Portada » Netflix

Etiqueta: Netflix

‘Esta mierda me supera’: problemas de adolescentes con poderes

El creador de 'The End of The Fucking World' nos trae 'Esta mierda me supera', que la podéis ver en Netflix

Después de ver completa Esta mierda me supera (I Am Not Okay With This), que se estrena hoy miércoles 26 a modo completo en Netflix, voy a intentar dar mi opinión de la esperadisíma colaboración entre los responsables de Stranger Things (Shawn Levy) y The End of The Fucking World.. Tiene siete episodios de 20 minutos de duración y en ella se nos cuenta la historia de Sydney, una adolescente marcada por los problemas familiares que desahoga sus frustraciones en un diario que nos sirve de narrador, ya que la historia está contada con voz en off .

La protagonista, interpretada por Sophia Lillis, a la que vimos en Heridas abiertas, tiene los típicos problemas  de adolescente y familiares. A eso hay que sumar una rabia que no sabe de dónde le viene y que no puede expresar a través de su diario. Pronto se dará cuenta de que la rabia incontrolable no es otra cosa que superpoderes, los cuales tendrá que ocultar y aprender a manejarlos.

Basada en la novela gráfica de Charles Forman (The End of The Fucking World), la serie comienza con la protagonista corriendo por una calle está empapada en sangre en un claro homenaje a la película Carrie. Durante la temporada esa voz en off nos guiara y contará que le ha llevado hasta ahí. Esta mierda me supera tiene un toque oscuro pero tarda en arrancar y mostrarnos realmente esa oscuridad. Los cuatro primeros capítulos sirven de introducción y solo se vislumbra un poquito de los anteriomente mencionados superpoderes, casi siempre a modo de clilffhanger final para enganchar al espectador. Además, me costó empatizar con los problemas de esta adolescente, no con los personajes en sí, que están bien escritos, si no con unos traumas que quitando alguno no son lo suficientemente horrendos para pensar que esta mierda nos tiene que superar en exceso.

Sophia Lillis en un plano de 'Esta mierda me supera', que recuerda mucho a 'Carrie'.

A partir del cuarto capítulo, la parte sobrenatural empieza a ganar más protagonismo, lo cual le da más interés y oscuridad a la trama. Los personajes, carismáticos, y lo suficientemente atractivos como para llamar nuestra atención empiezan hacer suya la serie y la llevan a un buen final. Lo mejor en mi opinión son los dos últimos episodios, que se vuelven algo más adultos y abren una buena puerta para la segunda temporada.

Las comparativas de Esta mierda me supera con The End of The Fucking World son lógicas ya que, a parte de compartir parte del equipo y estar basada en una novela gráfica del mismo autor, la estructura de la serie es muy parecida pero para mi bastante por debajo en todos los aspectos. Cuenta con la misma narración de voz en off, un uso de la música parecido, incluso una pareja protagonista adolescente, sólo por mencionar unos pocos ejemplos. Además, no te deja de abandonar la sensación de que está temporada es un capítulo que han cortado en 7 partes y que lo racionan para estirar el producto .

En resumidas cuentas, Esta mierda me supera, una serie de corte adolescente (abstenerse haters de este género), entretenida que debido a su formato corto no supone un gran esfuerzo y vista completa deja una buena sensación  sin llegar a ser lo rompedora que fue The End of The Fucking World. Pero que si te gustan los elementos expuestos te hará pasar un buen rato. Por último, advertir que la versión doblada al castellano deja mucho que desear con lo cual recomiendo verla en versión original.

‘Esta mierda me supera’ ya está disponible completa en Netflix

‘Locke & Key’, consigue el equilibrio que debe tener una serie familiar

El próximo gran éxito de Netflix será 'Locke & Key', la adaptación de la novela gráfica de Joe Hill

Netflix sigue empeñada en sacar partido a las historias de fantasía provenientes de cómics. Ahora le llega el turno a Locke & Key, que se estrena hoy 7 de febrero a nivel global en la plataforma roja. Una serie que ya hemos podido ver completa y, aunque sigue la tendencia de buscar productos de fantasía para toda la familia, mantiene el equilibrio perfecto para que ninguno de sus miembros se aburra.

Como hemos dicho, Locke & Key es una adaptación de una novela gráfica de la editora IDW, que también es dueña de otras dos que han conseguido serie en Netflix, La facción octubre V Wars. En este caso, son Carlton Cuse (Lost) y Meredith Averill (La maldición de Hill House) los showrunners junto con el autor del cómic, Joe Hill, que recordemos es el autor de la novela NOS4A2, que también tuvo serie en AMC. Además, curioso este dato, es el hijo de Stephen King.

Tras la muerte del padre de familia, los Locke se mudan a la mansión familiar pensando en que el cambio les haga superarlo cuanto antes. Pero la casa, llamada Keyhouse, encierra un misterio que se va desvelando a medida que los tres hijos, Tyler, Kinsey y Bode van encontrando llaves que abren puertas mágicas. Gracias a las cuales va conociendo capítulos del pasado de su difunto padre.

Los hermanos Locke deben ir encontrando todas las llaves de la mansión Keyhouse, en 'Locke & Key'

Efectivamente, el argumento de Locke & Key da pie a pensar que estamos antes una serie familiar al uso, con todo lo que ello conlleva. Una parte buena en la que sabemos que se nos contará una historia entretenida que disfrutaremos a poco que nos interese la fantasía. Pero por otro, el espectador adulto corre el riesgo de encontrarse con un producto demasiado «para todos los públicos» como para que pueda contar algo de su interés. En ese sentido, la serie no defrauda porque encuentra un equilibrio que consigue mantener pegados a la televisión a pequeños y mayores. Nos encontramos con clichés y con ciertas concesiones, sobre todo en el personaje de Bode (el niño), que pueden llegar a irritar un poco pero ni él, interpretado por Jackson Roberts Scott, ni sus hermanos mayores, Tyler (Connor Jessup) y Kinsey (Emilia Jones), nos sacan de quicio en ningún momento.

Unos de los espejos más claros en los que sus creadores se han basado es Stranger Things, en cuanto a intentar conseguir llegar a un público amplio, sin perder oscuridad. En este sentido es destacable el mérito que tiene Locke & Key, porque carece de la poderosa arma que tiene la serie de los Duffer, la nostalgia ochentera. Otro de sus referentes, y la presencia de una de sus productoras ejecutivas lo justifica, es La maldición de Hill House. Aunque en este caso, despojada del el drama que la caracterizaba, tiene el mismo sentimiento de duelo pero no ahonda en los traumas de los personajes, porque no es su objetivo. Y después podemos encontrar referentes más evidentes (incluso) como pueden ser Harry Potter o Las Crónicas de Narnia.

La familia Locke también arrastra una tragedia familiar, en Locke & Key

A nivel técnico, Netlfix no ha escatimado en gastos para conseguir unos efectos digitales espectaculares. En ese sentido luce mucho mejor que The Witcher, por nombrar otra de las series que estaban llamadas a ser un éxito de la plataforma. No sólo han invertido dinero, sino también talento. El guión y los personajes están muy bien escritos y todo está muy bien explicado. En la dirección, debemos destacar que los dos últimos episodios han sido dirigidos por Vicenzo Natali, un director con una narrativa visual muy llamativa como ya pudimos ver, por ejemplo, en Hannibal o en la película de culto Cube. Tampoco se queda atrás la banda sonora, una mezcla entre temas pop bastante atractiva y una música original que consigue el efecto que necesita la serie en cada momento.

En líneas generales, y sin ser yo un apasionado de las series de fantasía y aventuras, creo que estamos ante un buen producto de entretenimiento que, si bien no es la gran maravilla, sí puede lograr ser uno de esos éxitos de Netflix que duren más de dos semanas en el candelero y no se consuman rápidamente como suele pasar con otras. Esperamos vuestras opiniones.

Locke & Key se estrena hoy viernes 7 de febrero completa en Netflix.

‘El Vecino’: llega el superhéroe costumbrista español

Netflix adapta la novela gráfica, 'El Vecino', dirigida por Nacho Vigalondo y escrita por Miguel Esteban y Raúl Navarro

Después de este 2019 plagado de adaptaciones de novelas y cómics de superhéroes, no podía faltar una serie española dentro del género. Por supuesto, a nuestra manera. El vecino es una comedia que resulta de una novela gráfica escrita por Santiago García y Pepo Pérez, y la adaptación ha corrido a cargo de Raúl Navarro y Miguel Esteban, dos guionistas contrastados que dieron forma, por ejemplo, a El fin de la comedia de Ignatius Farray.

Javier (Quim Gutiérrez) es un treintañero que no acaba de encontrar su sitio en la vida y tiene problemas con su novia Lola (Clara Lago). Una noche, un extraterrestre se le cae encima y justo antes de morir le traspasa sus poderes. A pesar de todo, su vida sigue igual hasta que su vecino José Ramón (Adrián Pino), le enseña a canalizar sus poderes y a ocultar su identidad.

Los dos primeros episodios están dirigidos por Nacho Vigalondo, que le confiere a El vecino su particular estilo, que recuerda mucho al de su película ExtraterrestreUn filme que también mezclaba el género fantástico y la comedia costumbrista, y además lo hacía con éxito. El director cántabro marca el tono y el estilo visual de la serie, con un guiño muy claro a una serie de temática parecida de 2004, pero dejamos que sea el espectador quien lo descubra por sí mismo.

Quim Gutiérrez, Adrián Pino y Clara Lago protagonizan 'El Vecino'

En los dos episodios que hemos podido ver por cortesía de Netflix, se puede reconocer el sello, no sólo del director, sino también de los guionistas. Los protagonistas están muy bien y los personajes, aunque algo arquetípicos, funcionan a la perfección. A nivel narrativo, la serie no aporta nada nuevo y nos encamina a lo que estamos esperando, la típica historia de cómo se crea un superhéroe a sí mismo. Pero la gracia está en la comedia, en mezclar el costumbrismo clásico español y dotarlo de este toque fantástico. Además, El vecino encierra cierta crítica social, como a las casa de apuestas, o la dictadura de los followers y las redes sociales, adornado con un toque millenial.

Está claro que El vecino no va a cambiar la historia de la televisión, ni vamos a tener que rehacer las listas de las mejores series del año, pero sí que nos va a hacer pasar un buen rato con sus diez episodios de media hora que componen su primera y, hasta ahora, única temporada.

La primera temporada de El vecino se estrena hoy 31 de diciembre en Netflix.

‘The Witcher’, tu próxima serie favorita llega a Netflix

Hoy se estrena 'The Witcher', la gran apuesta para ser la nueva 'Juego de Tronos', de Netflix

Hoy, 20 de diciembre de 2019, The Witcher por fin llega a Netflix, el último gran estreno de la plataforma del año…y de la década. No creo que sea casualidad que hayan programado esta fecha, puesto que con esta serie, Netflix pretende tener su propio Juego de Tronos, si lo conseguirá o no, esta por ver, pero conozcamos un poco más esta obra

Las novelas

The Witcher se basa en la saga literaria Geralt de Rivia, Geralt con T, como ya nos dicen en una de las primeras tomas de contacto con la serie. Esta saga está escrita por Andrzej Sapkowski, un escritor polaco que hasta hace no mucho nadie conocía pero de un tiempo a esta parte se ha hecho tremendamente famoso debido a su singular prosa. Éstos libros comenzaron a publicarse en 1993 en Polonia aunque no fue hasta 2002 que se publicó en nuestro país.

Así pues, no hablamos de un escritor neófito, si no de una saga con más de 25 años a sus espaldas. Sapkowski la comenzó como una parodia de El Señor de los Anillos, con elfos discriminados, enanos puteros y toda esa negrura que le faltaba a la obra de Tolkien. Desde un enfoque de humor negro, parodia y mucho realismo, nos va mostrando historias cortas, cuentos autoconclusivos, protagonizados por Geralt de Rivia y sus compañeros de aventuras, Yennefer, una maga con la cual tiene un romance y Jaskier, un barbo y su único amigo. No fue hasta el tercer libro cuando se abandonó esta fórmula de cuentos o historias cortas y se optó por convertirlo en una novela. Es importante saber esto pues lo vemos muy marcado en la serie de Netflix.

Imagen de las novelas de 'The Witcher', ahora en Netflix

En 2007, una desconocida compañía de videojuegos, CD Project, compra los derechos de la obra por un precio irrisorio, que en su momento a Sapkowski le pareció una fortuna para hacer un spin off de la novela en forma de videojuego. Así nació The Witcher, el título más famoso de la saga, como un videojuego que transcurria varios años después de las novelas usando los mismos personajes y ampliando su lore.

Pero llegó 2015 y fue The Witcher 3, el tercer juego de la saga, el que acaparó todas las miradas a nivel mundial. Con multitud de premios, entre ellos el de mejor videojuego de 2015 y unas ventas de 25 millones de unidades, todo el mundo empezó a oír hablar de esta saga de novelas. Saltaron a las listas de más vendidas en todo el mundo, la gente quería saber de dónde venían los personajes del juego que les había encandilado, y así es como Netflix vio la oportunidad de adaptarla en formato serie y así poder tener su propio Juego de Tronos.

La serie

La serie se olvida, al menos en parte, de los videojuegos de CD Projekt, y adapta página a página la saga literaria, desde el primer libro. Debido a esto, se ha optado por contarlo en tres líneas temporales. La más antigua es la de Yennefer, la maga que huele a lilas y grosellas, y nos muestran toda su historia desde que era una deforme humana hasta convertirse en una hermosa maga. Luego tenemos la línea de Geralt, nuestro protagonista, brutalmente encarnado por Henry Cavill, que va adaptando capítulo a capítulo las historias del primer libro de una forma absolutamente fiel, con diálogos sacados letra a letra de las páginas de la novela. Por último tenemos la línea de Ciri, o Cirilla, la que podemos considerar como “el presente” y se sitúa en el tercer libro, cuando ya se convirtió en novela. Es de esperar que en algún punto, estas tres historias confluyan en una sola, pero vamos a dejar que seáis vosotros los que descubráis cuando.

Henry Cavill luce genial como Geralt de Rivia en 'The Witcher'

La factura técnica de la serie está fuera de toda duda. Netflix sabía a lo que se exponía, una saga con millones de fans. Y desde luego ha hecho los deberes. Todo es muy fiel, desde las personalidades hasta la caracterización (un tirón de orejas por la caracterización de Triss, el único agujero negro de la serie en cuanto a fidelidad) y además el presupuesto es enorme: grandes batallas, monstruos, paisajes de cortar la respiración, nos esperan en los ocho capítulos de una hora que acaban de estrenar. Quizás hay algún croma que se nota un poco, pero no es grave ni mucho menos. Es de aplaudir el que no se haya tenido obsesión por llenar nuestras pantallas de efectos CGI y que el maquillaje triunfe sobre los efectos digitales.

La banda sonora está claramente inspirada en la tercera entrega de los videojuegos, lo cual es un acierto pues esta ha ganado multitud de premios, y desde luego la de la serie no se queda atrás. Baladas tristes, temas épicos llenos de coros acompañan a la acción a las mil maravillas y no serán pocas las veces en que te veas pensando, que pasada de música.

Pero no todo iba a ser factura técnica, la serie esta muy bien dirigida y muy bien narrada. El uso de las distintas líneas temporales está llevado de una manera muy sutil, y son pequeñas pildoritas lo que te dan la pista de saber cuándo estás. Además los actores lo hacen muy bien. El que escribe estas líneas no solo es fan de los libros y juegos, si no que era tremendamente crítico con el casting. He soltado bilis, sapos y culebras a cada nueva imagen promocional que veía, pero me han callado la boca. Yennefer borda el papel y te la crees, y Geralt bueno…digamos que interpretar a un personaje que carece de emociones es complicado, pero Henry Cavill sale muy bien del paso.

Ciri, Yennefer y Geralt son los protagonistas de 'The Witcher'

Así que, dejad de leer esto, y corred a poner Netflix, por que sin duda, esta serie va a dar que hablar y se va a convertir en una de las primeras espadas de la plataforma de streaming.

The Witcher ya está disponible completa en Netflix

‘Días de Navidad’: el cuento de Navidad de Pau Freixas

Pau Freixas dirige Días de Navidad, la mini serie española de tres episodios de Netflix

La temporada navideña ha llegado y Netflix se ha apresurado en estrenar varias series de esta temática. Una de ellas es Días de Navidad, una mini serie de tres episodios de una hora creada por Pau Freixas. El creador de Pulseras Rojas Sé quién eres ha conseguido reunir a un elenco de actrices apabullante. Un drama familiar contado en tres épocas que tiene de todo y además, es muy entrañable. La historia que se nos narra sigue a cuatro hermanas a lo largo de su vida, en tres épocas y tres puntos cruciales de sus vidas. Infancia, juventud y vejez.

El primer episodio está ambientado en los años 40, cuando las cuatro hermanas son aún niñas y un hecho cambia las vidas de toda la familia. Posiblemente se trata del episodio más redondo y curiosamente el que menos nombres ilustres exhibe. Destacan Alicia Borrachero, Francesc Garrido y Antonio Dechent. La historia que se nos cuenta es posiblemente la más dramática de las tres, y también la más potente. Una historia de injusticias de los que ostentaban poder en el franquismo que tantas veces ha sido replicada en el cine con éxito.

 

En el segundo episodio de Días de Navidad, las niñas han crecido y ahora son mujeres jóvenes. Entran en escena Elena Anaya, Verónica Echegui, Nerea Barros y Anna Moliner. La historia nos lleva ya a los 70 u 80, años en los que algunas de las hermanas ya tienen hijos y otras han dedicado la vida a cuidar a sus padres. Cuando su madre está cerca de morir, los secretos familiares afloran y perturban la frágil paz que une a la familia. Aunque este episodio está lleno de emoción, no consigue llegar al nivel del primero, llegando a rozar el culebrón (lo cual no es necesariamente malo).

Pau Freixas ha conseguido reunir un elenco de actrices imposible en Días de Navidad

Sin embargo, es en el tercero cuando se nota el pequeño bajón. Al llegar a la actualidad, toman el mando Verónica Forqué, Charo López, Ángela Molina y Victoria Abril y todo se vuelve más teatralizado. No es que ellas no estén bien, de hecho el nivel de divismo es lo mejor del episodio, pero se vuelve más literario y apenas podemos reconocer en ellas a aquellas niñas de los años 40 o las jóvenes de los 70. Es cierto que los años no les han hecho ningún favor a la familia, y eso es otra de las cosas buenas del episodio, que aquel recuerdo de familia unida queda muy lejos. Pero una vez más, los hechos más graves son los que van demostrando que están ahí las unas por las otras. Merece mucho la pena el cierre tan entrañable, que ponen el punto emotivo.

No quiero que parezca que no me ha gustado esta Días de Navidad, de hecho me parece un producto más que decente y muy recomendable para ver en estas fechas. El concepto de  familia es lo que se describe en la serie, algunas con más drama, otras con menos, pero unidas cuando deben estarlo. La producción y la realización son exquisitas, así como la música. Así que si estos días queréis huir de los productos demasiados edulcorados propios de los americanos, pero sin perder de vista el ambiente navideño, tomaréis una buena decisión si la elegís.

Días de Navidad ya está disponible en Netflix

 

‘Cristal Oscuro, La Era de la Resistencia’: volvemos al Reino de Thra

La precuela de Cristal Oscuro, llamada La Era de la Resistencia, de estreno en Netflix

Hoy hablaremos de una serie que revive el espíritu del arte de las marionetas de Jim Henson, y es gracias a Netflix. Aunque parezca un producto más de tributo a los ochenta, hemos disfrutado muchísimo con la producción y ha superado nuestras expectativas. Se trata de Cristal Oscuro: La Era de la Resistencia, una precuela de la película de 1981.

Como era de esperar, cuenta con una constelación de famosos del showbiz, que prestan sus voces, tenemos a Taron Edgerton (Rian), Helena Bohan Carter (All Maudra), Jason Isaacs (Skesso, el Emperador), Benedict Wong (Skevar, el general), Adam Samberg (Skekgra), Alicia Vikander (Mira), Natalie Dormer (Erica) y Mark Strong (Ordon), por mencionar los personajes principales, pero recomiendo visitar la ficha de IMDB, y os llevareis una sorpresa, por supuesto, también es imperativo ver la serie en versión original. El proyecto ha sido dirigido, por Louis Terrier, director de películas como Transporter y Ahora me ves.

En esta serie se conjugan el lado mas corrupto de la sociedad y podemos ver que la ambición no tiene límites, a pesar de la lucha y la búsqueda de la esperanza. Aunque siempre hay héroes y heroínas que enfrentarán a los tiranos. Con Cristal Oscuro: La Era de la Resistencia, me ha invadido la nostalgia y los recuerdos que tenía sobre la primera vez que vi la película. Por un lado, experimenté la añoranza de volver a disfrutar con unos personajes, que fueron parte de mi infancia, también, lloré y reí. Y pude reafirmar mi odio a los Skeksis, seres malvados, sin escrúpulos, que quieren el poder del cristal de la verdad, y me recuerda a cómo ciertos círculos de poder manejan los hilos del mundo.

Cristal Oscuro demuestra que las marionetas y las nuevas tecnologías son compatibles

La precuela de Cristal Oscuro es un canto a la igualdad, la verdad y a la protección de unos a otros, que al final forman una familia, sin importar de donde vengan. Hay que resaltar el gran trabajo en los efectos especiales, en lo que se refiere a la parte de animatrónica. En lo personal no he sentido ningún rechazo, aunque a diferencia de otros recursos, como el CGI, daría más realismo a las escenas y el uso de marionetas quedan limitados ciertos movimientos, por lo que pueden parecer algo anticuado para los más jóvenes. Esperamos que este proyecto continúe, ya que queremos disfrutar más del mundo de Thra.

Cristal Oscuro: La Era de la Resistencia está disponible bajo demanda en Netflix.

‘La casa de papel’: La Banda ‘Dalí’ ataca de nuevo

La casa de papel ha vuelto con su tercera parte (o temporada) en Netflix)

Hoy hablaremos de una serie de atracos, traiciones, mujeres empoderadas y mucha adrenalina. Sí, por supuesto, La casa de papel, en su tercera temporada, ha resultado ser uno de los mayores éxitos de Netflix.

Entre el plantel de actores y actrices, que repiten, podemos destacar a: Miguel Herrán (Rio), Úrsula Corberó (Tokio), Esther Acebo (Mónica Gaztambide/Estocolmo), Alba Flores (Nairobi), Itziar Ituño (Raquel Murillo/Lisboa), Enrique Arce (Arturo Román), Kiti Manver (Marivi), Álvaro Morte (El Profesor), Darko Peric (Helsinki), Fernando Soto (Ángel) y Juan Fernández (Coronel Prieto) entre otros. Y, según los hechos ocurridos en la temporada 2, en versión flashback recordamos a Pedro Alonso (Berlín) y Paco Tous (Moscú).

Úrsula Corberó (Tokio) y Miguel Herrán (Río), en la tercera temporada de La casa de papel

La serie, que tuvo una temporada de dos partes estrenadas en Antena 3 y ahora pasó a Netflix, para realizar la exitosa tercera parte, superando todas las expectativas. Ha logrado que sea un fenómeno mundial y que en solo cuatro días siguientes a su estreno del 19 de julio, lograra los 40 millones de reproducciones en la plataforma de streaming.

