Portada » Netflix

Etiqueta: Netflix

‘La casa de papel’: La Banda ‘Dalí’ ataca de nuevo

La casa de papel ha vuelto con su tercera parte (o temporada) en Netflix)

Hoy hablaremos de una serie de atracos, traiciones, mujeres empoderadas y mucha adrenalina. Sí, por supuesto, La casa de papel, en su tercera temporada, ha resultado ser uno de los mayores éxitos de Netflix.

Entre el plantel de actores y actrices, que repiten, podemos destacar a: Miguel Herrán (Rio), Úrsula Corberó (Tokio), Esther Acebo (Mónica Gaztambide/Estocolmo), Alba Flores (Nairobi), Itziar Ituño (Raquel Murillo/Lisboa), Enrique Arce (Arturo Román), Kiti Manver (Marivi), Álvaro Morte (El Profesor), Darko Peric (Helsinki), Fernando Soto (Ángel) y Juan Fernández (Coronel Prieto) entre otros. Y, según los hechos ocurridos en la temporada 2, en versión flashback recordamos a Pedro Alonso (Berlín) y Paco Tous (Moscú).

Úrsula Corberó (Tokio) y Miguel Herrán (Río), en la tercera temporada de La casa de papel

La serie, que tuvo una temporada de dos partes estrenadas en Antena 3 y ahora pasó a Netflix, para realizar la exitosa tercera parte, superando todas las expectativas. Ha logrado que sea un fenómeno mundial y que en solo cuatro días siguientes a su estreno del 19 de julio, lograra los 40 millones de reproducciones en la plataforma de streaming.

Este thriller, creado por Alex Pina, nos cuenta la vida de un grupo de ladrones, para esta tercera parte, tienen que volver de su retiro, donde estaban viviendo a cuerpo de rey, gracias al botín logrado en el robo a la Casa de Moneda y Timbre, pero en esta ocasión se enfrentarán a un problema. Río (Miguel Herrán) ha desaparecido, se sospecha que ha sido interceptado por la Interpol y que está en algún lugar, siendo interrogado y posiblemente, torturado. Aquí es donde aparece un nuevo personaje, la inspectora Sierra (Nawja Nimri), una investigadora despiadada que trabaja para las fuerzas de inteligencia de España, que hará todo lo posible por capturar al Profesor y su banda. Para llamar la atención y crear un poco de caos, nuestros amigos se volverán a calzarse el mono rojo e intentarán robar el oro que se encuentra protegido en el Banco de España, en Madrid. Después de las bajas ocurridas en la anterior temporada, necesitan nuevos elementos, por lo que se unirán al equipo: Palermo (Rodrigo de la Serna), un nuevo personaje LGTBI en la serie junto a Helsinki, aunque resulta bastante misógino con sus compañeras, será el líder dentro del Banco de España. Luka Peros (Marsella), es la persona que se encarga de la logística y Hovik Keuchkerian (Bogotá), en el equipo de especialistas.

Esta serie, nos ofrece una segunda vuelta a la historia, resultando un producto renovado, con mucha acción y unos giros inesperados. Como ya es costumbre, en la trama podemos ver el empoderamiento femenino, donde los personajes de Tokio, Nairobi, Lisboa, Estocolmo y la inspectora Sierra llevan las riendas de la historia. Tras haber visto los ocho episodios que conforman la tercera temporada de La casa de papel, ha vuelto por la puerta grande, por lo que tenemos renovación para una cuarta parte, que se espera para finales de 2019, a más tardar, enero de 2020. En espera de la fecha concreta.

El Profesor (Álvaro Morte), un personaje clave en La casa de papel

Lo que más disfrutamos con La casa de papel, es de la buena historia, la empatía hacia nuestros delincuentes favoritos, con los momentos de suspense y acción, además de la buena química que hay entre los actores y actrices, agregando naturalidad a sus personajes.

La tercera temporada de La Casa de Papel, está disponible en Netflix, desde el 19 de julio.

‘Stranger Things’: El Upside Down ya está en Hawkins

‘The Umbrella Academy’: los superhéroes tienen problemas familiares

Nueva serie de superhéroes basada en un cómic para Netflix, 'The Umbrella Academy'. Siguiendo la época dorada de las series de superhéroes, Netflix amplía su oferta y ahora nos ofrece un producto algo diferente, aunque basado en unos exitosos cómics. ¿Y cuál es su fórmula secreta? Superhéroes más fin del mundo, más familia desestructurada, igual a The Umbrella AcademyEsta serie, escrita por Jeremy Slater (El exorcista) y con Steve Blackman (Fargo, Altered Carbon) como productor ejecutivo, se centra en los miembros de la caótica familia Hargreeves. También conocida como la Academia de la sombrilla.

