Portada » Críticas » Página 2

Categoría: Críticas

‘Normal People’, la mirada melancólica hacia el primer amor

'Normal People' se estrena en Starzplay avalada por la crítica

El complejo mundo de las relaciones y sus sentimientos es uno de los objetos más recurrentes de la literatura. Pero pocas veces se da en el centro de la diana como lo hace Normal People. La serie original de Hulu llega este jueves a Starzplay precedida por una locura colectiva de la crítica anglosajona, que visto el resultado final, no es para menos.

Normal People está basada en la novela homónima de Sally Rooney, que adapta su propia obra junto a Alice Birch y Mark O’Rowe. La serie nos cuenta en doce episodios de 30 minutos, la relación a través del tiempo de Marianne y Connell desde el final de sus días escolares en un pequeño pueblo en el oeste de Irlanda y hasta sus años de Universidad en el Trinity College. Connell es un joven querido y popular, mientras que Marianne es más bien solitaria, orgullosa e intimidante. Pero cuando llegan a Dublín, las tornas se cambian y Marianne parece haber encontrado su sitio mientras que afloran las inseguridades en Connell.

Marianne y Connell han encontrado sus respectivas encarnaciones en Daisy Edgar-Jones y Paul Mescal en 'Normal People'

La serie consigue, al igual que la novela, recrear a la perfección el primer amor de dos personas, con las luces y las sombras que suele conllevar. Mirándote ala espejo de uno de los dos, o de los dos, como es mi caso Normal People consigue llevarte a ese momento de tu vida tan importante a la edad de diecisiete y que miras con desdén cuando tienes un puñado de años más. Y en algunas fases de los siete episodios que he podido ver, incluso ha sido un poco doloroso verte reflejado en algunos comportamientos propios de la edad. Después de todo, la serie va de eso, de crecer. A través de la relación de los protagonistas, asistimos al proceso de maduración de dos personas en la que también nos vemos reflejados totalmente. Supongo que fue por eso por lo que la novela de Sally Rooney ha conseguido escalar en la lista de los best sellers del New York Times, porque habla nuestro idioma y refleja a la perfección esa colección de sentimientos contradictorios que sufrimos a esa edad.

Para trasladar una historia simple pero que podía caer en el tedio por su carácter intimista, la dirección recayó en Lenny Abrahamson (La habitación) y Hettie MacDonald. Ambos dirigen seis episodios y con el guión en la mano consiguen transmitir todas y cada uno de los sentimientos que quiere reflejar la escritora. Su tono melancólico y sus bellas y sugerentes planos, hacen que la experiencia inmersiva que supone rememorar esos años de tu vida sea tremendamente real. Si a esto le añades una banda sonora maravillosas repleta de canciones tristes, sí, pero también temas más alegres, incluso alguno clásico, la mezcla no puede ser más perfecta. A eso hay que añadir el buen gusto con el que están rodadas las escenas de sexo, son preciosas y no están metidas a la fuerza, sino que tienen significado en la historia. Además, tenemos paridad en cuanto a desnudos.

Los personajes de 'Normal People', Connell y Marianne nos atrapan desde el principio

Si destacamos el papel de la escritora, los guionistas y los directores, son los protagonistas los que llevan a Normal People hasta el sobresaliente. El trabajo de Daisy Edgar-Jones como Marianne Sheridan y Paul Mescal como Connell es impecable, brillante. Y posiblemente les catapulte al estrellato. Además en el caso de Mescal, es su debut televisivo, ni más ni menos. La química que desprenden ambos actores es el caldo de cultivo perfecto para desarrollar la historia y los sentimientos de los personajes.

En definitiva, Normal People es una de las sorpresas del año. Por mi parte solo queda recomendarla, pues a veces este ejercicio de mirar por una lente cómo éramos en otros tiempos es muy sano. Pero su carácter intimista e indie no le hace perder de vista el entretenimiento. A mí me ha parecido una serie bastante adictiva y entretenida. Un producto sobre gente normal para gente normal.

Normal People ya está disponible completa bajo demanda en Starzplay, por el momento solo en versión original.

‘El colapso’: el fin del mundo, en plano secuencia

'El colapso' es la nueva serie de Filmin, creada por Les Parasites para Canal+ Francia

Hoy 14 de julio, llega a Filmin a modo completo la miniserie Francesa El Colapso o L’effondrement en su idioma original. Se trata de una pequeña gran serie apocalíptica que nos demuestra que no hace falta una catástrofe natural o un virus para que la sociedad tal y como la conocemos se vaya al traste y nos veamos indefensos. Tan real y actual que no podrás resistirte a verla en maratón.

Dirigida por Les Parasites, un colectivo formando por antiguos alumnos de a Escuela Internacional de Creación y Dirección Audiovisual, que se ha dedicado hacer cortometrajes y distribuirlos gratuitamente, con los que han ganado varios premios. Se le suma la producción de Canal + Francia. Está protagonizada por varias caras conocidas del cine y televisión francesa, como Lubna Azabal a la que ya habíamos podido ver en Nox y La chica del tambor, Thibault de Montalembert de Call my Agent o The Tunnel. También vemos a Bellamine Abdelmale, que lo habíamos visto en aquella serie de terror Marianne y próximamente le veremos también en Hippocrates, junto a más caras conocidas.

