Portada » Archivos por Miguel Romero

Autor: Miguel Romero

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me conquistó sobre todas las cosas. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis escuchar en el podcast de Cultura Seriéfila y eventualmente en La Jungla Radio.

‘Caza de brujas’, la adictiva serie noruega sobre la corrupción

Caza de brujas (Heksejakt), se estrena en Filmin

La ficción noruega no para de darnos alegrías, una industria pequeña de un país pequeño consigue darnos un buen puñado de series más que aceptables, cuando no excelentes. En esta ocasión, y de la mano de Filmin otra vez, llega Caza de brujas, Heksejakt en su título original. La plataforma nos ofrece desde hoy los ocho episodios de 45 minutos que la componen. Y el tema, los delitos económicos dentro de un bufete de abogados y la consecuente guerra que se desata entre los que quieren sacar la verdad a la luz y los que intentan proteger su statu quo.

Ida Waage (Ingrid Bolsø Berdal) es la directora financiera de uno de los bufetes de abogados más importantes de Oslo. Un día encuentra sobre su mesa una extraña factura de una empresa holandesa que le llama la atención. Cuando descubre la verdad que se esconde tras el documento, decide llevar el asunto al sistema. Las consecuencias serán importantes, tanto para ella como para varias personas muy influyentes de las élites noruegas. Ida es una mujer que quiere hacer bien su trabajo y ser feliz, como ella misma menciona, pero su sentido del deber le lleva a una vorágine en la que no quería estar metida. Así, empieza a ser víctima de acoso laboral, de amenazas y se la tacha incluso de racista. La soledad de Ida encuentra consuelo en un agente de delitos económicos y una periodista.

Caza de brujas (Heksejakt), gira en torno a los delitos económicos de un bufete de abogados

La ficción noruega, a diferencia de otras, no tiene miedo de mirar a la cara a la corrupción o de denunciar las injusticias e imperfecciones del sistema. En Caza de brujas, hasta la Ministra de Justicia es un personaje y nos muestra la decencia de sus políticos en su forma de actuar. La paradoja es que mientras denuncian las corruptelas y ponen en tela de juicio su sistema, nos enseñan la cruda realidad de la política en otros países occidentales como puede ser España. Una vez más, los que salen peor parados son los tiburones empresariales cuyo único interés se enfoca en el dinero, como bien vimos en la también noruega Exit.

Una de las curiosidades más interesantes de Caza de brujas, es que está creada por dos mujeres, Anna Bache-Wiig y Siv Rajendram Eliassen, que fueron guionistas de la película Utoya. 22 de julio, así como otras ficciones televisivas noruegas como El tiempo de la felicidad. Ya hemos visto que está protagonizada por una mujer pero también hay mujeres en la dirección, Eva Sørhaug. Este punto es clave para ofrecernos un un punto de vista femenino a problemas que siempre han sido muy masculinos. Y si además de mujeres, son noruegas, mejor si cabe.

La serie tiene dos puntos muy fuertes. El primero de ellos es la simpleza, la limpieza narrativa que suelen exhibir los noruegos, sobre todo, ya que otros países nórdicos sí caen en esas narrativas tan farragosas importadas sobre todo de Estados Unidos. Menos es más, ellos ya lo comprendieron hace mucho tiempo. La historia de Caza de brujas lleva un camino muy simple pero efectivo, lo que consigue que el metraje no sea excesivo y las tramas no nos parezcan pesadas. La otra gran cualidad que resalto de la serie es su capacidad adictiva, pues consigue engancharnos muy rápidamente con un tema que al gran público puede no parecerle nada estimulante, pero el ritmo endiablado y la sucesión continua de acontecimientos hacen de que te olvides de que no tienes ni idea de lo que están hablando.

Pero nada más lejos de la realidad, los delitos económicos, los bufetes de abogados, las intrigas políticas y los juegos de poder en las altas esferas contienen elementos del mejor thriller. No hace falta la violencia para crear tensión en el espectador, basta con una buena historia y giros sorprendentes. Ya lo vimos en la alemana Bad Banks, en la reciente Follow The Money o en dos series norteamericanas que hacen muy bien esto, Billions y Succession. Y esta temática da para muchos giros. Pero Caza de brujas, a pesar de que podría volverse muy loca, consigue mantener la sobriedad y la seriedad de los nórdicos. Y sí, también frialdad.

Para terminar, simplemente recomendar Caza de brujas, por su ritmo, su capacidad de adicción, su simpleza y porque es entretenimiento a la vez que te hace plantearte la eterna pregunta de si los poderosos 22siempre ganan o se les puede derrotar a pesar del sistema.

Caza de brujas está disponible completa bajo demanda en Filmin

 

‘La Línea, La sombra del narco’: lo mismo de siempre

'La Línea, la sombra del narco' es una miniserie documental sobre el narcotráfico en La Línea de la Concepción.

El siguiente artículo es muy diferente a otros que he escrito, lo escribo desde más adentro que el resto. Lo hago porque el tema de esta miniserie documental, La Línea, la sombra del narco me toca de cerca porque nací y resido en La Línea, que es la ciudad objeto del mismo. Por tanto, permitidme no ser tan objetivo como debiera.

Desde que tengo uso de razón, este rinconcito de la provincia de Cádiz siempre ha tenido mala fama. Cuando no ha sido el contrabando de tabaco ha sido el narcotráfico de hachís, fundamentalmente. Los medios de comunicación siempre han encontrado carnaza en nuestro amplio abanico de problemas. No es que crea que el problema del narcotráfico no sea suficientemente grave como para que salga en las noticias, de hecho es capital. Pero ha sido precisamente el amarillismo de ciertas cadenas el que enfada de cuando en cuando a los vecinos de La Línea.

Aquí es donde entra en juego este documental de Netflix, porque es de Netflix, una plataforma que genera cada mes unas cuantas series documentales de mucha calidad. Sin embargo, La Línea, la sombra del narco, chafa todas las expectativas de que esta vez se hiciera un estudio más a fondo del problema, analizando los porqués, y yendo al fondo del asunto. Pero no, nos encontramos con un documental de corte policial por encima de todo, que tira más a un reportaje que podemos ver un día cualquiera en Telecinco o La Sexta. De hecho, si nos ponemos estrictos, hasta se habla de otras localidades cercanas, por lo que hasta el nombre del documental es inexacto y malintencionado. El equipo de La Línea, la sombra del narco ha realizado 81 entrevistas y ha grabado 336 horas. La miniserie está producida por Cuerdos de Atar y Mediaset, lo cual ya nos podía dar una idea de por dónde podría moverse el documental.

El Peñón de Gibraltar en una bella fotografía de 'La Línea, la sombra del narco'.

Más allá del enfoque que le hayan querido dar, algunos datos son inexactos, malinterpretados o utilizados a conveniencia. Por ejemplo, justo al principio, nos dice que La Línea es la principal puerta de entrada de droga de Europa, lo cual no es cierto. Se puede comprobar la actividad de cualquier puerto de España, si al menos hubieran utilizado la palabra hachís, todavía nos lo podríamos creer. Un policía afirma que en la ciudad, el 60% de la población vive del narcotráfico, que también es mentira. Datos vagos y falta de expertos, historiadores o sociólogos. Si nos volvemos a poner estrictos, no podemos casi ni llamarlo documental porque, al menos en los dos primeros episodios que nos ha cedido Netflix, de los cuatro que consta, esto se queda en reportaje.

Un reportaje que técnicamente está muy bien, han conseguido un material policial de primera mano, han rodado con ellos en los vehículos, hay persecuciones en directo y tiene una intro muy destacable. De hecho, la docuserie es entretenida y curiosa de ver, pero se queda muy corta en muchos aspectos, sobre todo, como dije más arriba, en explicar el contexto, que es algo que suelen hacer bien este tipo de productos. La Línea, la sombra del narco, no.

La Línea, la sombra del narco está disponible completa en Netflix.

‘Away’: Hilary Swank lidera la misión a Marte

Ahora que la carrera a Marte parece algo cercano y probable, la ficción comienza a construir relatos en torno a ese probable hito que muchos viviremos todavía no se sabe cuando. Away no es la primera en entrar en este terreno, ya hemos visto Marte y algunas otras donde la ciencia ficción deja paso a la especulación de cómo será la vida allí, qué haremos al llegar o cuánto tardaremos.

La nueva serie de Netflix, que llega a nuestras pantallas el próximo día 4 de septiembre, nos mete de lleno en la nave que lleva a una tripulación internacional al planeta rojo. Sin embargo, esto no es una space opera u otra obra de ciencia ficción. Away órbita entre el drama familiar y la clásica película del espacio. En los cuatro episodios que hemos podido ver, consigue mezclar ambos casi al 50%. Una fortaleza para contentar a una gran parte del público pero una debilidad para los seguidores de las películas o series espaciales más acérrimos.

La protagonista absoluta es Emma Green, interpretada por Hillary Swank, que está en su línea: muy bien. Junto a ella está su marido, Matt Logan, interpretado por Josh Charles, que será junto a su hija Alexis (Talitha Eliana Bateman) su ancla con la Tierra, y con el drama. Pero no nos quedamos en la familia Green, porque en cada episodio vamos conociendo a cada uno de los cinco miembros de la expedición. Lo que dejan en tierra y lo que se llevan a Marte, hablando a nivel emocional. Por supuesto, en la nave de Away también hay rivalidades y se cuestiona el liderazgo, lo normal cuando una americana está por encima de un ruso, Misha Popov (Mark Ivanir), una china, Lu Wang (Vivian Wu), un iraní, Ram Arya (Ray Panthaki) y un británico ghanés, Kwesi Weisberg-Adebayo (Ato Essandoh).

Hilary Swank y Josh Charles encabezan el reparto de 'Away', la nueva serie de Netflix

Como he resaltado más arriba, lo mejor de Away es la facilidad con la que pasa de la espectacularidad del espacio y las misiones que tienen que ir desarrollando, con toda la tensión con la que acostumbran en este tipo de ficciones, al drama de personajes, que se van desarrollando a medida que avanzan los episodios y algunos de ellos no tienen nada que ver con lo que parecen ser. Hay tópicos, no sólo espaciales sino también ideas preconcebidas de cómo son las personas según su origen pero si aceptamos el tipo de serie que Away quiere ser, podemos pasarlos por alto sin más problema.

De hecho estamos ante una serie que en ningún momento se hace muy pesada como otras producciones grandilocuentes de Netflix. A eso ayuda su tono y su duración. Salvo el primero, ninguno de los otros tres llega a los 50 minutos. Creo que septiembre empieza bien para la plataforma con un estreno que sabe lo que quiere ser, sin ser mediocre como otras muchas. Una buena opción de entretenimiento, que os durará muy poco si contáis con el tiempo necesario.

Away se estrena el próximo día 4 de septiembre completa bajo demanda en Netflix y doblada al castellano.

Starzplay comienza su producción internacional con cuatro series en español

Una de las primeras series que ha elegido Starzplay para iniciar su producción española es 'Nacho Vidal, una industria XXXL'

La cadena de cable Starz, que es propiedad de Lionsgate, continúa con su expansión internacional. Ya llegó hace tiempo a España y otros países de Europa y América Latina con el nombre de Starzplay. Más o menos consolidada gracias a su producción original y a la habilidad para hacerse con contenido de terceros, el siguiente paso es crear ficción original en los territorios donde está asentada la marca. Paso obligatorio por otra parte, sobre todo en la Unión Europea.

