Portada » Ryan Murphy

Etiqueta: Ryan Murphy

American Crime Story: O.J Simpson por Ryan Murphy

La nueva serie de Ryan Murphy es American Crime Story

La historia de Estados Unidos no se puede entender sin sus crímenes. Esto es lo que deben pensar Ryan Murphy y Brad Falchuk, que han dedicado varios años y varias series a describir macabros y cada vez más locos crímenes en la ficción televisiva. Ahora, han decidido volverse “hiperrealistas” y recrear el juicio más mediático de toda la historia americana, el de O.J Simpson, con toda la fidelidad posible. Esto es American Crime Story, la nueva serie de FX, una antología de diez episodios que cada año recreará un caso archiconocido.

Desde los primeros segundos, con las imágenes de archivo del caso de Rodney King y sus posteriores disturbios, American Crime Story: People vs. O.J Simpson demuestra que sus creadores han buscado la rigurosidad y la fidelidad a la hora de recrear los hechos y los personajes. Parece claro, por tanto, que el objetivo no es esclarecer si el ex deportista es culpable sino analizar todo lo que aquel juicio conllevó, tanto a nivel mediático, por la cobertura que se le dio, y también cómo ha marcado y evolucionado la relación de la sociedad con los famosos, que no volvió a ser la misma desde entonces.

Una de las grandes estrellas de American Crime Story

El interés de Ryan Murphy y Brad Falchuk en el guión, que ya estaban escribiendo para FOX Scott Alexander y Larry Karaszewski, ha permitido que American Crime Story se haya hecho más grande, con más presupuesto y con un reparto de lujo. La caracterización de la mayoría de los personajes está muy lograda, Cuba Gooding Jr. es un convincente O.J y su parecido es incluso razonable, como el de Sarah Paulson como la fiscal Marcia Clark. No tanto el de David Schwimmer, aunque por lo poco que hemos visto hasta el momento puede ser que la decisión de ofrecerle el papel puede no ser tan mala como parecía. Por el contrario, apenas hay parecido entre John Travolta y Robert Shaphiro, y no pasaría nada por sacrificar similitudes por fichar una estrella pero es que el aspecto de Travolta deja mucho que desear, no parece él mismo, dicho esto, como buen actor que es seguro que su trabajo será muy importante en la serie.

El primer episodio de American Crime Story funciona desde el primer minuto gracias a un ritmo que nos deja ver los matices de los personajes y todo el trasfondo del caso, hasta en el nivel racial o el tratamiento de la fama, sin ser todo lo densa que se cabría esperar. Por tanto es admirable la capacidad de síntesis de los escritores y de Murphy como director, cuentan muchísimo en una hora y no da la sensación de ser un resumen desestructurado. La recreación de los años 90 es mimética y la fotografía evoca a los productos audiovisuales de la época.

John Travolta, David Schwimmer y Cuba Gooding Jr.

También admiro y agradezco la contención de Murphy a la hora de no llevarse a su terreno la serie, aunque hay que reconocer que en algunos momentos podemos observar guiños al público juvenil, como cuando Robert Kardashian le pide a O.J que no se suicide en el dormitorio de su hija Kimmy. Se ve que le interesa, aparte del caso criminal, analizar la raíz de lo que hoy es la familia más influyente para los adolescentes que, irónicamente, nació a partir del juicio.

A medida que avance American Crime Story me gustaría que fuera profundizando en el funcionamiento de la justicia americana, en el conflicto racial que Estados Unidos no ha podido resolver después de tantos años, en el tratamiento mediático de los juicios a celebridades o de la fama y sus consecuencias, pero creo que es mucho pedir y sólo veremos algunas pinceladas. Muchos de los espectadores seguirán expectantes por si ven a la pequeña Kimmy.

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me tiene conquistado del todo. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis leer en tvspoileralert.com. Y no olvidéis seguirme en las redes sociales.

Scream Queens: más allá del placer culpable

Una de las nuevas series de la temporada

Hace más de una semana del estreno en Estados Unidos de Scream Queens y todavía estoy intentando recuperarme del shock sufrido. La serie de Ryan Murphy y Brad Falchuk ha sido uno de los estrenos más esperados del otoño gracias (o por culpa) de la cansina promoción que ha durado demasiados meses y, claro, las consecuencias son unas expectativas muy elevadas del público y su posterior decepción al ver que no era lo que esperaban. De hecho, la noche de su puesta de largo no funcionó nada bien, aunque los visionados online posteriores han duplicado sus números. Yo sabía dónde me metía, no hacía falta más que ver alguna de las dos últimas temporadas de American Horror Story.

Scream Queens sigue la línea descendente iniciada por Coven y Freakshow, aunque en este caso sus creadores son perfectamente conscientes de lo que querían crear y separarla de su serie de terror aunque perfectamente hubiera funcionado como parte de ésta. FOX, sin embargo, le ha concedido a Murphy sus deseos a cambio de que llenara el vacío que dejó otra de sus ficciones, Glee, también orientada al público adolescente. La mezcla de terror y divismo trash de la primera se unen al colorido y la irreverencia de la segunda creando un monstruo que difícilmente podrá (y querrá) controlar.

Es difícil calificar cuál es el género de Scream Queens aunque tradicionalmente se podría encuadrar dentro de la “comedia de terror”, si es que existe claro, un poco como Scary Movie pero parodiando al propio universo de Ryan Murphy en lugar de Scream. Analizando ambos géneros por separado se podría decir que es una comedia aunque en muchos momentos se pasa de graciosa y entra tan de lleno en lo grotesco que pierde toda la gracia, aunque hay que reconocerle ciertos gags realmente ingeniosos. Si en cambio la consideramos terror, se nos desmorona instantáneamente porque no tiene ninguna credibilidad, lo que provoca que las secuencias que deberían dar miedo en realidad dan risa y, en ocasiones, ni siquiera eso.

Scream Queens, uno de los estrenos más destacado de la temporada de otoño

Tampoco están nada bien muchos de los actores, víctimas de un guión esquizofrénico y del postureo trash al que son sometidos, principalmente Emma Roberts, cuyo trabajo en Coven y Freakshow le han valido ser la protagonista de Scream Queens, pero está demasiado excesiva y eso se nota. No es que lo haga mal, es que Murphy se lo pide. Y esto es lo que en mi opinión hace que se desaproveche un reparto muy interesante, empezando con Jamie Lee Curtis, la más contenida en toda esta locura, Niecy Nash, Keke Palmer o Lea Michele.

No se puede decir que Murphy no busque una gran variedad racial en sus series y en esta ocasión no iba a ser menos, incluyendo personajes de todas las razas, condición sexual y discapacitados pero mientras en Glee resultaba socialmente positivo y hasta entrañable, en Scream Queens se repiten estereotipos y chistes políticamente incorrectos más propios del pasado, lo cual habla de lo excesiva que es esta serie. Y ojo que a mí me gusta lo políticamente incorrecto, pero es que aquí no se libra nadie. El capricho de Ryan Murphy se le va totalmente de las manos buscando el beneplácito de un público adolescente que recibe lo que más le gusta, mucha acción, diálogos ágiles y personajes excesivamente superficiales (tanto o más que la serie). Definitivamente Scream Queens no es para mí, pero comprendo perfectamente que haya gente por ahí dispuesta a perder su tiempo con una serie que es mala y adictiva a partes iguales y que va muchísimo más allá del placer culpable.

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me tiene conquistado del todo. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis leer en tvspoileralert.com. Y no olvidéis seguirme en las redes sociales.