Imagen del episodio de 'El colapso', serie francesa que estrena Filmin

¿Qué pasaría con el planeta y con nuestra sociedad, si el sistema colapsara mañana? ¿Qué principios regirían la nueva normalidad: la solidaridad, la igualdad o la supervivencia? Con esta premisa, durante ocho episodios de unos frenéticos veinte minutos de duración, El colapso nos sumerge en cada historia casi en primera persona, ya que está rodada en un maravilloso plano secuencia, que te hace partícipe de la narración. Al principio de cada episodio nos sitúa en el tiempo, diciéndonos los días que han transcurrido desde el colapso. A partir de ahí, veremos como a nuestro alrededor, se van acabando los recursos básicos como la comida en los supermercados, o el racionamiento y especulación con el combustible. La serie también juega mucho con la controversia moral a la que se enfrentan los protagonistas, teniendo que elegir entre lo que les dicta su instinto de supervivencia y «su egoísmo», o lo que es éticamente correcto y seguir trabajando cuando dependen vidas de ello. Como en el episodio de la central nuclear o en el de la residencia de ancianos. Como no podía ser de otra manera, también veremos a la élite de la sociedad, intentando ponerse a salvo con todos los recursos a su alcance, pisoteando cualquier obstáculo en su camino, sin importarles lo que dejan atrás. Todo confluye en un episodio final, que al contrario de los demás, transcurre días antes, y que será el colofón de esta magnífica historia.

Lo mejor de El colapso es que al ser tan real y cercana te hace pensar en un futuro factible a corto plazo, bastante pesimista e inquietante para la humanidad. Las actitudes de los personajes nos hacen recordar en todo momento lo que hemos vividos estos últimos meses haciéndola todavía más aterradora. Esto, junto a buenas actuaciones, y un ritmo frenético es lo que en su conjunto la hacen tan atractiva y adictiva, sin duda es una de las series europeas más originales de lo que llevamos de año.

El colapso está disponible en Filmin completa bajo demanda

‘P-Valley’, el club de striptease desde el prisma femenino

Mercedes (Brandee Evans) y Autumn Night (Elarica Johnson) protagonizan 'P-Valley', en Starzplay

Hoy se estrena en Starzplay de forma simultánea a su emisión en Estados Unidos, P-Valley, su nueva serie original que pone el foco en las mujeres que trabajan en un club de striptease en el delta del Mississippi. Una serie en la que la representación delante y detrás de las cámaras demuestra que se pueden contar las historias de siempre desde un punto de vista diferente. 

Este drama sureño cuenta la historia de un pequeño club de striptease, el Pynk, un personaje en sí mismo, en el que conviven multitud de personas con distintas aspiraciones en la vida. Mercedes (Brandee Evans) es la bailarina de más éxito, la gallina de ese corral, que se ha puesto a sí misma fecha de caducidad para emprender un nuevo negocio. Miss Mississippi (Shannon Thornton), una instagrammer con mucho talento pero maltratada por su pareja y que además acaba de ser madre. El dueño del negocio es el protector tío Clifford (Nicco Annan), una buena persona, de género fluido que se parece mucho al personaje que interpretaba Nelsan Ellis en True BloodPero a quien realmente sigue la serie es a una chica que se hace llamar Autumn Night (Elarica Johnson), que abre la serie recogiendo una maleta en medio de una gran inundación y cambiando su identidad hasta llegar al club.

Por tanto, lo que veremos a lo largo de estos ocho episodios será un drama donde la verdadera identidad de Autumn será una de las claves. También lo será su relación con el resto del equipo del Pynk, en especial con Mercedes, con la que rivalizará por el favor del público y del tío Clifford. Las relaciones amorosas de éste y el futuro del club también tendrá su cuota de presencia, pues algo amenaza su estabilidad. Junto a todas estas tramas, llamémosle principales, se nos contarán múltiples historias sobre estas mujeres, sus vidas y también sobre el deprimido lugar en el que viven.

La serie está basada en la obra teatral que escribió Katori Hall, Pussy Valley, que también ejerce como showrunner y productora ejecutiva. Hall, oriunda del delta del Mississippi, pasó muchísimo tiempo documentándose para crear su obra y llegó a entrevistar a más de cuarenta bailarinas de striptease. Su conclusión: que es un trabajo como otro cualquiera y que éstas chicas trabajan muy duro día a día a nivel atlético y coreográfico para conseguir esos bailes que pueden parecer fáciles, pero para los que hace falta una cierta preparación física. Además, pudo comprobar que muchas de ellas también tenían proyectos ambiciosos de vida a pesar de que ganan más dinero que en cualquier otro trabajo al que puedan aspirar. Y desde ahí es donde trabaja P-Valley.