La historia nos cuenta, que tras la misteriosa muerte del padre, Sir Reginald Hargreeves, también llamado Monocle, los siete superhéroes de la familia deberán reunirse para esclarecer lo sucedido. Por un lado, vemos que los siete chicos, no tienen nombre, ya que para Sir Reginald era algo problemático, así que les asignó un número. Así que, tenemos a: Número Uno, Luther Hargreeves (Space Boy) con superfuerza y que reside en la luna; Número Dos, Diego Hargreeves (The Kraken) es un boxeador y protector y muy habilidoso con las armas; Número Tres, Allison Hargreeves (The Rumor) que consigue dominar tu pensamientos; Número Cuatro, Klaus Hargreeves (Sesance) un psíquico con capacidad de levitar y que logra comunicarse con los muertos; Número Cinco, un misterio a resolver ; Número Seis, Ben Hargreeves (The Horror) el personaje ya ha fallecido, nada más empezar la serie, pero lograr liberar monstruos bajo su piel y Número Siete (The White Violin) Vanya, una violinista prodigiosa.

Imagen del cómic de 'The Umbrella Academy'

Esta nueva serie de Netflix, nos ofrece una muy buena experiencia para el disfrute de los fans de las novelas gráficas de superhéroes, pero en esta ocasión, con toques dramáticos. The Umbrella Academy nos muestra la fragilidad de la familia y cómo, ante el más mínimo incidente, todo se puede resquebrajar, poniendo a prueba su cohesión.

Según los episodios que he visto, he disfrutado muchísimo y creo que logra el punto de acción pura, humor negro junto al drama mas desgarrador. Lo que más me ha gustado de la serie han sido los personajes y sus némesis y, sobre todo, destacar las escenas de lucha, que sobresalen a otras series del mismo género. Estoy con ganas de ver el resto de la temporada.

The Umbrella Academy ya está disponible en Netflix

‘The Good Place’: nunca el mas allá fue tan divertido

Una de las comedias más exitosas de las networks americanas, 'The Good Place'

¡Hola chicos! Hoy hablaremos de una serie, en la que la muerte y la «otra vida» es una excusa para mostrar que lo que nos depara cruzando el umbral, no tiene por que ser negativo. Estamos hablando de la serie The Good Place, que consta de tres temporadas, cuya tercera ha terminado recientemente y que ha sido renovada para una cuarta, es emitida por la NBC en Estados Unidos, en el resto del mundo, a través de Netflix.

Por un lado, tenemos a: Eleanor (Kristen Bell), una chica bastante mentirosa que se aprovecha de la gente y que al morir, aparece en el cielo o el «lado bueno». Pero ahora tiene a su alma gemela, Chidi (William Jackson Harper), un profesor de ética, muy indeciso, otro compañero de aventura es Michael (Ted Danson), su consejero y mentor que le ayudará en su nueva vida y por supuesto, Janet, una inteligencia artificial (D’Arcy Carden). También, tenemos a Tajani (Jameela Jamil) una filantropa y un pelín estirada, que quiere destacar por encima de cualquier otra cosa y Jason Mendoza (Manny Jacinto), en principio, como un monje budista, pero luego, se muestra algo diferente.

El reparto de 'TheGood Place' está encabezado por Kristen Bell y Ted Danson

 

Una de las cosas que más me ha gustado de la serie es que todos los personajes tienen su importancia y sus escenas de lucimiento. Además, todos los personajes tiene evolución a lo largo de la temporada, aunque en algunos sea menos evidente que en otros. He de comentar que la serie tiene capítulos de 25 minutos, de rápido consumo y la originalidad, en cada temporada, es algo a revindicar.