Este thriller, creado por Alex Pina, nos cuenta la vida de un grupo de ladrones, para esta tercera parte, tienen que volver de su retiro, donde estaban viviendo a cuerpo de rey, gracias al botín logrado en el robo a la Casa de Moneda y Timbre, pero en esta ocasión se enfrentarán a un problema. Río (Miguel Herrán) ha desaparecido, se sospecha que ha sido interceptado por la Interpol y que está en algún lugar, siendo interrogado y posiblemente, torturado. Aquí es donde aparece un nuevo personaje, la inspectora Sierra (Nawja Nimri), una investigadora despiadada que trabaja para las fuerzas de inteligencia de España, que hará todo lo posible por capturar al Profesor y su banda. Para llamar la atención y crear un poco de caos, nuestros amigos se volverán a calzarse el mono rojo e intentarán robar el oro que se encuentra protegido en el Banco de España, en Madrid. Después de las bajas ocurridas en la anterior temporada, necesitan nuevos elementos, por lo que se unirán al equipo: Palermo (Rodrigo de la Serna), un nuevo personaje LGTBI en la serie junto a Helsinki, aunque resulta bastante misógino con sus compañeras, será el líder dentro del Banco de España. Luka Peros (Marsella), es la persona que se encarga de la logística y Hovik Keuchkerian (Bogotá), en el equipo de especialistas.

Esta serie, nos ofrece una segunda vuelta a la historia, resultando un producto renovado, con mucha acción y unos giros inesperados. Como ya es costumbre, en la trama podemos ver el empoderamiento femenino, donde los personajes de Tokio, Nairobi, Lisboa, Estocolmo y la inspectora Sierra llevan las riendas de la historia. Tras haber visto los ocho episodios que conforman la tercera temporada de La casa de papel, ha vuelto por la puerta grande, por lo que tenemos renovación para una cuarta parte, que se espera para finales de 2019, a más tardar, enero de 2020. En espera de la fecha concreta.

El Profesor (Álvaro Morte), un personaje clave en La casa de papel

Lo que más disfrutamos con La casa de papel, es de la buena historia, la empatía hacia nuestros delincuentes favoritos, con los momentos de suspense y acción, además de la buena química que hay entre los actores y actrices, agregando naturalidad a sus personajes.

La tercera temporada de La Casa de Papel, está disponible en Netflix, desde el 19 de julio.

‘Stranger Things’: El Upside Down ya está en Hawkins

‘The Umbrella Academy’: los superhéroes tienen problemas familiares

Nueva serie de superhéroes basada en un cómic para Netflix, 'The Umbrella Academy'. Siguiendo la época dorada de las series de superhéroes, Netflix amplía su oferta y ahora nos ofrece un producto algo diferente, aunque basado en unos exitosos cómics. ¿Y cuál es su fórmula secreta? Superhéroes más fin del mundo, más familia desestructurada, igual a The Umbrella AcademyEsta serie, escrita por Jeremy Slater (El exorcista) y con Steve Blackman (Fargo, Altered Carbon) como productor ejecutivo, se centra en los miembros de la caótica familia Hargreeves. También conocida como la Academia de la sombrilla.

La historia nos cuenta, que tras la misteriosa muerte del padre, Sir Reginald Hargreeves, también llamado Monocle, los siete superhéroes de la familia deberán reunirse para esclarecer lo sucedido. Por un lado, vemos que los siete chicos, no tienen nombre, ya que para Sir Reginald era algo problemático, así que les asignó un número. Así que, tenemos a: Número Uno, Luther Hargreeves (Space Boy) con superfuerza y que reside en la luna; Número Dos, Diego Hargreeves (The Kraken) es un boxeador y protector y muy habilidoso con las armas; Número Tres, Allison Hargreeves (The Rumor) que consigue dominar tu pensamientos; Número Cuatro, Klaus Hargreeves (Sesance) un psíquico con capacidad de levitar y que logra comunicarse con los muertos; Número Cinco, un misterio a resolver ; Número Seis, Ben Hargreeves (The Horror) el personaje ya ha fallecido, nada más empezar la serie, pero lograr liberar monstruos bajo su piel y Número Siete (The White Violin) Vanya, una violinista prodigiosa.