Constantemente usamos la manida expresión de «está todo inventado» o en su variante narrativa «todas las historias están contadas». Éstas frases tienen parte de razón, pero normalmente es porque todas las historias han sido contadas desde el mismo punto de vista y de la misma forma. Lo que consiguen series como P-Valley es contar las historias desde otro punto de pista. Mientras que en Los Soprano, las chicas del Bada Bing eran meros accesorios, Katori Hall pone en el foco en las mujeres que trabajan en estos clubes y no en sus clientes. Por si esto no fuera suficiente, la acción se coloca en una de las zonas más deprimidas de Estados Unidos, donde el racismo sigue a la orden del día hipersexualizando a la mujer negra. 

La serie sigue la estela de otras ficciones que abordaban el tema de la prostitución desde el punto de vista de las trabajadoras, como The Girlfriend ExperienceHarlots. Sin embargo, guarda más relación con esta última porque el equipo creativo está formado por mujeres en su mayoría, por no decir en su totalidad. P-Valley, además de estar creada por una mujer, cada episodio de los ocho que componen esta temporada está dirigido por una directora diferente, desde Karena Evans, pasando por Kimberly Peirce, Millicent Shelton, Tamra Davis, Geeta V. Patel, Tasha Smith, Sydney Freeland y Barbara Brown. Todo esto es posible porque hay mujeres que han llegado también a puestos ejecutivos, como es el caso de Susan Lewis, vicepresidenta de programación original de Starz, que dijo que no quería más series que usaran bailarinas como accesorios. Como vemos, la representación en todos los ámbitos, suma.

Autumn Night, Mercedes y Miss Mississippi, protagonistas de 'P-Valley'

Se suele pensar que el feminismo está en contra de la sexualización de la mujer, pero P-Valley también es muy sensual, contiene muchos desnudos y escenas de sexo marca de la casa. Starz se traicionaría a sí misma. Por tanto, fuera prejuicios acerca de que lo feminista no puede ser sexy o contener desnudos explícitos. La visión femenina sí que se nota en la forma de filmarlo, pues han contado con coordinadores de intimidad y en todo momento se ha consultado con las actrices sobre la escena que estaban a punto de grabar. Además la directora de fotografía de más de la mitad de los episodios, Nancy Schreiber, mandó volver a filmar una escena en la que una parte del cuerpo de una mujer se vio más de la cuenta. En los dos episodios que he podido ver, la fotografía juega un papel fundamental en la serie, porque normalmente, las partes más íntimas de las mujeres y los hombres se ocultan con sombras y claroscuros. Por tanto, gran trabajo en el aspecto formal. No sólo la dirección y la fotografía están bien, también la música, repleta de temas de trap y rap, consigue recrear muy bien la atmósfera nocturna que trata de recrear.

Como buena serie de Starz y de cable premium que es, P-Valley se cuece a fuego lento y se centra en descubrir las motivaciones de los personajes, de quién huyen o hacia dónde lo hace, más que intentar captar al espectador con mcguffins innecesarios. Además de enmarcarlo en un delata del Mississippi que es otro personaje en sí mismo. Para que os hagáis una idea, nos vamos a encontrar todos los elementos que suelen rodear a las series ambientadas en el sur de Estados Unidos. Quien entre en el juego de P-Valley, la va a disfrutar muchísimo, y para estos meses de verano, puede ser un visionado más que interesante.

P-Valley se estrena hoy en Starzplay de forma semanal.

‘En el lugar del crimen’: el crimen no tiene edad ni género

Alwara Höfels y Karin Hanczewski protagonizan 'En el lugar del crimen', que se estrena este domingo en COSMO

Este domingo comienza en COSMO los “Domingos en rojo” con el estreno de la novena temporada de Crimen en el paraíso a las 21:30h y el estreno de En el lugar del crimen a las 22:30h.

Nos vamos a centrar En el lugar del crimen (título original: Modern Murder: Pulse of Crime), otra producción que demuestra que las series de crímenes siguen estando de moda y que han ido evolucionado estos últimos años. Este tipo de creaciones ya no se basan exclusivamente en policías o investigadores masculinos, frustrados con algún trauma en la mochila, sino que este género ha ido evolucionando y nos encontramos con personajes femeninos igual de atractivos como protagonistas. Cosa que hemos visto precisamente en otra serie de COSMO, Bright Minds.

Para entender un poco mejor En el lugar del crimen debemos saber que está englobada en el universo Tatort. Esta ficción alemana, con más de 50 años en antena y más de 1.000 episodios a sus espaldas, sigue teniendo una gran audiencia y es la serie de crímenes de referencia en Alemania. Tatort es como una especie de C.S.I. alemán en el cuál cada región (Baviera, Hamburgo, Berlín…) cuenta con su propio equipo de investigadores y estrenan capítulos independientes. Aquí es donde entra la serie de la que estamos hablando ya que se trata de una nueva franquicia desde la Ciudad de Dresde. La novedad es que por primera vez en la historia de esta longeva serie, el equipo está formado por dos mujeres, y no había mejor canal que COSMO para traerla a nuestro país.

'En el lugar del crimen' sigue la franquicia 'Tatort', esta vez desde la ciudad de Dresde y con dos mujeres como protagonistas

La pareja de protagonistas son dos mujeres reales de las que te puedes encontrar por la calle. Este detalle para mi es destacable ya que se aleja del estereotipo de serie americana. Este dúo comparte sentido del humor y forman un gran equipo. Están interpretadas por Alwara Höfels y Karin Hanczewski, las cuales hacen una excelente actuación y desprenden una química excepcional que trasladan al espectador desde el minuto uno. Pero no están solas, las dos trabajan bajo la supervisión del inspector jefe Schnabel (Martin Brambach), representante de la vieja escuela con ideas sobre la mujer bastante machistas. Pese a sus ideas conservadoras, apoyará e intentará entender a su nuevo equipo de investigadoras.

El primer capítulo que nos adelantó COSMO tiene una estructura clásica en este tipo de producciones, en el cuál se nos presenta un crimen y el equipo a base de interrogatorios y pistas lo acaban resolviendo al final del capítulo. El  caso también es original puesto que nuestras protagonistas se ven envueltas en la investigación del asesinato de una estrella del folk alemán que aparece muerto durante los ensayos para participar en un programa de televisión. Los principales sospechosos son su representante, su pareja artística, y un fan. Este misterio se aleja, al igual que sus protagonistas, de lo tradicional y si además le sumas la química de los tres actores principales y ese tono de humor que le dan, hace una buena mezcla que convierte el visionado de la serie en un ejercicio divertido y entretenido de ver. Y puede ser el plan perfecto para el domingo noche si eres fan de los procedimentales policiales.

‘Desplazados’, el drama de los refugiados descoloca al espectador

Yvonne Strahovski protagoniza 'Desplazados', el drama de refugiados de Netflix

Hoy se estrena en Netflix Desplazados (Stateless), miniserie de seis capítulos de unos 50 minutos de duración qué está haciendo mucho ruido a nivel internacional por varios motivos. Uno de ellos ha sido el enorme éxito que ha tenido su estreno en la ABC Australiana, y otra razón son los nombres que están detrás y delante de las cámaras. Está co-producida y co-creada  por Cate blanchett, que también tiene un papel junto a Dominic west (The Wire, The Affair) e Yvonne Strahovski (la mala malísima Serena de El cuento de la criada), sobre la que recae el peso de la serie y lo hace con una nota de sobresaliente.

Desplazados hace una crítica a los centros de detención de inmigrantes muy parecida a la que veíamos hace poco en Eden, serie estrenada por Filmin. Evidentemente con una producción mucho más cuidada y un mayor presupuesto, lo que ha hecho que llegue a más público. En esta ocasión, para hacer dicha crítica, utiliza la historia de cuatro personajes que se cruzan en un centro de detención australiano, pero a diferencia otras producciones no solo son historias de inmigrantes que pueden quedar más alejadas de nuestra realidad. En esta ocasión suman a la ecuación varios personajes del «primer mundo»,  haciendo que el menos empático llegue a pensar que tomando un par de malas decisiones en la vida puede verse en una situación parecida. 

Una familia afgana está en el centro de la trama de 'Desplazados'

Para ello utiliza la historia real de una azafata de vuelo de clase alta, que por distintos motivos como la no aceptación de su familia o sus trastornos afectivos y mentales harán que acabe completamente absorbida por una secta. Esto le lleva a tomar unas cuantas decisiones erróneas que la harán dar con sus huesos en el centro de detención. Allí también nos encontramos la historia de una familia de afganos que intenta llegar a Australia para darle un futuro mejor a sus hijas. Además se cruzan las vivencias de la directora y uno de los vigilantes del centro que tendrán que luchar con sus conciencias, ya que saben que los métodos utilizados en dicho centro no son los más éticos y que realmente están enfocados en recibir subvenciones y mantener el mayor número de inmigrantes retenidos en el centro. Otro caso más de un centro regentado por una empresa privada a la que le importan más los números, que insertar a estos inmigrantes en la sociedad.

En un principio la narrativa puede parecer errónea ya que va mezclando las distintas historias y a modo de flashbacks nos va contando cómo cada personaje ha llegado hasta allí teniendo al espectador perdido por la falta de datos. Con esto consigue que nos sintamos desplazados y perdidos como están los protagonistas al no saber en muchas partes del metraje como han llegado hasta el lugar o tiempo en el que se está narrando. Una vez vista al completo me parece uno de los mayores aciertos de la serie. Como es comprensible además de estas cuatro historias, veremos a su alrededor las de muchos otros inmigrantes que por distintas razones llevan años y años encerrados en este centro sin saber cuál será su futuro.

Los trabajadores del centro de detención de inmigrantes también tienen protagonismo en 'Desplazados'
STATELESS (L to R) ASHER KEDDIE as CLAIRE KOWITZ and DARREN GILSHENAN as BRIAN in episode 102 of STATELESS Cr. LISA TOMASETTI/NETFLIX © 2020

El caso real en el que se basa destapó en Australia más de 200 casos similares de gente detenida negligentemente y nos acerca una realidad que pensamos que es muy lejana, pero que realmente está ocurriendo en todos los países (entre ellos el nuestro), donde hay centros de éste tipo. Mientras la veía, durante gran parte del metraje me vino a la mente aquel magnífico capítulo sobre la inmigración de Years & Years (quien la haya visto sabrá a cuál me refiero) pero aquí más desarrollado. Estoy seguro que Desplazados hará las delicias de los amantes de  series con trasfondo social y a mi personalmente me ha parecido de lo mejor que se ha estrenado este año.

Desplazados está disponible completa bajo demanda en Netflix

Los ‘Relatos con-fin-a-dos’ ordenados de peor a mejor

Luis Tosar protagoniza 'Gourmet', uno de los 'Relatos con-fin-a-dos' de Amazon Prime Video

De los creadores de «es una película cortada en trozos» y «es una serie tan buena que parece cine», llega «una serie compuesta por cinco cortometrajes de 15 minutos». Con esta desafortunada descripción presentaba Amazon Prime Video su serie antológica por episodios Relatos con-fin-a-dos. Ninguna plataforma o cadena, director o actor ha querido dejar pasar la oportunidad de producir su serie centrada en la pandemia. No niego que en algunos casos quisieran aprovechar esta crisis del Covid-19 para dejar volar su creatividad, pero seguro que la necesidad de trabajar ha sido clave en esta decisión de muchos.

Esta Relatos con-fin-a-dos sigue la línea de En casa, la versión confinada que produjo HBO, es decir, prima la creatividad y el toque de autor al contrario de la costumbrista Diarios de una cuarentena, pero a su vez con la que mayor número de público se puede llegar a identificar. El resultado final depende de lo que busque cada uno de los espectadores, o de la vuelta de tuerca que sus directores hayan conseguido darle. La serie que nos ocupa está compuesta por cinco episodios de unos 15 o 20 minutos, protagonizados por dos personas y de una calidad dispar que nos disponemos a ordenar de peor a mejor:

5. ‘Selftape’

El episodio más flojo es este dirigido por Álvaro Fernández Armero, que también estaba presente en Diarios de una cuarentena, y protagonizada por Sara Sálamo e Isco Alarcón, sí, habéis leído bien, el jugador del Real Madrid. No sólo es floja por el nivel interpretativo del futbolista, que es muy bajo, lógicamente. Tampoco el de Sara Sálamo lo es, y se dedica a esto. Pero también es cierto que la historia es muy simple y predecible. Salvo la curiosidad que pueden despertar sus intérpretes, no hay nada interesante digno de reseñar.

4. ‘El aprendiz’

La verdad es que salvo Selftape, los demás episodios sí tienen cosas interesantes que destacar, como esta historia de un sicario que está enseñando a un aprendiz todos los trucos que un asesino debe saber para llevar a cabo su trabajo con éxito y limpieza. Mediante una conversación por Skype, el personaje de Carlos Bardem alecciona al de Álvaro Rico (Polo en Élite). El tono de comedia negra que le da su director, David Marqués, le sienta muy bien, pero sigue siendo tan previsible que parece ideada por un estudiante recién entrado en la escuela de cine.

3. ‘Emparedados’

Manuela Velasco en 'Emparedados', uno de los 'Relatos con-fin-a-dos' de Amazon Prime Video

También es un poco previsible este episodio dirigido por Fernando Colomo, y protagonizado por Manuela Velasco y Rafa Castejón. Él vive en un piso donde han ocurrido unos terribles crímenes y ella es una emprendedora que se dedica a limpiar la casa de energías negativas. El resto, no lo cuento, mejor que lo veáis vosotros. El humor negro y toques de suspense en ciertos momentos, además de unos interesantes diálogos, la convierten en un episodio bastante entretenido.

2. ‘Finlandia’

Estamos ante el episodio más largo y en el que más atentos tenemos que estar en los detalles. El episodio se centra en un chico, Alberto Ammann, y una chica, Clara Méndez-Leite, que comparten piso. Poco a poco vamos descubriendo que su relación es complicada en varios sentidos, pero el final nos deja clara la intención de su director, Miguel Bardem. Es el más intimista de todos los Relatos con-fin-a-dos, y el que mejor producción tiene (conviene recordar que los operadores de cámara han sido los propios actores).

Alberto Ammann protagoniza 'Finlandia', uno de los 'Relatos con-fin-a-dos' de Amazon Prime Video

1. ‘Gourmet’

El mejor episodio de Relatos con-fin-a-dos es este Gourmet. Protagonizado por Luis Tosar, Nur Al Levi y Luisa Mayol y dirigido por Juan Diego Botto. Casi todo el metraje de este episodio es un monólogo genial de Luis Tosar donde cuenta los orígenes de su personaje, y el porqué de estar testificando ante la policía. El episodio está muy bien escrito, la interpretación de los actores está genial, pero bueno, Tosar es mucho Tosar. Además del humor, negro y del normal, que desprende todo el episodio, tiene un giro final muy interesante.

