Portada » Filmin

Etiqueta: Filmin

‘Home Ground’, el fútbol según los noruegos

'Home Ground' o 'Heimebane', la serie noruega sobre una mujer en el mundo del fútbol masculino

Hace más de un año desde que se empezaron a oír maravillas sobre una serie noruega llamada Heimebane. Teniendo en cuenta que los nórdicos destacan sobre todo en el género que han hecho suyo, el nordic noir, jamás habría pensado que se trataba de una serie sobre el mundo del fútbol profesional. Pues sí que lo es, y de las buenas, puro fútbol. Pero antes de que los no futboleros paren de leer, os diré que cualquiera puede disfrutar de Home Ground (así se ha llamado para su distribución internacional) porque lo tiene todo. Os cuento de qué va.

Un equipo de fútbol de una pequeña localidad acaba de ascender a la primera división noruega. Mientras prepara la temporada, el entrenador sufre un ataque y tiene que ser sustituido. El director deportivo tiene un sustituto apalabrado, una vieja gloria en el ocaso de su carrera que sería entrenador-jugador. Durante una entrevista en televisión, dicho director deportivo se fija en la entrenadora de un equipo puntero femenino y queda prendado por sus ideas futbolísticas. Le hace una oferta y se hace cargo del equipo, con todos los problemas que conlleva. Primero, ser mujer, y segundo, haber roto el compromiso que tenían con Michael, el personaje interpretado por el ex futbolista John Carew, que no lo hace nada mal.

Home Ground es una historia sobre la superación personal de una mujer ambiciosa que ve cumplido su sueño de ser la primera que llega a dirigir a un equipo masculino de élite. Helena (Anne Dahl Torp) tendrá que lidiar con el machismo imperante en el fútbol, la presión a la que normalmente se somete a los entrenadores y su vida familiar. Pero también mucho más que eso. La crisis de los cuarenta de Michael, los sueños rotos, la presión paternal. Todo ello concentrado en un guión simple, sin florituras, pero que logra contar todo esto sin estridencias. Y en el que hay espacio para toda la emoción del propio fútbol.

Ane Dahl Torp y John Carew encabezan el reparto de 'Home Ground' ('Heimebane')

No sólo Helena y Michael tienen protagonismo. También tenemos secundarios con grandes papeles como Adrian, una joven promesa al que la ansiedad no le permite ni llevar puesta la camiseta, o Camilla, la hija de Helena que tiene que mudarse con ella allá donde va. O Espen, el director deportivo del equipo, encargado de comerse todos los marrones. Incluso contamos con la presencia de algunos aficionados, e incluso esposas de futbolistas. Todo con un nivel de realismo sorprendente.

Como persona futbolera y seriéfila, siempre he pensado que en una serie de fútbol como algo que me gustaría ver, pero que a la vez sería muy difícil de hacer, al menos con un mínimo realismo para que resulte creíble. Home Ground lo consigue con tal simpleza que cuesta creer que nadie lo hubiera intentado antes. Ayuda y mucho el hecho de que la Liga Noruega sea muy menor, y sus campos sean pequeños, por lo que no es difícil llenarlos de extras o tener que recurrir a CGI. Aún así está muy lograda, hay planos televisivos, primeros planos de los actores jugando e incluso el clásico balón estrellándose en las redes, al más puro estilo Oliver y Benji. Supongo también que los actores deben tener algunas habilidades futbolísticas, pero si no, está muy bien simulado. También aporta mucho realismo las constantes referencias a jugadores o equipos reales, el uso de las camisetas oficiales de todos los equipos, para lo que imagino que habrán tenido apoyo de la propia Liga Noruega de Fútbol.

En definitiva, recomiendo Home Ground a cualquier persona que le interesen las buenas series, no necesariamente hay que estar familiarizado con este deporte. Al igual que no tenemos que estarlo con la mafia para disfrutar Los Soprano o entender la jerga legal para disfrutar de The Good Wife. Por poner dos ejemplos. Hay ingredientes de sobra para emocionarse, reir, llorar y pasar un buen rato viendo un producto más que decente.

La primera temporada de Home Ground está disponible completa en Filmin. La segunda estará disponible a partir del 17 de septiembre.

La tecnología, la realidad y Netflix

Netflix llegará a España en otoño

Como ya todos a estas alturas sabréis, la plataforma de contenido online Netflix aterrizará por fin en España en algún momento del próximo otoño. También sabréis que su precio rondará los ocho euros y que no tendrá todo el contenido habido y por haber, incluso ni House of Cards ni Orange Is The New Black, sus mejores series cuyos derechos mantiene Canal+. Por tanto este no es otro artículo destacando sus bondades y avisando de sus limitaciones. Me gustaría enfocarlo sobre la tecnología frente a la realidad.

Aún así, vamos a hacer un breve resumen de lo que vamos a encontrarnos en el catálogo de Netflix. Lo más importante de la plataforma es, desde hace algún tiempo, las series de producción propia aunque ya hemos visto que vendrá con dos bajas sensibles y con una posición en el mercado no dominante en cuanto a derechos sobre títulos cinematográficos y televisivos, cosa que empezará a cambiar paulatinamente porque sí dominará en cuanto a marca con sólo poner los pies en nuestro país. Casi todos conocemos Netflix pero no Wuaki o Filmin y ese es un trabajo que ya tienen hecho. Con Yomvi y Movistar Series competirá en igualdad de condiciones y será apasionante ver cómo acaba esta lucha.

Hace años esta progresión del contenido online mediante streaming era prácticamente ciencia ficción que hoy han hecho posible los avances tecnológicos en redes wifi y en conectividad en general. Pero la tecnología se ha dado de bruces con la realidad, pues aunque podemos hacer cosas alucinantes con nuestros televisores, ordenadores, tabletas y teléfonos móviles, el visionado de contenidos parece estar sufriendo constantes zancadillas por parte de las propias plataformas como por parte de la terrible obsolescencia programada. ¿Podrá mejorar Netflix la experiencia de sus competidores?

Aún observo con estupor y mucha indignación que la nueva versión de Yomvi (pongo sólo un ejemplo, el que conozco) no puede funcionar en una Smart TV de 2013, las limitaciones según el sistema operativo que tengas en tus dispositivos o las trabas que el usuario encuentra para verlos en un PC, ya sea a través de su inestable aplicación o del navegador de turno. Prácticamente me están obligando a suscribirme al Digital+ tradicional. Obviamente no todo es culpa de la plataforma en sí, también intervienen otros agentes como los desarrolladores de software, los plugins que se emplean y mil incompatibilidades que se dan entre sistemas. También es probable que muchos de estos problemas sean culpa de mis dispositivos pero ¿cuánto me durará la compatibilidad si hago una fuerte inversión para renovar mis gadgets?

En este entorno va a llegar Netflix, cuya experiencia se puede ver perjudicada si la tecnología no encuentra una ayuda total de nuestras conexiones y nuestros dispositivos. Gastarse ocho euros al mes no es nada, te los gastas en un gintonic, pero 1300 pavos en un televisor de última generación, un ordenador de 600 mínimo, más otros tantos para un smartphone tope de gama y una conexión a Internet más cara que la media europea, no es un gasto que cualquiera se pueda permitir cada dos o tres años. Si desarrolladores, plataformas y fabricantes no se ponen de acuerdo, más que experiencia vamos a vivir un trauma de los gordos.