Un punto a favor que me gustaría resaltar es la forma que tiene el director y escritor Michael Schur, creador de magníficas series como Parks and Recreations, es la forma de interpretar el cielo y el infierno. Ya que, por un lado, vemos el cielo, un barrio residencial modélico, en el que las cosas están hechas a la medida de sus habitantes, se parece a Rodeo Drive, pero menos ostentoso. Vemos como son las oficinas del cielo, que lucen como una sala de espera de un médico. También me gustaría comentar, que para viajar de una parte a otra, utilizan un tren a vapor. En el lado malo o infierno, podemos ver la ostentación, el lujo y la hipocresía, todo con mala leche, para que las almas atormentadas, sufran. Lo que sí me ha llamado la atención es que en ningún momento vemos a niños o adolescentes, algo que declaró Michael Schur en una entrevista, en la que comentó que no quería ver sufrir a niños ni que la gente lo pasará mal viéndolo.

En The Good Place, vemos la falta de comunicación, la posibilidad de las segundas oportunidades y, a pesar de que las cosas te vengan de cara y no sepas que hacer, sigue, al final triunfarás, si eres persistente. Para ser honesto, la serie tiene altibajos, ya que hay algunos capítulos mejores que otros pero en resumen, las historias consiguen arrancarte una sonrisa e incluso alguna lágrima.

Todas las temporadas de The Good Place están disponibles en Netflix.

‘Sex Education’: El sexo como tabú en tiempos de milenials

Sex Education, la nueva serie de Netflix que explora la sexualidad

¡Hola chicos! Hoy hablaremos de una serie, en la que los problemas sexuales de los adolescentes son una excusa para mostrar las miserias e inseguridades del ser humano. Estamos hablando de la serie Sex Education. La primera temporada consta de ocho episodios, de cincuenta minutos cada uno, escrita y dirigida por Laurie Nunn, que transcurre en un instituto llamado Moordale, en Inglaterra.

Por un lado tenemos a: Otis Melbourne (Asa Butterfield), un nerd introvertido, que vive con su madre (interpretada magistralmente por Gillian Anderson) terapeuta sexual. Otis, un día, imparte consejos a sus compañeros del instituto, convirtiéndose en gurú sexual, a cambio de dinero. Entre los personajes, podemos destacar a su socia de la clínica sexual, Maeve (Emma Mackey) y a su mejor amigo Eric (Ncuti Gatwa), gay con un estilo y forma de pensar muy peculiar.

Una de las cosas que más me ha gustado de la serie, es que todos los personajes tienen su importancia y sus escenas de lucimiento. Además, todos los personajes tiene evolución a lo largo de la serie, aunque en algunos sea menos evidente, que en otros. Partiendo de que, se juega con los estereotipos de las series y películas clásicas de instituto. Respecto al desarrollo de la trama, a mí, me ha gustado mucho, ya que refleja como es la sociedad actual y en particular, como son los adolescentes con los rumores y chismorreos pero ahora con las redes sociales. Y, por supuesto, al igual que a muchos espectadores, el final de temporada nos dejó descolocados, porque nuestras preferencias iban por un camino distinto.

Asa Butterfield y Emma Mackey, protagonistas de Sex Education

En Sex Education, vemos la falta de comunicación entre padre e hijos, el sexo como algo imprescindible, además del bullying, homofobia y el intento de encajar en una sociedad exigente, que te devora y luego te margina. Durante toda la serie, he disfrutado muchísimo, ya que, a partir de un tema tan tabú, como el sexo, vemos la miserias de la sociedad actual, porque como nos ha enseñado Otis, los problemas sexuales es algo holístico y no sólo se concentra en los genitales, sino en todos los aspectos de la relación, siendo más emocional que físico. Y cuando logramos ese punto zen, podemos flotar, literalmente.

A partir de aquí puede haber algún spoiler, sigue leyendo bajo tu responsabilidad

Desde mi punto de vista, recién visto el episodio final, no entendí muy bien el cierre que tiene la relación de Otis-Maeve, ya que, yo sí quería verles juntos. Al paso de las horas, analizando la situación, Maeve odiaba a Otis por vender información a Jackson, para que lograra conquistarla, para ella era una traición, y por eso, que al final termine con Maeve, no tiene sentido. Además, Otis y Ola les queda un camino de descubrimiento de la sexualidad y el primer amor, juntos, aún mejor. Pero los fans de la serie, entre los que me incluyo, queremos ver más desarrollo y no ver un final «pastelón» y que todo sea muy «final feliz». Acepto lo que venga, estoy de acuerdo con el final, pero… ¡Necesito más! ¡Quiero la segunda temporada ya!

 

Sex Educatión estará desde el día 11 de Enero en  Netflix.