A grandes rasgos, estos son los Relatos con-fin-a-dos que Amazon Prime Video estrena hoy. Como en toda serie antológica por episodios, hay algunos mejores y otros peores. En definitiva, más allá de la curiosidad que pueda despertar, no aporta mucho al panorama seriéfilo, como las demás, pero sí que puede ser una especie de documento histórico sobre esta pandemia sin precedentes en nuestra Historia.

‘La monja guerrera’, la nueva serie juvenil de Netflix es una sorpresa

'La monja guerrera es la nueva serie juvenil fantástica de Netflix

Hoy día 2 de julio, Netflix estrena su nueva serie de acción sobrenatural de corte más o menos adolescente tras el acierto de The Umbrella Academy y el traspiés de La facción Octubre. La suerte que le depara a La monja guerrera solo podremos saberla en los próximos días, pero habiendo visto la serie casi en su totalidad, vamos a hacer de pitonisos improvisados.

Ante todo quiero ser sincero. Cuando vi que Netflix anunciaba una serie que se llamaba Warrior Nun (La monja guerrera) una parte dentro de mí esperaba una mierda incalificable, pero otra parte gritaba de alegría porque me gustan un poco estas mierdas. Pero el caso está claro, lo que esperaba era un producto de muy bajo nivel solo para rellenar catálogo.

Pues bien, Netflix nos adelanta la serie, veamos si acabo el primer capítulo. Está doblada al castellano pero prefiero verlo en versión original. La serie empieza, coño, esos trajes no se ven mal. Joder, la fotografía está bastante bien. ¡Está ambientada en Málaga! La imagen no es la de una serie barata, tiene un look muy cinematográfico. Hostias, ¿y esos efectos especiales? ¡Pero si están de puta madre! Pues sí, señoras y señores, la serie esta muy bien hecha, no es un producto de tercera división para rellenar catálogo. Aquí hay presupuesto aunque el presupuesto no lo sea todo. Sigamos viendo. Joder, los actores están bien ¿eh? Anda, ¿ese no es Tristán Ulloa? Qué bien habla inglés. Buah, esto se esta poniendo muy interesante. ¿Que? ¿Los créditos? ¿Ya ha pasado una hora? Vamos a ver otro. Y esta es mi crónica viendo el primer capítulo.

Alba Baptista encabeza el reparto de 'La monja guerrera', que también cuenta con Tristán Ulloa al ser rodada en España

Warrior Nun o La monja Guerrera está basada en un cómic de los años 90 escrito y dibujado por Ben Dunn, donde nos mostraba a una orden de monjas vestidas de cuero y muy ligeras de ropa luchando con escopetas y katanas contra demonios en un frenesí de sangre. La serie se aleja un poco de esto a pesar de que Dunn está implicado en ella y suaviza bastante el tono si bien la idea se mantiene. Ahora las monjas son novicias y a pesar de ir de cuero negro, ya no es tan ajustado y tan poco protector como en el cómic. Pero el mayor cambio, es que la serie tiene un aire mucho más adolescente.

En esta La monja guerrera, Ava es una joven adolescente que ha muerto en misteriosas circunstancias, que por azares del destino, obtiene un tremendo poder que le devuelve la vida. Confusa, no sabe de dónde vienen estos poderes o qué hacer con ellos, solo sabe que ahora es capaz de hacer cosas que antes no podía y ver cosas que antes no sabía que estaban ahí. Si bien la serie podría haber ido por el lado de Ava descubriendo sus poderes y sobreviviendo a hordas de demonios que buscan arrebatárselos, ella no quiere saber nada de esto y solo quiere hacer una vida normal de adolescente, irse de fiesta y encontrar el amor. Esto podría haber sido un chasco enorme si no fuera en parte por la actriz que interpreta a Ava, Alba Baptista, una joven actriz portuguesa que a este que os escribe ha encandilado por su frescura y naturalidad, además de por una voz en off con sus pensamientos que puede ser bastante graciosa. Por suerte, esta idílica vida de Ava siendo una adolescente normal no puede durar mucho, y las espadas, la sangre y los demonios llegaran.

En definitiva, La monja guerrera no viene para convertirse en la mejor serie de Netflix, ni siquiera en una de las más aplaudidas, pero sí para ser un excelente divertimento si las historias de fantasía sobrenatural y los adolescentes no te dan urticaria. Por mi parte, estoy deseando saber más de estos personajes y seria muy feliz si hubiera una renovación.