Empujada por estas obligaciones territoriales y con el fin de aumentar un catálogo recortado por la venta de los derechos a terceros de sus principales series, como Outlander como gran ejemplo, Starzplay necesita expandirse a través de coproducciones y creando nuevos productos allá donde opera. Es por eso que ayer presentaron a la prensa varios proyectos con los que conquistar el mercado hispanohablante. Serán cuatro series: dos españolas y dos mexicanas las que inicien esta aventura.

España

La primera serie anunciada es toda una sorpresa, más que nada por la figura que nos presenta, Nacho Vidal. El actor porno será el objeto de esta serie sobre la industria del porno en España, que mueve más de 500 millones de euros al año. La serie se llama Nacho Vidal, una industria XXXL, que nos sitúa en los años 90, cuando era toda una superestrella que cambió las reglas del juego. Si la premisa no es suficientemente atractiva, Bambú Producciones y La Claqueta PC son las encargadas de producirla.

La otra serie española original de Starzplay será Express, un thriller de suspense creado por Iván Escobar, creador a su vez de Vis a Vis, y que también ejercerá de showrunner en esta ficción. La trama girará en torno a los secuestros express, el único tipo de crimen que ha aumentado un 100% en el último año. La producción en este caso corre a cargo de The Mediapro Studio.

Uno de los creadores de más éxito de nuestro país, Iván Escobar, está desarrollando 'Express' para Starzplay.

México

En cuanto al país azteca, las novedades también son dos. La primera será Señorita México, aún con título provisional. Se trata de un drama de época que sigue a las concursantes que se preparan para presentarse a Miss México en los años 80. En aquellos tiempos, las mujeres no sólo competían por ganar sino por llegar vivas a la final. La showrunner será Lucía Puenzo y está coproducida por Fremantle y la chilena Fábula.

La otra serie es un thriller basado en una saga de novelas policíacas muy popular escritas por Bernardo Esquinca. Toda la sangre nos cuenta la historia de un periodista especializado en crímenes, Casasola, que se encuentra con una serie de asesinatos inspirados en sacrificios aztecas que desafían las leyes de la naturaleza. Está coproducida por Lionsgate y Hemisphere Media Group y sólo estará disponible en Starzplay Latinoamérica.

Ya sabemos la fecha de estreno de ‘Ratched’ en Netflix

El estreno de 'Ratched' será el 18 de septiembre en Netflix

Netflix confirmó ayer la fecha de estreno de Ratched, que será la tercera serie de Ryan Murphy en la plataforma, tras The Politician y Hollywood. Y la elegida es el 18 de septiembre, un poco antes de lo que esperábamos.

Recordemos que la nueva serie creada por Ryan Murphy e Ian Brennan sirve como precuela o spin off, según se mire, de Alguien voló sobre el nido del cuco. Aunque mientras la película dirigida por Milos Forman, el foco se ponía sobre el personaje de Jack Nicholson y su lucha con esta enferemera interpretada por Louise Fletcher, ahora nos ponemos en su lugar para conocer sus orígenes en la piel de Sarah Paulson. La actriz también ejerce como productora ejecutiva junto a sus creadores, Alexis Martin Woodall, Aleen Keshishian, Jacob Epstein, Jennifer Salt, Margaret Riley, Michael Douglas, Robert Mitas y Tim Minear.

Ratched se ambienta en los años 40, cuando una joven enfermera encuentra trabajo en un hospital psiquiátrico, pionero en experimentos con la mente humana. La perfecta imagen que Mildred ofrece como la típica enfermera se irá desmoronando a medida que entre en contacto con el sistema y los que están dentro de él. Una oscuridad latente irá saliendo poco al exterior, revelando que los verdaderos monstruos no nacen así, sino que se van moldeando poco a poco.

Sarah Paulson será la enfermera 'Ratched' en la nueva serie de Ryan Murphy

Aparte de la fecha de estreno de Ratched también se desveló más integrantes de un reparto bastante interesante. Ya sabíamos que está encabezado por Sarah Paulson como la mítica enfermera, pero además, tendremos a Cynthia Nixon (Sexo en Nueva York), Judy Davis (Feud), Sharon Stone, Finn Wittrock (American Horror Story), Charlie Porter (Mujeres desesperadas), Corey Stoll (Billions), Sophie Okonedo (Flack) y Vincent D’Onofrio (El padrino de Harlem).

Recordad, el 18 de septiembre es la fecha de estreno de Ratched, una serie que lo tiene todo para estar en el centro de la conversación en el próximo inicio del curso escolar.

Nominaciones a los Emmys 2020

Ya sabemos qué dramas, comedias y miniseries competirán en los Emmy 2020, los más anormales de la historia

Ayer se dieron a conocer las candidaturas para los Emmys 2020. Como no podía ser de otra forma, ha estado marcada por la pandemia mundial que nos sigue azotando y este año se ha hecho, como todo lo que se ha podido, de forma virtual. Frank Scherma (Presidente de la Academia de Televisión) junto con Josh Gad y Tatiana Maslany han sido los encargados de dar lectura de estas nominaciones que darán su fruto el próximo 20 de septiembre en una gala con todas las medidas de seguridad posibles. Estará presentada por Jimmy Kimmel y en España se podrá ver en Movistar+.

Drama

Empezamos el repaso por las nominadas a las categoría dramática de estos Emmy 2020. La ampliación a ocho candidatas este año es la mayor novedad, tanto en drama como en comedia, haciendo un poco más de justicia, o un poco menos de injusticia, según se mire. Porque siempre se van a quedar muchas más series interesantes fuera que dentro. Eso sin contar las series que parecen ignoradas aposta y contando esas que se nominan por defecto, como Ozark, El cuento de la criada Stranger Things. Todo parece preparado para que Succession empiece el ciclo que cerró Juego de Tronos. O no, siempre puede haber sorpresas.

