Portada » The Fall: crimen, atmósfera y feminismo

The Fall: crimen, atmósfera y feminismo

The Fall BBC Two

A pesar de que el subgénero de los asesinos en serie está demasiado trillado tanto en el cine como en la televisión, es cierto que siempre tiene su público y si además consigue un buen guión y unos personajes atractivos, es muy probable que se conviertan en una obra para tomar en consideración. Exactamente eso le pasa a The Fall, que suma una forma de narrar muy inteligente a esta ecuación, lo que la convierten en una de esas series que tenéis que amar si os gusta el género policiaco, pero los que no también podéis disfrutar gracias a la multitud de virtudes de las que hace gala.

La detective superintendente Stella Gibson viaja hasta Belfast para investigar el asesinato de la nuera de un Ministro que la policía norirlandesa tiene en punto muerto, pero pronto se da cuenta de que está tras los pasos de un asesino en serie, Paul Spector, un hombre de familia que desaparece por las noches para estrangular mujeres jóvenes profesionales de alta cualificación. Ella tendrá que cazarlo mientras él sigue dando caza a sus víctimas, de ahí a su nombre The Fall (La Caza). Esta doble persecución sacará a la luz el trasfondo del entorno en que se desarrolla, una ciudad en la que el conflicto sigue latente a pesar de que oficialmente vive en paz. El tono de la serie también tiene una importancia y un atractivo especial, pues lejos de los cliffhangers y giros argumentales propios del género, sus creadores optan por un ritmo lento, más reposado y cargado de silencios, que ayudan a meternos de lleno en la psicología de los personajes.

Jamie Dornan en The Fall

Es precisamente Belfast uno de los elementos diferenciales de The Fall. Ya estamos acostumbrados a ver en la ficción británica esas ciudades tan frías y oscuras que la piedra de las fachadas nunca se seca, pero es en la capital de Irlanda del Norte donde nos encontramos una realidad distinta al resto de Reino Unido. El conflicto religioso entre católicos y protestantes se puede palpar en muchos momentos de la primera temporada. Nada más aterrizar el jefe de policía alerta a Stella de que allí todo es diferente, a lo que ella responde: “¿Todo eso de que mi Jesús es mejor que el tuyo?” Ese y otro momentos clave como la investigación de uno de los asesinatos en la parte sur de la ciudad hablan por sí solos de que la situación sigue latente, lo que aporta un contexto muy interesante para entender muchas de las cosas que pasan allí, y de la forma de actuar de muchos de los personajes.

Precisamente los personajes son otro de los puntos fuertes de The Fall, los dos protagonistas situados a ambos extremos de la ley mantienen una conversación constante a lo largo de los cinco episodios a pesar de que no se conocen. Paul Spector es un monstruo terrible que prepara las escenas del crimen con una minusciosidad asombrosa, desde la elección de sus víctimas hasta la ejecución y su posterior ceremonia fetichista, hasta que se vuelve descuidado. Por su parte, Stella Gibson no tarda en elaborar un perfil bastante preciso de Spector y a medida que nosotros vamos conociéndolo, ella también, con su visión tan profesional como feminista de la vida. Porque Stella es uno de esos personajes femeninos modernos, que rompen clichés y sitúan a su género en el lugar que les corresponde en la sociedad, siendo especialmente la televisión un lugar donde han estado tan menospreciadas. Esta es otra de las bondades que nos ofrece la industria audiovisual británica.

El papel de la mujer en The Fall

Si hablamos de personajes, también tenemos que hablar de actores. Spector es interpretado por uno de los hombres de moda en todo el mundo, Jamie Dornan, lanzado al estrellato recientemente por 50 Sombras de Grey. En The Fall, da vida a un asesino en serie que poco tiene que ver en la práctica con Christian Grey pero que comparte ciertos rasgos fetichistas. En el lado opuesto está Stella, interpretada por Gillian Anderson, (también de moda en los últimos días por el reboot de Expediente X) que, a pesar de ser de Chicago, consigue un acento de inglesa pija muy marcado, lo que sin duda potencia su trabajo y a su personaje. No sólo ellos, el resto del casting cumple a la perfección el tópico de que los actores británicos son buenísimos. No podemos olvidarnos de Archie Panjabi, que presenta un personaje bien distinto al de Kalinda en The Good Wife y eso hay que agradecerlo.

Tengo que admitir que uno de mis puntos débiles como seriéfilo es la ficción británica. Con series como The Fall corro el riesgo de volverme en un adicto. Sólo he visto la primera temporada y me ha sorprendido bastante por todos los motivos anteriormente expuestos pero su tono, atmósfera y su forma tan cruda de retratar la sociedad y la realidad han terminado por enamorarme del todo. Por supuesto, volveré a hablar sobre la segunda temporada dentro de un tiempo.

The Fall se puede ver en España bajo el nombre de La Caza en el canal de pago AXN, que ha emitido ya sus dos temporadas.

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me tiene conquistado del todo. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis leer en tvspoileralert.com. Y no olvidéis seguirme en las redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.