La monja guerrera está disponible completa bajo demanda en Netflix

‘Bright Minds’, elemental, querida Raphaelle

COSMO estrena 'Bright Minds', la nueva serie de investigación franco-belga protagonizada por dos mujeres muy diferentes

Este verano el canal COSMO quiere teñir de rojo sangre las pantallas de nuestra televisiones. A los estrenos de la novena temporada de Crimen en el paraíso y de la primera temporada de la nueva serie policíaca En el lugar del crimen, se le suma Bright Minds. Se trata de una producción franco-belga de enorme éxito que en su episodio piloto, de una hora y media de duración juntó a más de cuatro millones de espectadores. Estas cifras animaron a los productores a hacer una temporada de ocho capítulos de 50 minutos de duración. COSMO emitirá los nueve cada jueves a las 23:00h.

Bright Minds parte de un concepto ya visto en el género policíaco pero no por ello menos interesante. Dos personas antagonistas están abocadas a entenderse para llevar a buen puerto distintas investigaciones. El ejemplo que se nos viene a la cabeza es el de Sherlock y Watson, podríamos decir que tiene ese aire pero afrancesado y femenino. También utiliza un elemento que está funcionando muy bien en la ficción introducir en la trama un personaje distinto o «raro «para la sociedad como hemos podido ver en The Good Doctor, Atypical, Homeland y un largo etcétera.

En ésta ocasión tenemos a Astrid y Raphaelle, dos mujeres que aúnan sus fuerzas para resolver crímenes. Las dos son muy diferentes pero si se adaptan la una a la otra se complementarán a la perfección haciendo un trabajo más que sobresaliente. Astrid es un personaje muy atractivo por sí solo pero la interpretación de Sara Mortensen lo convierte en fascinante. Ella trabaja en la sección de archivos de la policía, es ordenada hasta decir basta y muy educada. Tiene muchos problemas para interactuar con los demás y le obsesionan los puzzles llegando a ser irritante lo metódica y organizada que es. Pero todo ésto tiene una razón de ser, Astrid es autista, y Raphaelle se da cuenta que todos estos elementos bien encauzados serían perfectos para una investigadora. Ella, interpretada por Lola Dewaere, por el contrario, es una comandante de policía con un hijo espontánea, desordenada y sin pelos en la lengua. Le cuesta mucho centrarse, pero tiene una experiencia en el trabajo de campo envidiable y la rutina de ambas cambiará cuando se encuentren. Raphaelle conseguirá que sus jefes dejen a Astrid intervenir en los casos.

Dos actrices interesantes protagonizan 'Bright Minds' en COSMO

El primer capítulo de Bright Minds, que es el que he podido ver, a pesar de su incomprensible duración no se hace largo y nos muestra una perfecta presentación de personajes dejando a un lado un poco el caso que investigan, resuelto al final de forma un poco precipitada, pero sirve para conocer a la perfección a estos personajes. Poco a poco iremos adentrándonos en sus inquietudes y dificultades (sobre todo las de Astrid) mediante flashbacks que nos van narrando cómo ha lidiado la protagonista con el autismo que le ha tocado vivir. También las vamos conociendo mediante la investigación, así vemos cómo la química crece entre ellas llegando a momentos entrañables .

La serie no descubre nada nuevo tampoco sobresale técnicamente, pero con estos dos personajes tan potentes, y los compañeros de terapia de Astrid, que nos acercaran a distintos trastornos mentales, le dan el empaque suficiente para seguir queriendo conocer a estas dos mujeres, augurando grandes situaciones y buenos crímenes en los siguientes capítulos. Creo que puede ser una muy buena opción este verano para los amantes del crimen y las investigaciones, solo por conocer a Raphaelle y Astrid merece la pena darle una oportunidad.

‘El escándalo de Christine Keeler’: el ‘A Very English Scandal’ femenino

'El escándalo de Christine Keeler', la miniserie de la BBC sobre el caso Profumo, se estrena en COSMO

Hoy lunes 22 de junio a las 23:00h el canal Cosmo estrena en exclusiva la miniserie de seis capítulos basada en el caso Profumo, El escándalo de Christine Keeler, un caso real acontecido en los años 60 que hizo tambalearse al gobierno británico. Por cortesía de la cadena hemos podido ver el primer episodio y personalmente me ha agradado mucho e invitado a seguir descubriendo más sobre la historia de Christine Keeler.

Escrita por la novelista y guionista galardonada con el BAFTA Amanda Coe y protagonizada por James Norton, Sophie Cookson, Emilia Fox, Ellie Bamber y Ben Miles. Esta producción ya se estrenó en diciembre en la BBC, recibiendo una gran acogida por parte de critica y publico. En ella se nos cuenta uno de los escándalos más polémicos de la historia política británica, que llevó a la joven Christine a un juicio que la expuso públicamente. ¿Cómo una joven que no llegaba a los 20 años puso en jaque la seguridad nacional?

Esta aspirante a modelo afincada en Londres a principios de los 60 se dio cuenta de qué su físico le podría ayudar a buscarse la vida. Inició un affaire con el ministro John Profumo a la vez que mantenía una relación con un espía ruso. Como es natural, estas relaciones fueron investigadas por el servicio británico de inteligencia, saliendo a la luz con consecuencias muy serias a nivel político. Y lo primero que pensaron es que Christine utilizaba informaciones de Profumo para pasárselas a los soviéticos en plena Guerra Fría.

