Portada » Miniseries

Etiqueta: Miniseries

‘Maniac’, la bendita locura de Cary Fukunaga

Maniac, la nueva serie de Netflix

Netflix ha irrumpido en la nueva temporada de otoño con mucha fuerza. Justo antes de que los estrenos de las networks puedan ensombrecer a algunas de sus novedades, la plataforma ha sacado una de sus mejores armas de cara al final de este año. Maniac, por los nombres que tiene delante y detrás de las cámaras solamente, ya es un producto casi de obligado visionado. Pero además, su estética, narrativa y ambientación, la convierten en una mini serie muy especial. Este artículo está libre de spoilers.

Nombres

Por si todavía no lo sabéis, el director de los diez episodios que componen Maniac es Cary Joji Fukunaga, recordemos que también hizo pleno dirigiendo la primera temporada de True Detective, la buena, y personalmente pienso que él fue el culpable de su éxito más allá del guión de Nic Pizzolatto. Junto a él, en la producción ejecutiva y también como co creador figura Patrick Somerville, guionista de la gran The Leftovers. Con estos dos es muy difícil equivocarse.

Pero no sólo detrás de las cámaras o la sala de guionistas hay talento, la pareja protagonista es ni más ni menos que dos de los actores más relevantes en la industria del Hollywood actual, Emma Stone y no tanto, pero también, Jonah Hill. Y muy bien acompañados por Justin Theroux, que está para echarle de comer aparte, Sally Field, Gabriel Byrne y otros actores conocidos de la pequeña pantalla como Billy Magnussen (Get Shorty), Jemima Kirke (Girlso Julia Garner (The Americans). 

Justin Theroux interpreta a un personaje excéntrico en Maniac

¿Qué es ‘Maniac’?

Maniac nos sitúa en un presente alternativo en el que la tecnología no ha avanzado tanto como en nuestra realidad aunque los métodos publicitarios son sorprendentemente novedosos. Las relaciones humanas, en cambio, sí parece sufrir las consecuencias de una vida muy parecida a la actual. La depresión y la soledad, encarnados respectivamente en Annie Landberg (Stone) y Owen Milgrim (Hill), les hace buscar la solución en un ensayo clínico de un medicamento que asegura curar cualquier enfermedad mental. El autor es un hombre que también tiene lo suyo, James Mantleray (Theroux), quien los guía a través de un tratamiento de choque en el que tendrán que enfrentarse a sus traumas.

Me voy a detener un poco en el mundo paralelo que se nos muestra en Maniac. La acción se desarrolla en Nueva York, en una realidad donde la estatua de la Libertad ha sido sustituida por la de la Superlibertad, una cosa monstruosa digna de Donald Trump. Mientras, la tecnología parece haber quedado desfasada, los ordenadores tienen los monitores antiguos de tubo, el fondo negro y las letras verdes y los teléfonos tampoco parecen haberse independizado del cable. Eso sí, la publicidad es tan invasiva que es capaz de pagarte el desayuno o el viaje de metro con tal de que un tipo te vaya contando los anuncios del día. También hay robots que limpian los desechos de las mascotas. Es como si el futuro que las películas antiguas hubiera llegado al tiempo presente.

Estéticamente, Maniac es una delicia. La mano de Fukunaga en la dirección se nota, como un plano secuencia en la Annie es una agente de la CIA, o esos extraños zooms con movimiento que ejecuta en el primer capítulo, que además encaja con la historia y la ambientación. La fotografía también es reseñable, aunque tanto juego de luces está justificado dentro de la propia historia. Sus creadores han tenido libertad absoluta para hacer lo que les da la gana. Gracias a la oportunidad que les daban estas alucinaciones/sueños de sus protagonistas, han podido recrear una fiesta de los años 40, una peli de espías, otra de aventuras al estilo El Señor de los Anillos e incluso una comedia ochentera.

Emma Stone, protagonista de Maniac, la mini serie de Netflix

Una multitud de géneros que no sólo se extienden a las fantasías sino que están presentes en toda la serie. La parte (pseudo) científica recuerda a la ciencia ficción clásica, ese futurismo que mencionaba más arriba, los dos protagonistas viven en un dramón psicológico (aunque sus fantasías no lo sean) mientras todo lo que les rodea en el ensayo clínico es una hilarante comedia. Se pueden establecer tres partes: la realidad, las fantasías y toda la historia de Mantleray con su madre y con su ayudante, la Doctora Fujita (Sonoya Mizuno), cigarro en boca siempre, que es casi lo mejor de la serie.

Como ya hemos señalado, los grandes nombres del elenco responden ante las expectativas, aunque si hay que resaltar sólo uno, esa es Emma Stone, que borda un papel que parece hecho para ella. En cada uno de los personajes que interpreta deja su sello y los hace creíbles más allá de su alter ego Annie. No vamos a criticar a Jonah Hill porque estar a ese nivel es difícil para cualquiera, pero cumple. También me gustaría destacar a Julie Garner, que dota a todas sus secuencias con Stone de un extra de dramatismo y le da la réplica de una forma espectacular. Y por último, Justin Theroux y su madre en la ficción, Sally Field que, aunque comparten poco tiempo juntos en pantalla, su sombra siempre está presente. El primero demuestra que le gustan los papeles arriesgados y no le avergüenza hacer lo que hace en esta y otras series, un actor así es una alegría.

Todo esto hace de Maniac una serie diferente en un momento en el que el exceso de producciones provoca que tengamos sentimiento de deja vu con más frecuencia de la que debería y nos gustaría. Necesitamos series raras, concienzudas sí, a ratos, pero también divertidas.

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me tiene conquistado del todo. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis leer en tvspoileralert.com. Y no olvidéis seguirme en las redes sociales.

Guerra y Paz: BBC y las adaptaciones literarias

La enésima adaptación de la novela de Tolstói llega a Movistar #0

Tengo un serio problema con la ficción televisiva británica que intento corregir pero no hay manera. Todo lo que viene de las Islas me da muchísima pereza aunque siempre acabo rendido ante sus acentos, su narrativa y sus actores, pero cuando se trata de empezar otra, vuelve la pereza. Entenderéis entonces que si la próxima gran serie de la BBC es Guerra y Paz, la pereza hay que multiplicarla por 10. Está claro que nadie vende como los americanos.

Llegados a este punto hay que preguntarse si era necesaria otra adaptación de la novela de Leon Tolstói, una de las mejores obras de la historia de la literatura. Una película de King Vidor, una serie de la propia BBC en los años 70 y una belga de 2007 no parecen suficientes para seguir sacando jugo a las complejas tramas que planteaba el escritor ruso. En mi opinión no era necesaria porque sus referentes han acabado siendo buenos clásicos, porque creo que hay series de época por encima de nuestras posibilidades y porque el mundo de la literatura está repleto de grandes obras maestras esperando a ser adaptadas como para que siempre le demos vueltas a las mismas. Estos argumentos nos echarían la crítica abajo así que vamos a suponer que sí era necesaria esta adaptación un poco modernizada de Guerra y Paz.

Para ello, la BBC ha recurrido a Andrew Davies, guionista de la House of Cards británica y productor de la americana, y todo un experto en adaptaciones de obras literarias clásicas como Orgullo y Prejuicio, Sentido y Sensibilidad o Vanity Fair. Grandes nombres de otras ficciones inglesas también en la producción ejecutiva, entre los que destaca el de Harvey Weinstein, aclamado productor de Hollywood. Dirige todos los episodios Tom Harper, que ha trabajado en series tan célebres como Misfits o Peaky Blinders. Delante de las cámaras, Guerra y Paz nos ofrece equilibrio entre actores jóvenes pero con una carrera en pleno auge como Paul Dano (12 Años de Esclavitud), James Norton (Happy Valley) y Lily James (Cenicienta, Downton Abbey), y secundarios veteranos que son los que dan empaque al producto como Brian Cox (The Slap), Jim Broadbent (London Spy), Stephen Rea (The Honourable Woman) o Gillian Anderson (Expediente X).

Grandes nombres en la nueva revisión de Guerra y Paz, de la BBC

Como suele suceder con la BBC, un ejemplo en todos los ámbitos, no se han escatimado recursos en la producción y se han ido a rodar a San Petersburgo y Moscú, la ambientación está muy lograda, el vestuario es impresionante con esos uniformes militares imponentes, etc. Pero Guerra y Paz no puede disimular de dónde viene y en ocasiones no podemos situarnos en la Rusia del XIX pues el perfecto acento y la actitud tan estirada de los actores nos traslada directamente a la Inglaterra victoriana. Ya, los aristócratas es lo que tienen, que parecen todos lo mismo pero no hubiera estado de más algún rasgo inequívoco de que estamos en Rusia para los profanos. En cuanto a la adaptación, para los que no hemos leído la novela, me parece un poco atropellada al principio, la presentación de los personajes me parece confusa y no queda del todo claro las relaciones entre todos ellos aunque imagino que será algo que veremos en los próximos capítulos.