A nivel interpretativo podemos observar las mismas tendencias. Va a ser complicado sacar de la lista a Sterling K. Brown y Jason Bateman hagan lo que hagan en sus respectivas series, e incluso si intervienen brevemente en otras, como veremos más adelante. The Morning Show se consagra como la serie de Apple TV+ ‘premiable’ aunque solo consiga colar a actores y actrices y no el premio gordo. La inercia también obliga a nominar a Jeffrey Wright y Thandie Newton por Westworld pero no afecta a Evan Rachel Wood, que no parece tan nominable. De lo de Reese Witherspoon en los Emmys 2020 hablaremos en la categoría de miniserie. 

Mejor Serie Dramática

Mejor actor protagonista de drama

  • Jason Bateman (Ozark)
  • Sterling K. Brown (This Is Us)
  • Steve Carell (The Morning Show)
  • Brian Cox (Succession)
  • Billy Porter (Pose)
  • Jeremy Strong (Succession)

Mejor actriz protagonista de drama

  • Jennifer Aniston (The Morning Show)
  • Olivia Colman (The Crown)
  • Jodie Comer (Killing Eve)
  • Laura Linney (Ozark)
  • Sandra Oh (Killing Eve)
  • Zendaya (Euphoria)

Mejor actor de reparto de drama

  • Nicholas Braun (Succession)
  • Billy Crudup (The Morning Show)
  • Kieran Culkin (Succession)
  • Mark Duplass (The Morning Show)
  • Giancarlo Esposito (Better Call Saul)
  • Matthew Macfadyen (Succession)
  • Bradley Whitford (El cuento de la criada)
  • Jeffrey Wrigh (Westworld)

Mejor actriz de reparto de drama

  • Helena Bonham Carter (The Crown)
  • Laura Dern (Big Little Lies)
  • Julia Garner (Ozark)
  • Thandie Newton (Westworld)
  • Fiona Shaw (Killing Eve)
  • Sarah Snook (Succession)
  • Meryl Streep (Big Little Lies)
  • Samira Wiley (El cuento de la criada)

Comedia

Los Emmys 2020 también cambian de ciclo tras la finalización de varias comedias que acaparaban nominaciones y premios durante los últimos años, como Veep Silicon Valley. Destaca el regreso de Larry David, que ya sabemos que lanza temporada con años de diferencia. Y también despedida para The Good Place Schitt’s Creek. El favoritismo estará repartido entre La maravillosa señora Maisel, El método Kominsky o, quién sabe si dará la sorpresa, Lo que hacemos en las sombras.

Mejor serie de comedia

  • ‘Larry David (Curb Your Enthusiasm)’ (HBO)
  • ‘Muertos para mí’ (Netflix)
  • ‘The Good Place’ (NBC)
  • ‘Insecure’ (HBO)
  • ‘El método Kominsky’ (Netflix)
  • ‘La maravillosa señora Maisel’ (Amazon Prime Video)
  • ‘Schitt’s Creek’ (Pop TV)
  • ‘Lo que hacemos en las sombras’ (FX)

Mejor actor protagonista de comedia

  • Anthony Anderson (Black-ish)
  • Don Cheadle (Black Monday)
  • Ted Danson (The Good Place)
  • Michael Douglas (El método Kominsky)
  • Eugene Levy (Schitt’s Creek)
  • Ramy Youssef (Ramy)

Actriz protagonista de comedia

  • Christina Applegate (Muertos para mí)
  • Rachel Brosnahan (La maravillosa señora Maisel)
  • Linda Cardellini (Muertos para mí)
  • Catherine O’Hara (Schitt’s Creek)
  • Issa Rae (Insecure)
  • Tracy Ellis Ross (Black-ish)

Actor de reparto de comedia

  • Mahershala Ali (Ramy)
  • Alan Arkin (El método Kominsky)
  • Andre Braugher (Brooklyn Nine Nine)
  • Sterling K. Brown (La maravillosa señora Maisel)
  • William Jackson Harper (The Good Place)
  • Daniel Levy (Schitt’s Creek)
  • Tony Shalhoub (La maravillosa señora Maisel)
  • Kenan Thompson (Saturday Night Live)

Actriz de reparto de comedia

  • Alex Borstein (La maravillosa señora Maisel)
  • D’Arcy Carden (The Good Place)
  • Betty Gilpin (GLOW)
  • Marin Hinkle (La maravillosa señora Maisel)
  • Kate McKinnon (Saturday Night Live)
  • Annie Murphy (Schitt’s Creek)
  • Yvonne Orji (Insecure)
  • Cecily Strong (Saturday Night Live)

Miniserie y película para televisión

Hace ya varios años que la categoría de miniserie empezó a ser tan (o más) relevante que las otras, y también hace años que se fueron comiendo a las películas para televisión, por lo que hubo que separarlas. No así en nominaciones interpretativas. El quinteto de candidatas para los Emmys 2020 no puede ser más atractivo, llama la atención la entrada de Watchmen, que había sido ignorada en los Globos de Oro y que además es la más nominada de esta edición, pero ojo con Mrs America, que ha sido todo un éxito, o las pequeñas Unorthodox Creedme. Ausencias destacadas para Hollywood Normal People por ejemplo, que sí tienen nominaciones de sus actores. Aunque estas categorías están copadas por las dos grandes contendientes de esta carrera. En este apartado comentaba más arriba que hablaría del caso Reese Witherspoon, que ha sido totalmente ignorada por partida doble en estos Emmys 2020, primero por The Morning Show en drama, con Jennifer Aniston, Billy Crudrup y Mark Duplass nominados, y en Little Fires Everywhere, a pesar de que su compañera Kerry Washington sí optará a la estatuilla. Yo estaría mosqueado, cuanto menos.

Mejor miniserie

Película para televisión

  • ‘American Son’ (Netflix)
  • ‘Bad Education’ (HBO)
  • ‘Dolly Parton: Acordes del corazón’ (Netflix)
  • ‘El Camino: Una película de Breaking Bad’ (Netflix)
  • ‘Unbreakable Kimmy Schmidt: Kimmy vs. The Reverend’ (Netflix)

Actor protagonista de miniserie o película para televisión

  • Jeremy Irons (Watchmen)
  • Hugh Jackman (Bad Education)
  • Paul Mescal (Normal People)
  • Jeremy Pope (Hollywood)
  • Mark Ruffalo (La innegable verdad)

Actriz protagonista de miniserie o película para televisión

  • Cate Blanchett (Mrs America)
  • Shira Haas (Unorthodox)
  • Regina King (Watchmen)
  • Octavia Spencer (Madam C. J. Walker: Una mujer hecha a sí misma)
  • Kerry Washington (Little Fires Everywhere)

Actor de reparto de miniserie o película para televisión

  • Yahya Abdul-Mateen I (Watchmen)
  • Jovan Adepo (Watchmen)
  • Tituss Burgess (Unbreakable Kimmy Schmidt: Kimmy vs. The Reverend)
  • Louis Gossett Jr. (Watchmen)
  • Dylan McDermott (Hollywood)
  • Jim Parsons (Hollywood)

Actriz de reparto de miniserie o película para televisión

  • Uzo Aduba (Mrs America)
  • Toni Collette (Creedme)
  • Margo Martindale (Mrs America)
  • Jean Smart (Watchmen)
  • Holland Taylor (Hollywood)
  • Tracey Ullman (Mrs America)

‘Hightown’: el paraíso de las drogas, la juerga y el crimen

'Hightown' es un drama policial creado por Rebecca Cutter y protagonizado por Monica Raymund y James Badge Dale

La cadena Starz sigue haciendo las cosas muy bien con sus últimas producciones originales. Una de las más gratas sorpresas de este horrible 2020 es la irrupción de Hightown, una serie que puede parecer muy convencional a simple vista, pero los matices de los personajes, el lugar donde se ubica y una cabecera genial la elevan por encima de otras series de temática similar. Después de ver los ocho episodios que componen su primera temporada, siento la necesidad de escribirle este artículo.

La agente del servicio nacional de pesca, Jackie Quiñones (Monica Raymund), encuentra accidentalmente un cadáver en una playa. A partir de ese momento se obsesiona con el caso que quiere resolver a toda costa como forma de mantener sus adicciones alejadas y como forma de redención. A pesar de no ser su jurisdicción, contará con la ayuda del Sargento Ray Abruzzo (James Badge Dale) de la Policía Estatal de Massachussets, que investiga a un capo de la droga de Cape Cod, Frankie Cuevas (Amaury Nolasco), quién sospechan que está detrás de esta muerte. Por el camino, Jackie tiene que aprender a dejar a un lado sus adicciones para conservar su trabajo y conseguir avanzar en el caso, para lo que cuenta con la ayuda de su amigo Junior McCarthy (Shane Harper), un pescador y ex compañero de juergas. Por su parte, Ray tiene que superar la muerte de la que era su informante y buscar otra para estrechar el cerco sobre Frankie Cuevas. Y quién mejor que su esposa, la stripper Renée Segna (Riley Voelkel).

Hightown es Provincetown

La serie de Starz, como otras muchas últimamente, huye de las grandes urbes para contarnos historias más pequeñas aunque de un corte muy parecido. En este caso nos traslada a un pequeño pueblo llamado Provincetown, que está en Cape Cod (Cabo Bacalao). Se trata de un pequeño pueblo costero que de dedica principalmente a la pesca y, sobre todo, al turismo de juerga. No en vano, la zona se ha convertido en un reclamo para el turismo LGTBIQ+, que rebosa de gente durante la celebración de su carnaval. Este es el contexto en el que Jackie encuentra el cadáver.

Monica Raymund sorprende con el trabajo en 'HIghtown', donde interpreta a una policía lesbiana y adicta a las drogas

Donde hay juergas, hay drogas y, por consiguiente, hay narcotraficantes. Así, vemos como la vida del pueblo se ve salpicada de una u otra forma, por las drogas. La propia Jackie no tiene límites, lo mismo se mete coca que al rato prueba una pastilla, todo ello aderezado con chupitos. De hecho, las consecuencias de tanta juerga se dejan sentir bastante en la zona, quien no es adicto tiene un familiar o amigo adicto. El propio Junior McCarthy ha conseguido desintoxicarse para poder estar con su novia y su bebé. Pero también vemos el otro lado, el de los vendedores de droga y sus proveedores. El personaje de Frankie Cuevas maneja todos los hilos desde la cárcel, desde el negocio en sí hasta tomar las decisiones para callar a cualquiera que pueda hablar y le pueda perjudicar para el juicio, para lo que tiene a su brazo ejecutor, Osito (Atkins Estimond). Como vemos, un montón de ramificaciones

Personajes autodestructivos con matices

En efecto, Hightown está protagonizada por dos antihéroes, personajes muy parecidos a los que podíamos ver en la década pasada. Pero hay matices, el personaje de Ray, habría sido el protagonista de la serie sin lugar a dudas y el peso habría recaído en él. Pero aunque lo tiene y mucho, el verdadero motor de la historia es Jackie Quiñones, que nos muestra a una mujer lesbiana latina, adicta y despreocupada que es feliz hasta que su alcoholismo empieza a ser un problema y claro está, hasta que encuentra un cadáver. Como pudimos ver cuando hablamos de P-Valley, el punto de vista puede transformar una serie. En este caso, la showrunner es una mujer, Rebecca Cutter, y también la vicepresidenta de programación original de Starz, y lo que a muchos les puede parecer una tontería o cuotas, es precisamente lo que consigue que la serie luzca diferente. Cuando empecé a ver Hightown se me vino a la cabeza otra serie de temática similar pero contada como siempre que se llama City On A Hill. A pesar de que me gusta la temática, se veía antigua. Ahí está la diferencia, el matiz.