Sophie Cookson y James Norton encabezan el reparto de El escándalo de Christine Keeler

El primer capítulo de El escándalo de Christine Keeler, que como dije anteriormente, es el que he podido ver, me ha gustado mucho. La historia se centra en las motivaciones que llevaron a Christine a comportarse así, dándole importancia a sus orígenes y sueños. Esto le da un carácter especial porque de momento se centra más en que conozcamos a este personaje y no tanto a esos gerifaltes que es lo qué suele ocurrir en éste tipo de producciones.

Por fin tenemos una versión del escándalo que no es la que se contó oficialmente, y tenemos la versión de Christine dándole un prisma femenino que no se había contado hasta el momento. Además, lo hace con un buen ritmo, buenas actuaciones, buena banda sonora y una ambientación de los 60 muy lograda. De hecho, por momentos nos recuerda a la otra serie que se basa en escándalos políticos en los 60 protagonizada por Hugh Grant. Podríamos decir que es la versión femenina de A Very English Scandal. Todo esto me ha despertado muchas ganas de continuar con la historia, así que estaré pegado al televisor los siguientes lunes para ver el desarrollo de está historia increíble pero real.3

0

El escándalo de Christine Keeler se emite todos los lunes a las 23:00h en COSMO

‘Desaparecidos’, el drama de buscar a los seres queridos

'Desaparecidos', estreno de la nueva serie de Mediaset en Amazon Prime Video

Amazon sigue sacando provecho de su colaboración con Mediaset y su productora Mediterráneo para estrenar sus series en la plataforma antes que en los propios canales lineales del grupo mediático. Y parece que la colaboración entre ambos está fructificando. Los preestrenos de Prime Video no afecta a las audiencias lineales de series como se ha comprobado con El pueblo y Señoras del Hampa. Y tiene todavía pendiente de estreno Madres (amor y vida), Caronte (que salió del cajón del que parecía no poder escapar) y la última temporada de Lo que se avecina. Pero la que nos ocupa hoy es Desaparecidos, una serie procedimental sobre un departamento de la Policía destinado a encontrar gente desaparecida. 

La historia se centra en una nueva inspectora que entra a trabajar en dicho departamento, Sonia Ledesma (Michelle Calvó). Este grupo está dirigido Santiago Abad (Juan Echanove). Afectada ella misma por el drama de la desaparición de un ser querido cercano, encontrará en sus compañeros Rodrigo (Maxi Iglesias), Sebas (Chani Martín) y Azhar (Amanda Ríos) una nueva familia. Para conseguir encontrar a esas personas que parecen haber sido tragadas por la tierra, cuentan con la colaboración de Ayuda Desaparecidos, una ONG dirigida por Carmen Fuentes (Elvira Mínguez).

La dinámica de Desaparecidos no dista mucho de la que puede ofrecer cualquier otra serie procedimental. Sin embargo, la temática concreta que aborda da mucho más de sí que cualquier otra policíaca. Y en esto han sido muy hábiles sus tres creadores (Patxi Amezcua, Jorge Guerricaechevarría y Curro Royo), pues las casuística que puede haber en torno a una desaparición es muy variada. Desde que no es lo mismo quién desaparezca, si un niño o una mujer, las videntes y el papel que juegan ante las familias o lo mediático que pueda ser un caso, etc. Pero creo que el mayor acierto de la serie es poner uno de los focos en las asociaciones de familiares que buscan a sus seres queridos. Y si además lo personalizamos en la siempre convincente Elvira Mínguez, mejor aún. No solo Mínguez está en su línea, sino también Juan Echanove consigue crear la figura de un jefe inspirador para Sonia, al mismo tiempo que le vemos la carga que lleva a sus espaldas fruto de la experiencia.

El tono de Desaparecidos también me ha gustado bastante. En un solo episodio consigue emocionar al espectador en dos ocasiones y con las pocas pinceladas que tenemos de todos los personajes, incluidos los secundarios, que se espera que jueguen un papel muy importante en la serie. Pero como siempre con las producciones de Mediaset y otras cadenas españolas, la duración de los episodios lastra el resultado final. Una hora y quince minutos me siguen pareciendo excesivos para mantener el pulso narrativo y conservar al espectador, que si además la ve en emisión lineal, pierde la noche. Y en los tiempos de seriefilia extrema, es mucho perder. 

El equipo de la unidad de desaparecidos de la nueva serie de Mediaset que estrena Amazon Prime Video

Salvando este mal endémico de las series en abierto, creo que es un producto interesante. Es entretenida, los casos son bastante atractivos y lo que pueden beber sus guionistas de la realidad es algo muy a tener en cuenta. También es emotiva, sobre todo cuando hay niños de por medio. Aunque flojea un poco en la trama serializada y las secuencias de acción. En definitiva, una serie muy decente con la que entretenernos en este inicio de verano.

Desaparecidos está disponible completa bajo demanda en Amazon Prime Video