri, se dedicaba a negocios ilícitos hasta que decidió retirarse y criar a sus hijos en la alta sociedad británica. Ahí entran en juego Katya, la oveja negra de la familia, niña mimada enganchada al alcohol y la juerga, y Alex, el hijo perfecto que estudió en Harvard y dirige un fondo de inversión que respeta la legalidad y la ética profesional. Pero las circunstancias provocan que se vea en el ojo del huracán y tenga que tomar decisiones para saldar deudas con un mafioso ruso.

Buenas interpretaciones y gran reparto el de McMafia

La serie está protagonizada por James Norton, un actor muy prolífico de la ficción británica, al que hemos podido ver en Happy Valley, Grantchester Guerra y Paz. Pero además de Norton como protagonista absoluto, podemos ver a David Strathairn (Billions, The Blacklist) o Juliet Rylance (American Gothic, The Knick). Además de algunos actores rusos e incluso uno español, Fernando Cayo, que vimos recientemente en Mar de Plástico y otras como La Señora, Amar es para siempre, Punta Escarlata El Caso. Crónica de Sucesos.

En McMafia vamos a encontrar lo que esperamos de cualquier ficción de la BBC, una producción exquisita y una historia contada con la precisión de un reloj pero eso sí, sin muchos fuegos artificiales, que algunas veces es mejor prescindir de ellos pero otras pueden mejorar un producto soso o plano. Como es habitual en las producciones britanicas no sobra ni falta nada, pero a veces se echa de menos que se desaten como hacen las estadounidenses aunque la perfección nos embelese tanto. Tras un par de capítulos en los que la premisa resulta de lo más sugerente, la serie se va perdiendo entre aeropuertos y conversaciones de alto nivel sin saber qué función podía cumplir la trama de la familia de Alex, por poner un ejemplo. Sin embargo, en los últimos tres o cuatro episodios mete la directa hacia la historia que queríamos que nos contaran. No es nada novedosa, no esperemos nada del otro mundo, y además recuerda mucho a otras producciones recientes como El Infiltrado (The Night Manager) y otras que no voy a nombrar para no marcaros el camino del protagonista.

En cuanto a interpretaciones más o menos lo mismo. Norton compone a un Alex muy sobrio y contenido, reflejando a la perfección lo que los escritores buscaban del personaje, que contrasta con la tragedia y el histrionismo del resto de la familia Godman. Mención especial merece el villano de la historia, Vadim Kalyagin, interpretado por Merab Ninidze (Berlin Station) que se va humanizando a lo largo de los episodios mostrándonos su vida privada, al mismo tiempo que sus enemigos se van volviendo más villanos. Y al contrario, el personaje de David Strathairn, Semiyon Kleiman, que se ofrece en un principio como una cara amable, va mostrando su reverso más oscuro mientras mantiene su sonrisa.

Protagonistas de McMafia, de Amazon y BBC

Como otras tantas series británicas nos muestra en un principio cómo deberían ser las cosas, me refiero a banqueros éticos, y en lo que se puede convertir cuando se acumulan malas decisiones. Me gusta la cantidad de temas que se presentan en McMafia, desde explicarnos cómo funciona el movimiento de dinero hasta que se le pierde el rastro, en la serie ejemplificado en el narcotráfico aunque sospecho que nos quieren contar cómo lo hacen los ricos, futbolistas, políticos, etc. para evadir impuestos. Además, vemos cómo las redes secuestran chicas para la prostitución o cómo los narcotraficantes están avalados por las altas esferas. Todos temas actuales e interesantes.

En definitiva, McMafia es una serie muy recomendable para quien busque una serie británica que no se quede en la superficie, con el habitual rigor de la BBC. Ocho episodios que se dejan ver de forma ágil, sin hacerse pesada y que está disponible en Amazon Prime Video.