Gran trabajo el que consiguen Monica Raymund y James Badge Dale en 'Hightown'

Ténicamente, Hightown está llena de imágenes bonitas del lugar en el que se ubica pero al mismo tiempo, muestra toda la sordidez que envuelve al mundo de las drogas y el crimen. No rehuye en ningún momento de la violencia, el uso explícito de las drogas, o las recurrentes escenas de sexo marca de la casa Starz. El ritmo es bastante bueno, los acontecimientos se van sucediendo de forma rápida, lo cual va bien para los que huyen de «lo lento». Pero si una cosa hay que destacar a nivel técnico es la música, su selección de temas es como para hacerse una lista en Spotify. En especial su cabecera, una impecable sucesión de imágenes que van desde lo idílico de un lugar de vacaciones hasta los excesos y consecuencias de las drogas, que refleja a la perfección qué nos va a querer contar la serie. El tema corre a cargo de Textones y se llama Vacation, y se trata de una versión (mejorada) de una canción de un grupo de los 80 llamado Go-Go’s. Aquí os lo dejo.

Sólo queda recomendaros Hightown, que he disfrutado muchísimo durante las ocho semanas que duró y a la que volveré el año que viene porque ha conseguido la renovación para la segunda temporada. A simple vista es la misma historia de policías, drogas y asesinatos, aunque contada de una forma diferente, donde los personajes se quedan contigo y tú te quedas en Provincetown, con sus luces y sus sombras.

Hightown está disponible en Starzplay completa bajo demanda

‘Normal People’, la mirada melancólica hacia el primer amor

'Normal People' se estrena en Starzplay avalada por la crítica

El complejo mundo de las relaciones y sus sentimientos es uno de los objetos más recurrentes de la literatura. Pero pocas veces se da en el centro de la diana como lo hace Normal People. La serie original de Hulu llega este jueves a Starzplay precedida por una locura colectiva de la crítica anglosajona, que visto el resultado final, no es para menos.

Normal People está basada en la novela homónima de Sally Rooney, que adapta su propia obra junto a Alice Birch y Mark O’Rowe. La serie nos cuenta en doce episodios de 30 minutos, la relación a través del tiempo de Marianne y Connell desde el final de sus días escolares en un pequeño pueblo en el oeste de Irlanda y hasta sus años de Universidad en el Trinity College. Connell es un joven querido y popular, mientras que Marianne es más bien solitaria, orgullosa e intimidante. Pero cuando llegan a Dublín, las tornas se cambian y Marianne parece haber encontrado su sitio mientras que afloran las inseguridades en Connell.

Marianne y Connell han encontrado sus respectivas encarnaciones en Daisy Edgar-Jones y Paul Mescal en 'Normal People'

La serie consigue, al igual que la novela, recrear a la perfección el primer amor de dos personas, con las luces y las sombras que suele conllevar. Mirándote ala espejo de uno de los dos, o de los dos, como es mi caso Normal People consigue llevarte a ese momento de tu vida tan importante a la edad de diecisiete y que miras con desdén cuando tienes un puñado de años más. Y en algunas fases de los siete episodios que he podido ver, incluso ha sido un poco doloroso verte reflejado en algunos comportamientos propios de la edad. Después de todo, la serie va de eso, de crecer. A través de la relación de los protagonistas, asistimos al proceso de maduración de dos personas en la que también nos vemos reflejados totalmente. Supongo que fue por eso por lo que la novela de Sally Rooney ha conseguido escalar en la lista de los best sellers del New York Times, porque habla nuestro idioma y refleja a la perfección esa colección de sentimientos contradictorios que sufrimos a esa edad.

Para trasladar una historia simple pero que podía caer en el tedio por su carácter intimista, la dirección recayó en Lenny Abrahamson (La habitación) y Hettie MacDonald. Ambos dirigen seis episodios y con el guión en la mano consiguen transmitir todas y cada uno de los sentimientos que quiere reflejar la escritora. Su tono melancólico y sus bellas y sugerentes planos, hacen que la experiencia inmersiva que supone rememorar esos años de tu vida sea tremendamente real. Si a esto le añades una banda sonora maravillosas repleta de canciones tristes, sí, pero también temas más alegres, incluso alguno clásico, la mezcla no puede ser más perfecta. A eso hay que añadir el buen gusto con el que están rodadas las escenas de sexo, son preciosas y no están metidas a la fuerza, sino que tienen significado en la historia. Además, tenemos paridad en cuanto a desnudos.

Los personajes de 'Normal People', Connell y Marianne nos atrapan desde el principio

Si destacamos el papel de la escritora, los guionistas y los directores, son los protagonistas los que llevan a Normal People hasta el sobresaliente. El trabajo de Daisy Edgar-Jones como Marianne Sheridan y Paul Mescal como Connell es impecable, brillante. Y posiblemente les catapulte al estrellato. Además en el caso de Mescal, es su debut televisivo, ni más ni menos. La química que desprenden ambos actores es el caldo de cultivo perfecto para desarrollar la historia y los sentimientos de los personajes.