‘Black Mirror: Bandersnatch’ Volviendo a los 80’s

Black Mirror: Bandersnatch

¡Hola chicos! Hoy hablaremos del esperado regreso, de la serie que nos ha hecho reflexionar acerca del uso de la tecnología y que ahora tengamos cierta repulsión a ésta. Estamos hablando de: Blackmirror Bandersnatch.

El episodio/película de 1 hora y 35 minutos, es escrita por el creador de la serie, Charlie Brooker y dirigida por David Slade, como novedad en Netflix, que nos muestra, a través de un diseño interactivo, la toma de decisiones sobre la trama de la historia y que a modo de prueba y error, podemos encontrar un mejor final a la rutina del personaje principal.

Por un lado tenemos a: Stefan (Fion whitehead), un joven programador de videojuegos, que tiene un proyecto basado en su libro favorito, que es del formato «diseña tu propia historia»; pero su mente jugará en su contra, para completar esa obra maestra en que desea convertir su videojuego. Como contrapunto, tenemos a Colin Ritman, un famoso diseñador y genio de la industria y referente de Stefan. Colin es una persona pasada de vueltas, que utiliza las drogas para evadirse de la vida que lleva; además tiene pareja y un hijo pequeño.

Tambien, veremos al director de la empresa que le exige resultados, aunque le da total libertad de creación a Stefan. Otro personaje es Peter Butler, el padre de Stefan, una persona que sobreproteje por un sentimiento de culpa, ya que tras la muerte de su mujer, en un accidente de tren, la vida de ambos no ha sido la misma y sobre todo con consecuencias traumáticas para su hijo. También, tenemos a una psiquiatra, la Dra. Haynes, que intenta ayudar a Stefan a superar los traumas y reconducir su vida.

 

El equipo de Black Mirror Bandersnatch

En la serie, vemos la falta de comunicación familiar y el aislamiento de la persona, que con la ingesta de drogas y la obsesión por el trabajo, solo le lleva a un abismo de estrés y violencia.

Fion Whitehead, como Stefan Butler, borda el papel de chico atormentado, que no logra superar la muerte de su madre y obsesivo por detalles que rayan en la conspiración y paranoia. Los demás personajes, actúan como títeres de la rutina, de lo que debe hacer o no Stefan, en cada momento y con cada decisión.

Durante toda la serie, he disfrutado muchísimo la experiencia interactiva, ya que me recuerda a los libros, que yo leía en mi época más juvenil, los de «elige tu propia aventura», donde la toma de decisiones, era crucial para el éxito o fracaso de nuestra misión.

Related image
Elige tu Propia Aventura

La historia de Stefan, nos muestra, cómo cada toma de decisiones, marcará su futuro y por supuesto, que las decisiones, siempre serán necesarias e inevitables, pero lo interesante es la manera en que las realiza, sus reacciones desproporcionadas, violentas y sádicas.

Black Mirror: Bandersnatch estará desde el día 28 de diciembre en Movistar+ y Netflix.

‘Super Drags’: El ‘Lip Sync’ y los superheroes ‘drag’ llega a Netflix

Super Drags. la nueva serie de animación brasileña de Netflix

¡Hola chicos! Hoy sacamos las lentejuelas y la boa de plumas, porque traemos una sorpresa, ya que, por primera vez en Netlix, hay una serie de animación con mucho glamour y purpurina: Super Drags.

La mini serie, de origen brasileño, ha sido escrita y dirigida por Anderson Mahanski, Fernando Mendonça y Paulo Lescaut. Tiene cinco episodios, y de una forma irreverente y paródica, nos cuenta la rutina de tres empleados en una tienda, esto de día, pero por las noches se transforman. Se ponen las mallas de superhéroe y los zapatos de plataforma, para salvar al mundo de las injusticias y, por supuesto, ayudar a la comunidad LGTBI, para que sean respetados y se les trate como iguales.

Entre los tres protagonistas, vemos  diferentes personalidades, dentro del mundo LGTBI; ya que, por un lado tenemos a: Patrick, como Lady Chifron, la lider del grupo, una chica pobre, maternal, protectora y muy honorable, pero que está acomplejada con su físico. El segundo personaje, tenemos a Ralph, como Safira, una drag con influencia del anime o manga Otaku, es la más ingenua; debemos aclarar que Safira, sufre una problema con su padre, ya que no le acepta que sea gay, llegándolo a echar de casa . Por último, tenemos a Donizete como Scarlett Carmesí, la más fiera de las tres, con carácter y no se doblega ante nadie y que busca un hombre con temperamento.

Me gustaría destacar a Lady Goldiva, personaje que se ha basado en la drag queen brasileña, Pablo Vittar. En la serie, es una diva, que como Cher, tiene a toda la comunidad a sus pies; es un símbolo de referencia para todos y todas. Otro personaje muy importante es Vedette Champagne, interpretada por la también drag queen brasileña, Silvetti Montilla, es la jefa de las Super Drags.

'Super Drags' nos presentan a unas heroínas que luchan por los derechos LGTBI

Entre las aventuras de nuestras heroínas, tenemos la lucha contra Lady Elza, una drag venida a menos, que odia a Lady Goldiva y que quiere ocupar su lugar, apropiándose de su reconocimiento y fama. Como curiosidad, en la versión americana, las voces en inglés, son de famosas drag queens, como: Trixie Mattel, Ginger Ginj y Shangela Laquifa, provenientes del reality Rupaul’s Drag Race.

Con los cinco episodios, he disfrutado muchísimo y creo que logra un punto desenfadado y canalla, sin ser ofensivo. Nos muestra cómo hay que luchar por una defensa de nuestros derechos, que sabemos que hay gente que no está de acuerdo y que intentará marginar a las personas por su orientación sexual, que los prejuicios son por cosas que desconocen. Tengo que decir que la serie es arriesgada y con dobles mensajes, pero tiene un consumo rápido y es muy disfrutable.

Super Drags está completa desde el 9 de noviembre en Netflix.

¿’Manhunt’ o ‘Mindhunter’? A la caza del asesino

Parte de la unidad entrevistando a un asesino en la carcel

Dos series que para los que no hayan tenido el placer de verlas aun, les puedan parecer casi iguales (por el nombre imagino), ya que en ambas se caza a un asesino de una forma u otra, pero nada mas lejos de la realidad. En esta entrada vamos a repasar las dos producciones y a destacar algunos aspectos importantes de ambas. (CONTIENE SPOILERS).

Mindhunter

Empezamos con Mindhunter, por la que a mi parecer es la serie con mas calidad de las dos. Una serie original de Netflix ambientada en Estados Unidos a finales de los años 70 y tiene como protagonista a Holden Ford caracterizado por Jonathan Groff (Glee), un agente del FBI que empieza a fantasear con la idea de porque un asesino hace lo que hace y por qué lo hace, algo en lo que por aquel entonces nadie pensaba.

Decide proponer a sus superiores la creación de una unidad dentro de la agencia para analizar la conducta, que investigue el porqué de esos asesinatos. Empieza a sonar con fuerza el termino ‘asesino en serie’.

La unidad de análisis de conducta al completo

Con la ayuda de su compañero Bill Tench protagonizado por Holt McCallany (Héroes) y Anna Torv (Fringe) en el papel de la profesora Wendy Carr en la unidad empiezan a dar una serie de charlas sobre el análisis de la conducta en diversas comisarias alrededor de todo el país, descubriendo también múltiples casos de asesinos que al parecer matan de manera sistemática más de una vez.

¡Oye! ¿Y por qué no empezamos a entrevistar a asesinos ya encarcelados?

Entre los mas destacados está Edmund Kemper, un conocido asesino en serie de la década de los 70 también conocido como El Asesino de las Colegialas. Un asesino que se cobró nada mas y nada menos que diez victimas entre 1972 y 1973, un hueso duro de roer para Holden que lo pasa realmente mal para empatizar con él, para obtener información para ejecutar un arresto. Todo trabajo da sus frutos.

El asesino Edmund Kemper

Tras una breve investigación, puedo constatar que la mente del personaje de Holden Ford muestra síntomas sociópatas, algo que puede ser debido a las horas y a los días que Holden pasa en prisión entrevistando a los asesinos mas feroces de América.

Manhunt: Unabomber

Como segundo plato no está nada mal. Manhunt: Unabomber, producida por Discovery Channel narra la historia de la investigación y arresto del asesino en serie Theodore Kaczynski ‘Ted’ interpretado por Paul Bettany (Legión), también conocido como Unabomber, que enviaba cartas bomba a diferentes objetivos promoviendo su análisis de la sociedad moderna tecnológica, un manifiesto en el que se muestra un terrible miedo a la evolución tecnológica de la sociedad. Esta serie, a diferencia de Mindhunter, está ambientada entre los años 80 y 90.

