Portada » ‘Sex Education’: El sexo como tabú en tiempos de milenials

‘Sex Education’: El sexo como tabú en tiempos de milenials

Sex Education, la nueva serie de Netflix que explora la sexualidad

¡Hola chicos! Hoy hablaremos de una serie, en la que los problemas sexuales de los adolescentes son una excusa para mostrar las miserias e inseguridades del ser humano. Estamos hablando de la serie Sex Education. La primera temporada consta de ocho episodios, de cincuenta minutos cada uno, escrita y dirigida por Laurie Nunn, que transcurre en un instituto llamado Moordale, en Inglaterra.

Por un lado tenemos a: Otis Melbourne (Asa Butterfield), un nerd introvertido, que vive con su madre (interpretada magistralmente por Gillian Anderson) terapeuta sexual. Otis, un día, imparte consejos a sus compañeros del instituto, convirtiéndose en gurú sexual, a cambio de dinero. Entre los personajes, podemos destacar a su socia de la clínica sexual, Maeve (Emma Mackey) y a su mejor amigo Eric (Ncuti Gatwa), gay con un estilo y forma de pensar muy peculiar.

Una de las cosas que más me ha gustado de la serie, es que todos los personajes tienen su importancia y sus escenas de lucimiento. Además, todos los personajes tiene evolución a lo largo de la serie, aunque en algunos sea menos evidente, que en otros. Partiendo de que, se juega con los estereotipos de las series y películas clásicas de instituto. Respecto al desarrollo de la trama, a mí, me ha gustado mucho, ya que refleja como es la sociedad actual y en particular, como son los adolescentes con los rumores y chismorreos pero ahora con las redes sociales. Y, por supuesto, al igual que a muchos espectadores, el final de temporada nos dejó descolocados, porque nuestras preferencias iban por un camino distinto.

Asa Butterfield y Emma Mackey, protagonistas de Sex Education

En Sex Education, vemos la falta de comunicación entre padre e hijos, el sexo como algo imprescindible, además del bullying, homofobia y el intento de encajar en una sociedad exigente, que te devora y luego te margina. Durante toda la serie, he disfrutado muchísimo, ya que, a partir de un tema tan tabú, como el sexo, vemos la miserias de la sociedad actual, porque como nos ha enseñado Otis, los problemas sexuales es algo holístico y no sólo se concentra en los genitales, sino en todos los aspectos de la relación, siendo más emocional que físico. Y cuando logramos ese punto zen, podemos flotar, literalmente.

A partir de aquí puede haber algún spoiler, sigue leyendo bajo tu responsabilidad

Desde mi punto de vista, recién visto el episodio final, no entendí muy bien el cierre que tiene la relación de Otis-Maeve, ya que, yo sí quería verles juntos. Al paso de las horas, analizando la situación, Maeve odiaba a Otis por vender información a Jackson, para que lograra conquistarla, para ella era una traición, y por eso, que al final termine con Maeve, no tiene sentido. Además, Otis y Ola les queda un camino de descubrimiento de la sexualidad y el primer amor, juntos, aún mejor. Pero los fans de la serie, entre los que me incluyo, queremos ver más desarrollo y no ver un final “pastelón” y que todo sea muy “final feliz”. Acepto lo que venga, estoy de acuerdo con el final, pero… ¡Necesito más! ¡Quiero la segunda temporada ya!

 

Sex Educatión estará desde el día 11 de Enero en  Netflix.

Compártelo |Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.