Portada » Bambú Producciones

Etiqueta: Bambú Producciones

Bajo Sospecha no pierde sus señas de identidad en la segunda temporada

La serie de Antena 3 y Bambú se estrenó el martes 12 de enero

El año seriéfilo ha llegado a Antena 3 con el estreno de la segunda temporada de Bajo Sospecha, el thriller de Bambú Producciones que gustó mucho el año pasado gracias a su cuidada estética, su música, sus actores y actrices, y su atmósfera. Como ya sabíamos, la nueva entrega iba a cambiar de escenario y reparto excepto Lluis Homar, Yon González y Vicente Romero, que repetirían con sus personajes investigando un nuevo caso.

En esta ocasión, Víctor tendrá que infiltrarse en un hospital madrileño, donde Catherine Le Monnier ha desaparecido y la enfermera Isabel Freire ha sido asesinada. Allí se encuentra con Alain, un policía francés infiltrado para encontrar a su compatriota, con el que tendrá que colaborar a pesar de sus reticencias. A partir de aquí empieza la investigación para descubrir quién lo hizo, que se sospecha que se encuentra entre la plantilla del hospital.

Bajo Sospecha se caracteriza por no perder nunca el tiempo y el arranque de este primer episodio es una prueba fehaciente. La presentación de personajes y potenciales culpables durante la fiesta de Navidad me parece muy acertada, dando leves pinceladas de cada uno, si bien es cierto que podrían haber introducido algunos más adelante. El ritmo, por tanto, sigue siendo muy alto lo cual es bueno para que la hora y media se nos pase volando pero es algo que los guionistas deben cuidar para que no se pierdan en tramas inverosímiles. La producción y la realización siguen estando a un nivel por encima de la media de la ficción nacional y su música sigue estando a la altura pero, el centrar la trama en un hospital, perdemos mucho del encanto de la primera temporada en la que el paisaje y la atmósfera eran un personaje más. Como contrapartida, el tono de la serie se ha vuelto un poco menos trascendente que en la primera temporada gracias a que las víctimas no son niños y se permiten el lujo de rebajar tensión con bromas y chistes recurrentes de franceses y españoles, la mayoría algo rancios y alguno que otro efectivo de verdad.

El elenco es uno de los puntos fuertes de Bajo Sospecha

Uno de los puntos más sobresalientes de Bajo Sospecha es su reparto, una auténtica colección de buenos actores como Concha Velasco, Gonzalo de Castro, Luisa Martín, Hugo Becker, Unax Ugalde, Olivia Molina, Ingrid Rubio o Leticia Dolera entre otros, que intentarán estar a la altura de los del año pasado, sobre todo de Alicia Borrachero, lo mejor de la primera entrega. Se echa en falta a Blanca Romero después de su polémica salida, más que por su calidad interpretativa, por dar la réplica a los dos infiltrados. Se supone que lo debe hacer Olivia Molina aunque por ahora no la hemos visto mucho, es pronto.

Bajo Sospecha ha vuelto coherente con ella misma, con un caso interesante pero que se puede hacer cuesta arriba si no lo manejan bien. La producción vuelve a ser notable aunque no tiene el encanto del pequeño pueblo de la primera temporada y su elenco me parece espectacular y no hay duda de que será de lo mejor de la serie otra vez. No esperemos que nos sorprenda demasiado pues se trata de un thriller, un género en el que normalmente las cosas se van un poco de las manos pero eso parece importarle bien poco a Ramón Campos y compañía, que saben qué producto quieren hacer, la audiencia lo respalda y encima es dignísimo. No podemos pedir más.

¿Qué te ha parecido el episodio? ¿Echas de menos a Blanca Romero? ¿Te gusta más este caso o el del año pasado?

Bajo Sospecha se emite todos los martes en Antena 3 a las 22.30h.

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me tiene conquistado del todo. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis leer en tvspoileralert.com. Y no olvidéis seguirme en las redes sociales.

Refugiados, el futuro llama a la puerta

La nueva serie de atresmedia y BBC

La ficción española sigue dando pasos en la buena dirección y este 2015 se puede considerar como la confirmación definitiva de que las reglas del juego han cambiado y podemos mirar de frente a otros países sin tener que agachar la cabeza. Refugiados es una coproducción con la BBC y se nota su toque pero eso no la hace mejor ni peor, pues se podría haber hecho algo similar sin su ayuda.