Como personaje principal tenemos a James Fitzgerald ‘Fitz’, interpretado por Sam Worthington (Avatar), un reputado agente del FBI experto en análisis de la conducta, que centra su atención en el asesino en serie Unabomber, para dar con él y arrestarlo.

Fitz con Unabomber, el asesino de las cartas

A su vez también narra la vida del asesino lanzando flashbacks al pasado, en los que mandaba sus bombas y rehuía de las autoridades, hasta tal punto en el que ‘Fitz’ empieza a obsesionarse y a anteponer la caza del asesino a su vida profesional y personal.

Entonces, ¿Cual?

Las dos series son muy buenas, tienen una calidad excepcional, el cuidado de cada detalle, la dirección y los guiones basados en las historias reales son casi perfectos y la ambientación es maravillosa, un diez a cada serie.

Si aún no has visto ninguna de estas dos producciones, recomiendo basándome en la cronología que empieces por Mindhunter, cuando aun no existía la mentalidad de estudiar a los asesinos para cazarlos.

El asesino 'Ted' Kaczynski en su juicio

Sobre Mindhunter se espera una segunda temporada que podría ver la luz durante el próximo 2019. Manhunt sin embargo, aunque tiene buenos planes para las siguientes temporadas, aun no ha encontrado una cadena donde emitir por lo que su renovación queda completamente en el aire. Veremos que pasa.

‘Élite’, la internacionalización y la identidad cultural de nuestras series

'Élite' ha sido el gran bombazo español tras 'La Casa de Papel'.

A estas alturas ya no nos quedan dudas de que Élite ha sido uno de los éxitos más importantes del otoño seriéfilo mundial. Los españoles, cainitas como ningún país en el mundo, siempre lanzamos piedras contra nuestra ficción, pero resulta que nuestras series y películas gustan a nivel global. Netflix se ha dado cuenta de ello, pues los datos que tienen deben revelarlo así, y no creo que sea simplemente algo puntual como La casa de Papel, debe ser algo generalizado. Entonces la pregunta es, ¿hacemos buena ficción o hemos aprendido a internacionalizar nuestros productos audiovisuales para que trasciendan más allá del mundo hispanohablante?

Internacionalización

Sabemos que Netflix suele dar a los creadores mucha libertad a la hora de escribir y rodar sus obras para la plataforma, sobre todo en el caso de grandes showrunners. Pero no me creo que en casos como el de Élite, no revise o supervise nada de lo que se está haciendo. Debe haber alguien encargado de que la serie, en este caso, contenga todos los ingredientes para que sea exportable, de la misma forma que los productos americanos. O puede que los productores ejecutivos hayan aprendido todas esas técnicas, que también es posible, porque son unos creadores de productos para adolescentes de eficacia probada.

Kiernan Shipka protagoniza 'Las escalofriantes aventuras de Sabrina'.

En el caso de Élite, el tratamiento de temas universales está presente, como la homosexualidad, la opresión de los ricos hacia los pobres, la religión, etc. Algo que parece estar estandarizado en toda ficción producida por Netflix, como ejemplo muy reciente véase Las escalofriantes aventuras de Sabrina, donde también tenemos representación de todos los colectivos. Y eso es bueno, no me quejo. Pero también ganchos como el asesinato, o la narrativa al estilo Big Little Lies (que tampoco la inventó la serie de HBO, pero es el referente más cercano que tenemos). También las taquillas, el conducir a los dieciséis y la sensación de que aunque los pobres sean pobres, no lo son lo suficiente.

Industria vs. identidad cultural

Las manifestaciones artísticas y productos de entretenimiento son hijos de su tiempo y de su contexto, por tanto son cultura. Si un historiador se pone a ver cine clásico español, o americano, tiene una prueba fehaciente del tiempo en que están hechas, un objeto de estudio. Es por eso que si globalizamos las series, podemos perder identidad cultural. Si analizamos un poco Élite, hay pocos rasgos definitorios propiamente españoles, como por ejemplo la corrupción y las constructoras y lo que les rodea. Pero se quedan en pinceladas que dan muy poco trasfondo, podría ocurrir en cualquier país.

En cambio, esta internacionalización de nuestras series no hace sino desarrollar nuestra industria audiovisual en un momento en el que las plataformas y cadenas han aumentado significativamente su inversión en este tipo de productos audiovisuales. Y eso es bueno, maravilloso para la economía del país, para valorar a los guionistas y actores como se merecen, puesto que muchos de ellos estaban en el paro o cobrando salarios muy por debajo de su valía. Y por supuesto no tiene nada de malo que salgamos reforzados de este boom global de ficción.

'La casa de papel', una de las series más exitosas de Netflix

Entonces mi conclusión es que sí, vamos a producir muchas series en los próximos años que bien podría ser holandesas, británicas o americanas, pero eso repercutirá en la industria, además de que nuestros profesionales estarán mejor formados y recibirán mejores ofertas para dirigir o escribir ficciones a nivel internacional. Ya tenemos a alguno por allí pero podremos tener más. Y lo mejor de todo, la identidad cultural seguirá a salvo, porque no todo lo que se produzca será de consumo masivo y rápido, sino que también conseguiremos colar productos más artísticos como los que hace Movistar+ o los que puedan hacer en un futuro Amazon o HBO, que ya tienen series en producción. Y cuya vocación es priorizar la calidad a la cantidad. Por tanto, vaticino que todo esto será positivo y deberíamos estar contentos por ello.

‘Las escalofriantes aventuras de Sabrina’: la bruja adolescente milenial

En esta versión, se nos cuenta la vida de Sabrina Spellman, una niña «mestiza», mitad mortal, mitad bruja, a punto de cumplir 16 años. Sabrina vive con sus tías Hilda y Zelda y con su primo, que son dueños de una funeraria. Ella va al colegio de Baxter High, en la que tiene una relación con Harvey. Su vida es la de cualquier adolescente, solo que tendrá que lidiar con el mismísimo demonio para proteger a su familia ¿Lo conseguirá?. Ahora, tenemos a una nueva Sabrina, totalmente alejada de la versión anterior, muy cómica y para mí, la verdad, olvidable. En la serie, vemos a una chica con conflictos propios de su edad, que disfruta de una preciosa historia de amor con Harvey Kinkle (Ross Lynch). Esta Sabrina, madura y empoderada, está orgullosa de lo que es, una mujer. En la serie tenemos la vida familiar de Sabrina: Zelda (Miranda Otto), regia y distante, Hilda Spellman (Lucy Davis) amable y un poco ingenua (o eso creemos), por último tenemos a Ambross (Chance Perdomo), el primo, que también vive en la Casa Spellman, trabaja como embalsamador en la funeraria. Ambross, es la persona que siempre ayuda a Sabrina, aunque tiene un lado morboso y travieso. Kiernan Shipka protagoniza 'Las escalofriantes aventuras de Sabrina'. Entre el elenco adolescente de Baxter High, tenemos a Rosalind Walker (Jaz Sinclair) y Susie Putnam (Lachlan Watson). Rosalind es la chica atrevida y honesta, además de ser la mejor amiga de Sabrina. También tenemos a Susie, chica tímida, que sufre bullying y fundadora del club WICCA. En el lado oscuro, formado por el Padre Blackwood (Richard Coole) Sumo Sacerdote de la Iglesia de la Noche y decano de la Artes Oscuras y las «tres Hermanas Extrañas», un trío de brujas adolescentes, que odian a Sabrina por ser medio mortal.

Esta nueva serie de Netflix, nos ofrece un muy buen producto para los adolescentes y para la gente que quiera disfrutar de una serie de terror y magia. Las Escalofriantes Aventuras de Sabrina nos muestra lo difícil que resulta compaginar la etapa juvenil con el descubrimiento de las artes mágicas.

Según los primeros episodios vistos, he disfrutado muchísimo y creo que logra el punto terrorífico con una historia de brujas, demonios, espíritus y de tíos buenorros. Lo que más me ha encantado es la familia Spellman y mi parte favorita cuando Sabrina conoce a Salem. Estamos con ganas de ver el resto de la temporada.

Me gustaría destacar la cabecera: escalofriante pero con morbo, con un estilo de novela gráfica, nos presentan a los personajes acompañado de una musica muy inquietante, pero no desagradable. En fin, que nos dan ganas de seguir disfrutando de su «opening», uno de los grandes aciertos, tan evidente el toque adolescente que le ha otorgado el también creador del éxito de Riverdale.

Las Escalofriantes Aventuras de Sabrina está disponible desde hoy 26 de octubre en Netflix.