Imagen del cómic de 'The Umbrella Academy'

Esta nueva serie de Netflix, nos ofrece una muy buena experiencia para el disfrute de los fans de las novelas gráficas de superhéroes, pero en esta ocasión, con toques dramáticos. The Umbrella Academy nos muestra la fragilidad de la familia y cómo, ante el más mínimo incidente, todo se puede resquebrajar, poniendo a prueba su cohesión.

Según los episodios que he visto, he disfrutado muchísimo y creo que logra el punto de acción pura, humor negro junto al drama mas desgarrador. Lo que más me ha gustado de la serie han sido los personajes y sus némesis y, sobre todo, destacar las escenas de lucha, que sobresalen a otras series del mismo género. Estoy con ganas de ver el resto de la temporada.

The Umbrella Academy ya está disponible en Netflix

‘The Good Place’: nunca el mas allá fue tan divertido

Una de las comedias más exitosas de las networks americanas, 'The Good Place'

¡Hola chicos! Hoy hablaremos de una serie, en la que la muerte y la «otra vida» es una excusa para mostrar que lo que nos depara cruzando el umbral, no tiene por que ser negativo. Estamos hablando de la serie The Good Place, que consta de tres temporadas, cuya tercera ha terminado recientemente y que ha sido renovada para una cuarta, es emitida por la NBC en Estados Unidos, en el resto del mundo, a través de Netflix.

Por un lado, tenemos a: Eleanor (Kristen Bell), una chica bastante mentirosa que se aprovecha de la gente y que al morir, aparece en el cielo o el «lado bueno». Pero ahora tiene a su alma gemela, Chidi (William Jackson Harper), un profesor de ética, muy indeciso, otro compañero de aventura es Michael (Ted Danson), su consejero y mentor que le ayudará en su nueva vida y por supuesto, Janet, una inteligencia artificial (D’Arcy Carden). También, tenemos a Tajani (Jameela Jamil) una filantropa y un pelín estirada, que quiere destacar por encima de cualquier otra cosa y Jason Mendoza (Manny Jacinto), en principio, como un monje budista, pero luego, se muestra algo diferente.

El reparto de 'TheGood Place' está encabezado por Kristen Bell y Ted Danson

 

Una de las cosas que más me ha gustado de la serie es que todos los personajes tienen su importancia y sus escenas de lucimiento. Además, todos los personajes tiene evolución a lo largo de la temporada, aunque en algunos sea menos evidente que en otros. He de comentar que la serie tiene capítulos de 25 minutos, de rápido consumo y la originalidad, en cada temporada, es algo a revindicar.

Un punto a favor que me gustaría resaltar es la forma que tiene el director y escritor Michael Schur, creador de magníficas series como Parks and Recreations, es la forma de interpretar el cielo y el infierno. Ya que, por un lado, vemos el cielo, un barrio residencial modélico, en el que las cosas están hechas a la medida de sus habitantes, se parece a Rodeo Drive, pero menos ostentoso. Vemos como son las oficinas del cielo, que lucen como una sala de espera de un médico. También me gustaría comentar, que para viajar de una parte a otra, utilizan un tren a vapor. En el lado malo o infierno, podemos ver la ostentación, el lujo y la hipocresía, todo con mala leche, para que las almas atormentadas, sufran. Lo que sí me ha llamado la atención es que en ningún momento vemos a niños o adolescentes, algo que declaró Michael Schur en una entrevista, en la que comentó que no quería ver sufrir a niños ni que la gente lo pasará mal viéndolo.

En The Good Place, vemos la falta de comunicación, la posibilidad de las segundas oportunidades y, a pesar de que las cosas te vengan de cara y no sepas que hacer, sigue, al final triunfarás, si eres persistente. Para ser honesto, la serie tiene altibajos, ya que hay algunos capítulos mejores que otros pero en resumen, las historias consiguen arrancarte una sonrisa e incluso alguna lágrima.

Todas las temporadas de The Good Place están disponibles en Netflix.