Portada » La tercera temporada de ‘The Affair’ sigue abriendo puertas

La tercera temporada de ‘The Affair’ sigue abriendo puertas

Alison Bailey (Ruth Wilson) y Noah Solloway (Dominic West) en la tercera temporada de The Affair

La cantidad inasumible de series que se emiten en la actualidad a menudo nos hace olvidar cuáles son las realmente buenas y las sólo aceptables. El consumo desmedido de ficciones que tienen un buen nivel provoca que menospreciemos a otras que son muy superiores. La tercera temporada de The Affair nos recuerda por qué seguimos viendo series, por qué prestamos atención a muchas que ni siquiera la merecen y qué estamos haciendo con nuestro tiempo.

The Affair es cierto que puede parecer fría en primera instancia pero es una gozada adentrarse en la psique y los dramas de unos personajes que se van componiendo a lo largo de toda la serie, es decir, una presentación que nunca acaba. La complejidad de todos ellos es aún mayor por los diferentes puntos de vista de la que son objeto. Mientras en la primera temporada era atractivo ver las diferencias entre relatos, la tercera temporada va mucho más allá y el espectador puede observar la imagen que tiene un personaje de otro o la visión que tienen de ellos mismos. En el cuarto episodio (304) es muy interesante ver el comportamiento de Alison en el relato de Cole y la enorme diferencia con el suyo propio. Esta exploración en los personajes es única de la serie de Showtime.

Alison (Ruth Wilson), Cole (Joshua Jackson) y Joanie en la tercera temporada de The Affair

Así como la exploración en la psicología de personajes nunca acaba, los creadores Hagai Levi y Sarah Treem han conseguido mantener el misterio y crear otros nuevos a pesar de que la segunda entrega parecía haber cerrado todas las puertas. La tercera temporada de The Affair abre otras muchas y consigue que sigamos pegados a la pantalla. En estos primeros episodios, el drama sigue estando tan presente como siempre gracias a la revelación de nuevos detalles de la vida de los personajes que hasta ahora habían estado ocultos inteligentemente por parte de los guionistas. De esta forma, y sin recurrir a trampas fáciles, la serie puede dar de sí durante varias temporadas más. 

Todo ello es importante, pero sin duda no tendría el mismo efecto sin unos actores que consiguieran transmitir a la perfección lo que quieren los guionistas y los directores que tan bien les guían. La progresión de todos ellos está siendo espectacular y así lo están reconociendo los premios que están consiguiendo, como los Globos de Oro de Ruth Wilson en 2015 o el de Maura Tierney en 2016. Todavía no se ha valorado lo suficiente a Joshua Jackson en su justa medida pero su aportación al personaje está siendo clave. Y, por último, el buen hacer de Dominic West ha conseguido que su Noah Solloway sea uno de los protagonistas más odiados de la televisión actual.

La tercera temporada de The Affair sigue la trayectoria ascendente de la segunda y nos recuerda qué era aquello de la Edad de Oro de las series, un término caducado por el manoseo y porque realmente ya ha finalizado. Ahora el excesivo número de producciones y sus feroces campañas de marketing nos impide distinguir con claridad los productos de consumo de obras de arte como esta.

La tercera temporada de The Affair se emite Movistar Series los lunes a las 23.30h en V.O.S. A partir de entonces, también en su plataforma bajo demanda. 

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me tiene conquistado del todo. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis leer en tvspoileralert.com. Y no olvidéis seguirme en las redes sociales.
Compártelo |Share on Facebook20Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *