Portada » The Magicians, la magia es carrera universitaria

The Magicians, la magia es carrera universitaria

La nueva serie de SyFy

El inicio de 2016 ha venido marcado por el estreno de varias series dirigidas al público juvenil destinadas a ser grandes éxitos. Primero fue Las Crónicas de Shannara, después la insuficiente Shadowhunters y ahora The Magicians, que estrenó la semana pasada el canal SyFy.

The Magicians nos presenta a Quentin Coldwater (Jason Ralph), un joven inadaptado que empieza a estudiar en una escuela universitaria de magia situada al norte de Manhattan, cumpliendo así un sueño infantil. Poco a poco se va dando cuenta de que el mundo imaginario que leía en su novela de fantasía favorita es real, aunque no tan idílico como pensaba. Mientras, su amiga Julia (Stella Maeve), no admitida en la escuela, busca seguir aprendiendo magia con un grupo de rebeldes.

Las comparaciones de The Magicians con Harry Potter y Las Crónicas de Narnia son obvias, pero más allá de los parecidos razonables lo que buscó Lev Grossman (autor de la novela) fue intentar repetir una fórmula que había sido un éxito unánime y ya de paso intentar convertirse en un nuevo referente para el público joven. Todos los elementos ambas están presentes: mundos imaginarios, escuelas de magia, profecías, una distinción severa entre el bien y mal, etc. Pero las diferencias de la serie de SyFy con las otras sagas también son determinantes porque no se trata meramente de un producto infantil y adolescente, en los que los personajes suelen ser bastante planos y hacen chistes sobre Instagram o Snapchat, sino algo un poco más serio donde sus protagonistas tienen problemas reales, luchas interiores y aún así persiguen su sueño hasta las últimas consecuencias, algo que también puede resultar muy útil a las nuevas generaciones como aprendizaje de que la vida no es una serie con una fotografía colorida.

Protagonista de The Magicians

A mí que la magia ni me va ni me viene, el estreno de The Magicians me causaba un gran escepticismo porque esperaba otro desastre como Shadowhunters, básicamente porque SyFy (la americana) suele producir series de muy baja calidad. Por eso me sorprendió primero el gran despliegue que han llevado a cabo con unos efectos digitales que cumplen a la perfección, clave para que una serie de magia funcione, si no lo hace tenemos un problema. Los personajes, sin ser nada del otro mundo, interesan y hasta ahora todos se antojan útiles, ya veremos con el paso de los capítulos. Eso sí, no me acaban de gustar los actores protagonistas, no sé si es problema mío pero parece que sus respectivos papeles les vienen grandes. En cuanto a la narrativa, el piloto está muy bien llevado, mostrando lo justo, presentando bien a los personajes y una escena final muy interesante para captar la atención del espectador.

Al contrario que ocurría en los otros dos ejemplos, The Magicians sí me parece una serie con vocación de agradar a todos los públicos, sin excluir a ningún segmento de edad a pesar de que los adolescentes las disfrutarán más. Además, la magia siempre es un género atractivo y en televisión había un hueco necesario de cubrir, por lo que no se decepcionarán los que le den una oportunidad pues su producción, sus personajes y su trama lo merecen.

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me tiene conquistado del todo. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis leer en tvspoileralert.com. Y no olvidéis seguirme en las redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *