Portada » M. Night Shymalan

Etiqueta: M. Night Shymalan

‘Servant’ T2: Humor negro, rituales y suspense

Este artículo contiene spoilers de las dos temporadas de Servant

Antes de la decadencia del cine de terror, antes del reciclaje, los jumpscares y los monstruos que dan más risa que miedo, hubo clásicos inolvidables y ganas de crear historias de calidad. El horror de nuestra época ha llegado convertirse en un género desprestigiado, uno que ha costado bastante reflotar y que merced al atrevimiento de algunos nóveles directores, ha vuelto a reencantar a los fanáticos acérrimos de lo  oculto y perturbador. Arrastrada por la corriente de estas renovadas ideas, Servant es un híbrido que se saborea como los deliciosos platillos del mejor de los cocineros.

Estrenada en 2020, por Apple TV+, nos regala lo más sólido de la filmografía de M. Night Shyamalan, creador de Sexto Sentido, Señales y El Protegido, quien acompañado de Tony Basgallop, da vida a la enigmática historia de los Turner, un matrimonio compuesto por un Chef de renombre y una vivaz reportera quienes pierden a su hijo en circunstancias macabras. Este pequeño, reemplazado por un muñeco debido a la hecatombe mental de la madre, volverá a llorar y a patalear cuando irrumpa en sus vidas el personaje de Leanne (Nell Tiger Free) una joven misteriosa contratada como niñera. La historia es un cuento fantástico sobre sectas y seres que vuelven de la muerte con la misión de servir a familias desesperadas. La desaparición de la muchacha y la pérdida de Jericho (bebé de los protagonistas) terminarán por cerrar la primera temporada, dejando a la pareja abatida y confusa. 

Un tiempo ha pasado y el imaginario regresa con diez nuevos episodios,  siendo igual de adictiva sobre la base de la ingeniosa mezcla de géneros que conviven en la obra. Servant, no es sólo misterio, es un abanico de posibilidades: humor negro, tragedia, thriller psicológico y enredos. Todo sobre la base de un acto coral reducido y brillante, con sólidas actuaciones y personajes queribles.

En esta nueva aventura, Sean (Toby Kebbel), Dorothy (Lauren Ambrose) y Julian (Rupert Grint) buscarán incansablemente a la desaparecida sirvienta, creyendo que tanto ella como su inquietante tío George (Boris McGiver) son responsables del rapto. La serie sale a ratos de la claustrofóbica casa de los protagonistas. Sin embargo, sigue transcurriendo mayormente en el hogar. Dicha casa es el útero que contiene la tragedia entre sus paredes. No obstante, este monolito sacrosanto se fractura para volverse caótico y asfixiante. Este aspecto simbólico, se une a otros como la comida, elemento asociado a la transmutación. Los animales sacrificados, renacen sobre la mesa como si fueran ofrendas preparadas por Sean. Servant se nutre de la ritualidad, las artes mágicas y el dogmatismo. Un cristianismo penitente, reglamentos sectarios y el miedo a la autonomía son recurrentes en la historia, así como la inmaculada virtud de la joven. La virginidad, el apetito sexual e incluso el amor, son actos pecaminosos y por ende prohibidos.

Hosting Web

Bajo este punto de vista, los Turner, socialmente exitosos, se transforman en pálidas representaciones de lo que fueron, incapaces de procesar lo sucedido en el pasado. Involucrados en situaciones absurdas y disparatadas, son actores de una obra montada sobre la mentira. Luego de idear una serie de planes, llegarán hasta el paradero de la enigmática sirvienta, la que será secuestrada y encerrada en la casa. Mientras tanto, una grieta en el sótano se abre y agiganta. Pugna por revelar la horrible verdad. Como si gritase desde el fondo de la húmeda tierra. Allí,  la cordura se evapora y los insectos deambulan. Dorothy, colapsada por la situación, vivirá episodios psicóticos y violentos. Leanne, encerrada en el ático bajo la silenciosa mirada de un pulcro maniquí, será víctima de sus ataques. Estresada por la situación, agotada y aburrida, decide sepultar la figura de una madre malvada y narcisista mientras renuncia a los mandatos de la secta a la que pertenece.

En este punto, logra conectar con la agonía de los Turner y decide ayudarlos. La honestidad con la que desean el regreso de Jericho y la firme decisión de la madre del bebé quien está al borde del suicidio, logran su cometido. A pesar de que sus actos sean más que cuestionables, conseguirán la redención para reconciliarse con la joven. La promesa de una nueva y auténtica familia, terminará por unirlos a pesar de las consecuencias. La sirvienta, utilizará sus poderes para devolverles la felicidad asumiendo el castigo.

Servant se nutre de un espíritu urbano y moderno e incorpora elementos propios de la leyenda. Tiene un aire rural, un folk horror de personajes extraños e inquietantes siendo un cuento que entretiene, con sus idas y venidas. A pesar de redundar y de perder contundencia en uno o dos episodios, de igual modo te agarra con sus pálidas manos.  La tradición de los muertos y el puente que los une con los seres humanos, sigue siendo atractiva pues se utiliza con ingenio. La tierra y el cielo, pactan como lo hace el diablo con sus fieles. Leanne evoluciona y se fortalece al romper con el contrato y yendo en contra de sus tíos. La guerra se avecina y termina siendo inevitable.

Un show espeluznante, una comedia de horror, un thriller psicológico, una rara novela o mito contemporáneo: Servant es un pulpo de largas y ventosas extremidades. Una buena medicina para los días de encierro. Pues, que siga adelante. Nos merecemos la extrañeza y la endeble salubridad mental de sus historias. 

Wayward Pines, referencias y más referencias

La nueva miniserie de M. Night Shymalan para FOX

Hace unos días se estrenaba la esperada miniserie de M. Night Shymalan para FOX, que se ha hecho esperar más de un año, algo que no suele ser buen presagio para un producto que con sus nombres se vendía solo. Pero la verdad es que tras ver el primer episodio lo que puedo decir es que no ha sido ningún desastre, y sus múltiples referencias, lejos de caricaturizar su ya de por sí caricaturizable obra, resultan interesantes para conseguir que Wayward Pines funcione.

El agente especial Ethan Burke (Matt Dillon) llega a un pequeño pueblo llamado Wayward Pines tras sufrir un accidente con su compañero. Tras varios intentos de contactar con su familia sin éxito, se da cuenta de que algo raro pasa en ese sitio de apariencia idílica pero que esconde secretos. Allí encuentra a una compañera del FBI desaparecida desde hace algunas semanas, aunque parece que para ella han pasado doce años. Junto a Ethan, nosotros como espectador iremos descubriendo qué es lo que pasa allí y por qué él ha sido uno de los elegidos para ser su nuevo habitante.

La miniserie de M. Night Shymalan para FOX

Las series que suelen utilizar referentes tan claros, lo hacen para tratar de reeditar el éxito de dicho referente, para copiar lo que funciona, y quizás por eso la mayoría fracasen. En Wayward Pines, Shymalan utiliza como base la forma de mantener el misterio de Lost, que utilizaba una gran cantidad de giros para complicar más las tramas sin desvelar los misterios anteriores. La serie de Abrams es quizá la guía sobre la que se construye la narración. Por tanto, el director toma ciertos elementos pero no se puede decir que copie porque consigue dotarla de entidad independiente.

Lost no es el único referente que utiliza Wayward Pines, sino muchos más. Se ha hablado mucho de su parecido con Twin Peaks, pero la verdad es que salvo algunos detalles no me parece tan relevante. Sus parecidos razonables los podemos encontrar en que Matt Dillon es un agente especial, los planos de entrada al pueblo y el general de la comisaría son clavados a los que utilizaba Lynch. Quizás su atmósfera y el hecho de estar ambientada en un pueblo rodeado de bosque ayuda a crear la ilusión.

Algo más que un guiño a Twin Peaks

Sin embargo, le veo mucho más de El Show de Truman. El comportamiento de los vecinos, que sí saben lo que pasa en el pueblo y fingen para que el protagonista acabe dándose por vencido, por no hablar de la constante vigilancia a la que son sometidos en todo momento. Los primeros momentos en el hospital y el comportamiento de la enfermera y el médico me recuerdan muchísimo a Shutter Island de Martin Scorsese, que también estaba ambientada en un lugar donde no había escapatoria y todos los personajes formaban parte del engaño.

Todas estas múltiples referencias enriquecen muchísimo a Wayward Pines, pues incluso resulta divertido descubrir nuevos guiños como el que hace a Kill Bill cuando la enfermera silba por los pasillos. Pero en algún momento la serie tendrá que echar a volar por sí misma y tener entidad propia. Por lo pronto su piloto nos deja con ganas más, presenta personajes interesantes y su atmósfera es muy atractiva, pero su mayor reto va a ser mantener el nivel de intriga del piloto y eso no es nada fácil. Espero que el segundo capítulo y sucesivos resistan y podamos ver una buena miniserie. Ya veremos.

Wayward Pines se emite en FOX España todos los jueves a las 23:05h, al mismo ritmo que en Estados Unidos.