El trabajo de los actores me parece impecable al menos de momento aunque los secundarios están un punto por encima, que demuestran que tienen mucha experiencia en papeles similares. Además, no hay nada más creíble que un actor británico, incluida Gillian Anderson, que se ha ganado el pasaporte. A Paul Dano todavía le queda mucho camino. También hay que destacar de las escenas de guerra, tan importantes para la narración, que están muy bien rodadas, con mucho realismo y la sensación de terror muy bien transmitida, tanto que nos parece que estamos dentro de la batalla. La única que hay en el primer episodio me ha recordado mucho a la secuencia que abría Salvar al Soldado Ryan, palabras mayores.

Grandes actores en la nueva adaptación de Guerra y Paz

En conjunto, Guerra y Paz me parece un producto muy conseguido, capaz de atraer a un público que no conoce la novela de Tolstói pero también para los fanáticos de las historias de época, que no quedarán decepcionados. Su narración es ágil, sus actores están correctísimos y está muy bien ambientada. En su contra, que no todos los días estamos para ver series de época y ésta, por mucho que sea alta literatura, no deja de ser otra más.

Guerra y Paz se emite en Movistar #0 los domingos a las 21.35h.

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me tiene conquistado del todo. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis leer en tvspoileralert.com. Y no olvidéis seguirme en las redes sociales.

Heroes Reborn: reinvención satisfactoria

La saga Heroes es otra de las que ha resucitado, aunque con nuevos personajes

El canal temático SyFy estrenó anoche los dos primeros episodios de Heroes Reborn, la continuación de una de las sagas con más seguidores de la era post Perdidos. La primera parte sedujo a gran parte del público adolescente y juvenil hasta que todos, unos antes y otros después, le dimos la espalda por culpa de sus limitaciones en el guión y un soberano aburrimiento a partir de la segunda temporada. Traer de vuelta a Heroes ha sido un movimiento innecesario por parte de NBC, pues su sólida base de fans ya no lo son tanto y tampoco ha pasado el tiempo suficiente como para echarla de menos. Aún así, parece que Tim Kring ha tenido tiempo suficiente de reestructurar la historia y volver a sorprendernos, o quizás sólo interesarnos un poco, con esta secuela que en su planteamiento recuerda a la primera temporada de la serie original, algo que de entrada es algo muy positivo.

Heroes Reborn comienza cuatro años después del final de Heroes, aquel en el que Claire Bennett aireaba en televisión la existencia de los evolucionados, después de la que habían liado. Desde entonces, deducimos que vivieron en armonía con los humanos hasta que un atentado en la sede de Primatech en Odessa provocó la persecución de estos seres especiales por todo el mundo, mermando seriamente su población y obligándolos a vivir escondidos o huyendo. Un año después, Noah Bennett, superviviente de la catástrofe, cree que Claire está muerta e inicia una nueva vida, dejando todo aquello atrás, hasta que un tipo le convence para investigar qué pasó realmente el 13 de junio.

Heroes Reborn es uno de los estrenos más destacados de este otoño

Aunque el planteamiento es idéntico a la primera temporada de la serie, en la que se contaban historias independientes de todos los personajes que acabarían juntándose, todo huele a nuevo en Heroes Reborn. Las tramas de los nuevos “héroes” interesan mucho, queremos saber más de todos ellos y algunas de ellas son muy espectaculares. No soy de los que se deja impresionar fácilmente por los efectos especiales pero la historia de los dos japoneses es impresionante, desde el guión hasta la inserción de Miko dentro de un videojuego, pasando por la fotografía. Es una historia muy lograda. Tampoco está nada mal la del luchador mejicano justiciero y toda la conspiración que hay detrás. El nexo de unión entre ambas series es Noah Bennett (Jack Coleman), el único actor que repetirá como regular, aunque sí veremos diversos cameos como el de El Haitiano, Mohinder o Hiro Nakamura entre otros. No nos olvidemos de que el tiempo ha pasado y algunos personajes que era niños entonces, volverán más creciditos, como Molly Walker (interpretada por la hija de Clint Eastwood), que ya en los dos primeros episodios deja ver que será esencial en la trama.

Habrá que darle una oportunidad a Heroes Reborn, una serie por la que casi nadie daba un duro y que ha sorprendido gratamente a un servidor por varios motivos, entre los que os puedo asegurar que se encuentra la nostalgia. Sin embargo, tengo que admitir que Kring, que está claro que no puede con la presión durante mucho tiempo, ha conseguido crear una nueva e interesante historia muy bien producida que puede seguir atrayendo fans y recuperando a otros como yo que huyeron despavoridos después de la tercera temporada. Eso sí, por muy exitosa que pueda llegar a ser pedimos a sus responsables que se quede en una miniserie que conceda un final satisfactorio y no volvamos a marear la perdiz.

Heroes Reborn se emite en España por el canal SyFy los viernes a las 23.05h en V.O.S. tan sólo un día después que en Estados Unidos. La versión doblada se estrenará el 6 de octubre.

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me tiene conquistado del todo. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis leer en tvspoileralert.com. Y no olvidéis seguirme en las redes sociales.

Predicciones para los Emmys 2015: Miniserie o TV Movie

Nominaciones a los Emmy 2015 en categoría de miniserie y película para televisión

Desde hace unos años las miniseries han logrado una notoriedad abrumadora, no sólo por su calidad sino también por su número. Hace unos años eran tan pocas que se podían contar con los dedos de una mano y mucho menos encontrar cinco candidatas medianamente aceptables como para hacerles categoría propia. Una de las grandes novedades de los Emmys 2015 es la separación, al menos en el premio principal, de las miniseries y las películas para televisión. Un acierto que no hace más que acrecentar el número de nominados y posibilidades de nuestras (mini)series preferidas de lograr un galardón. Estas son nuestras predicciones.

Mejor Miniserie

El nivel en la categoría en estos Emmys 2015 es enorme si exceptuamos a American Horror Story: Freakshow, la peor entrega de la serie de Ryan Murphy, muy pasada de rosca y viva únicamente para el lucimiento de los actores y del propio autor, pero muy lejos de la maravilla que fue Asylum. Hablemos pues de ganadores. Las cuatro restantes serían dignas vencedoras pero aquí las preferencias también están bastante claras. La pelea será a muerte entre American Crime y la favorita, Olive Kitteridge, de HBO, que acaparó todos los elogios de la prensa en la primera mitad del año. Creemos que será la segunda la que consiga el premio, aunque no descartemos a su oponente, una historia sobre los grandes problemas de la sociedad americana dura y realista, aunque mucho más difícil de premiar. Ni Wolf Hall ni The Honourable Woman parecen capaces de competir al mismo nivel en cuanto a premios.

Mejor Actor de Miniserie o TV Movie

En las categorías interpretativas ya hay representantes de ambos géneros, por lo que la elección se complica aún más. Claramente parten con ventaja Timothy Hutton (American Crime), Richard Jenkins (Olive Kitteridge) y David Oyelowo (Nightingale). Nuestro corazón está con el segundo, excelente en su papel de hombre normal que pocos son capaces de interpretar como él, aunque todas las apuestas indican a que finalmente será David Oyelowo quien se haga con el premio.

Mejor Actriz de Miniserie o TV Movie

Aunque Maggie Gyllenhaal se sale en su papel de The Honourable Woman y ganaría en otras ediciones con los ojos cerrados, la cosa parece estar entre otras dos monstruas de la interpretación: Felicity Huffman, que compone un personaje odiable desde cualquier perspectiva y Frances McDormand, que interpreta a una mujer adorable en muchos sentidos aunque de difícil carácter. Ambas hacen un trabajo espectacular aunque nuestro corazón, y también las quinielas, están con McDormand como vencedora en estos Emmys 2015.

Mejor Actor Secundario de Miniserie o TV Movie

Siempre es complicada la labor de predecir quién ganará en las categorías de secundarios pero este año parece haber un favorito claro, Bill Murray por Olive Kitteridge, gracias a un trabajo escueto pero muy premiable que no creo que debiera obtener tanto reconocimiento. Nuestro preferido es Richard Cabral, aunque cualquiera de los demás ha hecho méritos como para dar la sorpresa, no olvidemos que la Academia adora a Damian Lewis y Michael Kenneth Williams. Menos opciones veo para los dos nominados por American Horror Story: Freakshow.

Mejor Actriz Secundaria de Miniserie o TV Movie

Hasta tres nominadas ha colocado American Horror Story: Freakshow en esta categoría, algo que se está convirtiendo en habitual, aunque sólo una, Sarah Paulson, goza del favoritismo suficiente como para ganar el premio. Es difícil superar un papel doble interpretando además a una mujer con dos cabezas. La única que parece tener posibilidades reales de arrebatárselo es Mo’nique, que hace un papel brillante en Bessie y, no lo olvidemos, también es adorada por los premios.

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me tiene conquistado del todo. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis leer en tvspoileralert.com. Y no olvidéis seguirme en las redes sociales.