Portada » Katherine Langford

Etiqueta: Katherine Langford

‘Maldita’: la maldición de Netflix continúa

'Maldita', una reinvención de la leyenda del Rey Arturo, se estrena hoy en Netflix

Que Netflix prima la cantidad sobre la calidad es algo que a estas alturas ya no nos sorprende en absoluto. Las decenas de estrenos al mes que nos trae la plataforma así lo atestigua, y además, eso no es condicionante para que de vez en cuando salga un producto de gran calidad. Pero me temo, que en el caso que nos ocupa, esto no se cumple. No nos engañemos, Maldita no es una serie horrible, ni siquiera es mala, pero si es muy mediocre, lo que no quita que sea disfrutable en cierto sentido, pero vamos al meollo.

Maldita adapta el cómic de Frank Miller y Thomas Wheeler, que a su vez hacen de productores de la serie. Frank Miller como productor no tiene el mejor curriculum de la historia precisamente, ya que bajo su tutela nos llegaron productos deleznables como The Spirit. Este cómic es una adaptación muy libre de la leyenda artúrica. La base no es mala, a pesar de no ser uno de los trabajos más conocidos de Miller el material es interesante, con Excalibur, Merlín, hadas, vikingos y demás. Netflix lo tenía bastante fácil para hacer un buen producto, pero no ha puesto el esmero esperado.

Más fácil aún lo tenía con dos grandes reclamos en el reparto, por un lado, y como protagonista tenemos a Katherine Langford, la archiconocida Hannah Baker en su papel de Por trece razones, que interpreta a Nimue, una joven con un poder oculto que recibe una pesada carga. Siguiendo con las caras conocidas tenemos a Gustaf Skarsgard, conocido por interpretar a Floki en Vikings, que en esta ocasión da vida al mago Merlín, en un papel casi calcado al que hace en Vikings, y acabando con el trío protagonista, Devon Terrell como Arturo.

Gustav Skarsgard es Merlín en 'Maldita', esta adaptación de la leyenda del Rey Arturo

Como digo sobre el papel la cosa debería funcionar, los ingredientes están sobre la mesa y son apetecibles, pero algo falla en la receta hacia el éxito. Para empezar, la producción es mediocre. Los efectos especiales en sí no son malos, pero la sensación de que todo lo que vemos es de cartón piedra es constante, desde las ropas, iluminación, escenarios, no da sensación de credibilidad, de sucio. Nos muestran escenas muy duras, crudas, pero la sangre digital no ayuda a que sean creíbles, y los esqueletos de mentira tampoco.  Las coreografías de peleas o la dirección de escenas de acción no mejoran la cosa. Ver a alguien huyendo por su vida a un paso ligero mientras su perseguidor hace aspavientos con una espada de plástico sobre su cabeza es bochornoso, mientras otras dos personas pelean al fondo moviéndose muy despacio.

El guión tampoco ayuda: tópicos, escenas super trilladas (no falta la escena cuando la pareja se ve al fin sin ropa y se ponen a comparar cicatrices), frases grandilocuentes que parecen sacadas de una obra adolescente. Y para colmo, la actuación de algunos personajes secundarios es para echarse las manos a la cabeza, digno de mención el actor que hace de Uther Pendragon.

La música tampoco se salva. La banda sonora te puede salvar momentos en que la producción no acompaña, como vimos hace unos meses en The Witcher, pero en esta ocasión está muy poco inspirada. Es genérica, olvidable y no toma protagonismo ni cuando la acción lo requiere. Tampoco ha acabado de entusiasmarme el recurso de pasar de escena a escena usando dibujos que parecen sacados del cómic. La primera vez es curioso, pero acaba rompiendo el ritmo y no aclara mucho.

Pero no todo es malo, a pesar de lo que he escrito, la serie se deja ver, y estoy seguro de que será un éxito de público, deseoso de aventuras, pero el espectador más crítico tendrá muy pocas razones para verla.

Los diez episodios de Maldita se estrena hoy viernes 17 de julio en Netflix, doblada al español y ene V.O.S.