En definitiva, Normal People es una de las sorpresas del año. Por mi parte solo queda recomendarla, pues a veces este ejercicio de mirar por una lente cómo éramos en otros tiempos es muy sano. Pero su carácter intimista e indie no le hace perder de vista el entretenimiento. A mí me ha parecido una serie bastante adictiva y entretenida. Un producto sobre gente normal para gente normal.

Normal People ya está disponible completa bajo demanda en Starzplay, por el momento solo en versión original.

‘P-Valley’, el club de striptease desde el prisma femenino

Mercedes (Brandee Evans) y Autumn Night (Elarica Johnson) protagonizan 'P-Valley', en Starzplay

Hoy se estrena en Starzplay de forma simultánea a su emisión en Estados Unidos, P-Valley, su nueva serie original que pone el foco en las mujeres que trabajan en un club de striptease en el delta del Mississippi. Una serie en la que la representación delante y detrás de las cámaras demuestra que se pueden contar las historias de siempre desde un punto de vista diferente. 

Este drama sureño cuenta la historia de un pequeño club de striptease, el Pynk, un personaje en sí mismo, en el que conviven multitud de personas con distintas aspiraciones en la vida. Mercedes (Brandee Evans) es la bailarina de más éxito, la gallina de ese corral, que se ha puesto a sí misma fecha de caducidad para emprender un nuevo negocio. Miss Mississippi (Shannon Thornton), una instagrammer con mucho talento pero maltratada por su pareja y que además acaba de ser madre. El dueño del negocio es el protector tío Clifford (Nicco Annan), una buena persona, de género fluido que se parece mucho al personaje que interpretaba Nelsan Ellis en True BloodPero a quien realmente sigue la serie es a una chica que se hace llamar Autumn Night (Elarica Johnson), que abre la serie recogiendo una maleta en medio de una gran inundación y cambiando su identidad hasta llegar al club.

Por tanto, lo que veremos a lo largo de estos ocho episodios será un drama donde la verdadera identidad de Autumn será una de las claves. También lo será su relación con el resto del equipo del Pynk, en especial con Mercedes, con la que rivalizará por el favor del público y del tío Clifford. Las relaciones amorosas de éste y el futuro del club también tendrá su cuota de presencia, pues algo amenaza su estabilidad. Junto a todas estas tramas, llamémosle principales, se nos contarán múltiples historias sobre estas mujeres, sus vidas y también sobre el deprimido lugar en el que viven.

La serie está basada en la obra teatral que escribió Katori Hall, Pussy Valley, que también ejerce como showrunner y productora ejecutiva. Hall, oriunda del delta del Mississippi, pasó muchísimo tiempo documentándose para crear su obra y llegó a entrevistar a más de cuarenta bailarinas de striptease. Su conclusión: que es un trabajo como otro cualquiera y que éstas chicas trabajan muy duro día a día a nivel atlético y coreográfico para conseguir esos bailes que pueden parecer fáciles, pero para los que hace falta una cierta preparación física. Además, pudo comprobar que muchas de ellas también tenían proyectos ambiciosos de vida a pesar de que ganan más dinero que en cualquier otro trabajo al que puedan aspirar. Y desde ahí es donde trabaja P-Valley.

Constantemente usamos la manida expresión de «está todo inventado» o en su variante narrativa «todas las historias están contadas». Éstas frases tienen parte de razón, pero normalmente es porque todas las historias han sido contadas desde el mismo punto de vista y de la misma forma. Lo que consiguen series como P-Valley es contar las historias desde otro punto de pista. Mientras que en Los Soprano, las chicas del Bada Bing eran meros accesorios, Katori Hall pone en el foco en las mujeres que trabajan en estos clubes y no en sus clientes. Por si esto no fuera suficiente, la acción se coloca en una de las zonas más deprimidas de Estados Unidos, donde el racismo sigue a la orden del día hipersexualizando a la mujer negra. 

La serie sigue la estela de otras ficciones que abordaban el tema de la prostitución desde el punto de vista de las trabajadoras, como The Girlfriend ExperienceHarlots. Sin embargo, guarda más relación con esta última porque el equipo creativo está formado por mujeres en su mayoría, por no decir en su totalidad. P-Valley, además de estar creada por una mujer, cada episodio de los ocho que componen esta temporada está dirigido por una directora diferente, desde Karena Evans, pasando por Kimberly Peirce, Millicent Shelton, Tamra Davis, Geeta V. Patel, Tasha Smith, Sydney Freeland y Barbara Brown. Todo esto es posible porque hay mujeres que han llegado también a puestos ejecutivos, como es el caso de Susan Lewis, vicepresidenta de programación original de Starz, que dijo que no quería más series que usaran bailarinas como accesorios. Como vemos, la representación en todos los ámbitos, suma.

Autumn Night, Mercedes y Miss Mississippi, protagonistas de 'P-Valley'

Se suele pensar que el feminismo está en contra de la sexualización de la mujer, pero P-Valley también es muy sensual, contiene muchos desnudos y escenas de sexo marca de la casa. Starz se traicionaría a sí misma. Por tanto, fuera prejuicios acerca de que lo feminista no puede ser sexy o contener desnudos explícitos. La visión femenina sí que se nota en la forma de filmarlo, pues han contado con coordinadores de intimidad y en todo momento se ha consultado con las actrices sobre la escena que estaban a punto de grabar. Además la directora de fotografía de más de la mitad de los episodios, Nancy Schreiber, mandó volver a filmar una escena en la que una parte del cuerpo de una mujer se vio más de la cuenta. En los dos episodios que he podido ver, la fotografía juega un papel fundamental en la serie, porque normalmente, las partes más íntimas de las mujeres y los hombres se ocultan con sombras y claroscuros. Por tanto, gran trabajo en el aspecto formal. No sólo la dirección y la fotografía están bien, también la música, repleta de temas de trap y rap, consigue recrear muy bien la atmósfera nocturna que trata de recrear.

Como buena serie de Starz y de cable premium que es, P-Valley se cuece a fuego lento y se centra en descubrir las motivaciones de los personajes, de quién huyen o hacia dónde lo hace, más que intentar captar al espectador con mcguffins innecesarios. Además de enmarcarlo en un delata del Mississippi que es otro personaje en sí mismo. Para que os hagáis una idea, nos vamos a encontrar todos los elementos que suelen rodear a las series ambientadas en el sur de Estados Unidos. Quien entre en el juego de P-Valley, la va a disfrutar muchísimo, y para estos meses de verano, puede ser un visionado más que interesante.

P-Valley se estrena hoy en Starzplay de forma semanal.

Los ‘Relatos con-fin-a-dos’ ordenados de peor a mejor

Luis Tosar protagoniza 'Gourmet', uno de los 'Relatos con-fin-a-dos' de Amazon Prime Video

De los creadores de «es una película cortada en trozos» y «es una serie tan buena que parece cine», llega «una serie compuesta por cinco cortometrajes de 15 minutos». Con esta desafortunada descripción presentaba Amazon Prime Video su serie antológica por episodios Relatos con-fin-a-dos. Ninguna plataforma o cadena, director o actor ha querido dejar pasar la oportunidad de producir su serie centrada en la pandemia. No niego que en algunos casos quisieran aprovechar esta crisis del Covid-19 para dejar volar su creatividad, pero seguro que la necesidad de trabajar ha sido clave en esta decisión de muchos.

Esta Relatos con-fin-a-dos sigue la línea de En casa, la versión confinada que produjo HBO, es decir, prima la creatividad y el toque de autor al contrario de la costumbrista Diarios de una cuarentena, pero a su vez con la que mayor número de público se puede llegar a identificar. El resultado final depende de lo que busque cada uno de los espectadores, o de la vuelta de tuerca que sus directores hayan conseguido darle. La serie que nos ocupa está compuesta por cinco episodios de unos 15 o 20 minutos, protagonizados por dos personas y de una calidad dispar que nos disponemos a ordenar de peor a mejor:

5. ‘Selftape’

El episodio más flojo es este dirigido por Álvaro Fernández Armero, que también estaba presente en Diarios de una cuarentena, y protagonizada por Sara Sálamo e Isco Alarcón, sí, habéis leído bien, el jugador del Real Madrid. No sólo es floja por el nivel interpretativo del futbolista, que es muy bajo, lógicamente. Tampoco el de Sara Sálamo lo es, y se dedica a esto. Pero también es cierto que la historia es muy simple y predecible. Salvo la curiosidad que pueden despertar sus intérpretes, no hay nada interesante digno de reseñar.

4. ‘El aprendiz’

La verdad es que salvo Selftape, los demás episodios sí tienen cosas interesantes que destacar, como esta historia de un sicario que está enseñando a un aprendiz todos los trucos que un asesino debe saber para llevar a cabo su trabajo con éxito y limpieza. Mediante una conversación por Skype, el personaje de Carlos Bardem alecciona al de Álvaro Rico (Polo en Élite). El tono de comedia negra que le da su director, David Marqués, le sienta muy bien, pero sigue siendo tan previsible que parece ideada por un estudiante recién entrado en la escuela de cine.

3. ‘Emparedados’

Manuela Velasco en 'Emparedados', uno de los 'Relatos con-fin-a-dos' de Amazon Prime Video

También es un poco previsible este episodio dirigido por Fernando Colomo, y protagonizado por Manuela Velasco y Rafa Castejón. Él vive en un piso donde han ocurrido unos terribles crímenes y ella es una emprendedora que se dedica a limpiar la casa de energías negativas. El resto, no lo cuento, mejor que lo veáis vosotros. El humor negro y toques de suspense en ciertos momentos, además de unos interesantes diálogos, la convierten en un episodio bastante entretenido.

2. ‘Finlandia’

Estamos ante el episodio más largo y en el que más atentos tenemos que estar en los detalles. El episodio se centra en un chico, Alberto Ammann, y una chica, Clara Méndez-Leite, que comparten piso. Poco a poco vamos descubriendo que su relación es complicada en varios sentidos, pero el final nos deja clara la intención de su director, Miguel Bardem. Es el más intimista de todos los Relatos con-fin-a-dos, y el que mejor producción tiene (conviene recordar que los operadores de cámara han sido los propios actores).

Alberto Ammann protagoniza 'Finlandia', uno de los 'Relatos con-fin-a-dos' de Amazon Prime Video

1. ‘Gourmet’

El mejor episodio de Relatos con-fin-a-dos es este Gourmet. Protagonizado por Luis Tosar, Nur Al Levi y Luisa Mayol y dirigido por Juan Diego Botto. Casi todo el metraje de este episodio es un monólogo genial de Luis Tosar donde cuenta los orígenes de su personaje, y el porqué de estar testificando ante la policía. El episodio está muy bien escrito, la interpretación de los actores está genial, pero bueno, Tosar es mucho Tosar. Además del humor, negro y del normal, que desprende todo el episodio, tiene un giro final muy interesante.

A grandes rasgos, estos son los Relatos con-fin-a-dos que Amazon Prime Video estrena hoy. Como en toda serie antológica por episodios, hay algunos mejores y otros peores. En definitiva, más allá de la curiosidad que pueda despertar, no aporta mucho al panorama seriéfilo, como las demás, pero sí que puede ser una especie de documento histórico sobre esta pandemia sin precedentes en nuestra Historia.