Refugiados está rodada en inglés para buscar una mayor proyección internacional, por lo que recomiendo que la veáis en versión original, pues he visto las promos dobladas y no hace justicia a las voces de los actores originales, sobre todo la de Natalia Tena, que no se parece en nada. A pesar del idioma, la serie está ambientada en España y choca un poco ver carteles y matrículas escritos en español. Puestos a rodar en versión original, deberían haber cuidado un poco más este apartado.

La premisa de la nueva serie de laSexta es cuanto menos interesante. Miles de millones de personas viajan desde el futuro para salvarse de una catástrofe que acabará por extinguir la especie humana. Ese masivo éxodo empezará a causar problemas a los habitantes del presente, que se verán completamente desbordados ante la repentina multiplicación de la población mundial, con todo lo que ello conlleva. En los dos primeros episodios hemos conocido a los Cruz, una familia de un pueblo rural que recibe la visita de uno de estos viajeros temporales, al que acogen en su casa.

Protagonista de Refugiados

El piloto me ha dejado un poco frío. La presentación de los personajes me ha parecido un poco lenta, con secuencias innecesarias que han restado tiempo para avanzar un poco más en la historia, introducir nuevos personajes o dar más relevancia a algunos de los que menos tiempo han tenido en pantalla, como Felix, Hugo o el alcalde, que me ha parecido muy interesante, o haber conocido a Mónica antes de ser raptada por la policía del futuro. Dicho esto, cuando Alex ya se identifica, y empezamos a saber un poco más de los refugiados, la trama gana enteros hasta el final del segundo episodio, que termina con una impresionante secuencia repleta de tensión y atmósfera, la misma que no había conseguido transmitir previamente.

Sin embargo, espero muchísimo de los capítulos restantes, sobre todo si empiezan a indagar en el conflicto entre refugiados y habitantes del presente. Será muy interesante ver cómo se explotan temas de xenofobia temporal o discriminación, de los que hasta ahora no hemos visto más que unas pincelada, pero que a buen seguro tendrán una importancia capital a la hora de dar empaque al producto. En el apartado técnico, Refugiados es brillante, desde la fotografía hasta la planificación, más británica de lo que estamos acostumbrados a ver. En cuanto a los actores, todos están muy bien pero Natalia Tena sobresale del resto con un personaje enigmático desde el primer minuto. Ella, la atmósfera y el tono son hasta ahora lo mejor de Refugiados, pues por momentos recuerda a la obra maestra francesa Les Revenants, cuyo principal rasgo distintivo era ese halo misterioso que rezumaba y lo que en realidad la eleva a serie de culto. Captar eso no es sencillo, no lo ha conseguido ni siquiera su remake norteamericano. Por tanto, punto a favor de Ramón Campos y compañía.

En definitiva, salvo el arranque, un tanto lento, Refugiados me parece un producto muy digno con visos de convertirse en una gran serie si explota el enorme potencial temático que tiene más allá de su interesante premisa futurista. Tiene calidad técnica, unos buenos actores y unas posibilidades casi infinitas como para perderla de vista. Desde luego, yo sigo con ella.

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me tiene conquistado del todo. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis leer en tvspoileralert.com. Y no olvidéis seguirme en las redes sociales.

Bajo Sospecha, otro pequeño paso adelante para la ficción española

Yon González, Blanca Romero, Lluis Homar

No lo ha tenido fácil Bajo Sospecha desde su estreno, pues ha sido víctima de la contraprogramación, tanto de la competencia como de la que ha practicado su propia cadena, Antena 3, que no ha dudado en usarla como arma arrojadiza. Afortunadamente, la serie ha aguantado los cambios de día y ha retenido a una audiencia que se ha mantenido fiel a pesar de tener enfrente a El Ministerio del Tiempo, Los Nuestros o La Voz. Sus 3,7 millones de espectadores y su 20,4% de share deberían garantizar su renovación pero aún nadie ha confirmado nada.

No hay dudas de que Bajo Sospecha ha supuesto un paso adelante, pequeño eso sí, pero importante. Al igual que El Ministerio del Tiempo, se ha atrevido a encuadrarse en un género, aunque sea en uno que gusta a todos, como es el thriller. Bambú viene haciendo las cosas muy bien durante años y cada serie que producen es mejor, aunque este aumento de calidad se está dando poco a poco, bien porque quieren hacer productos más exitosos o bien porque las cadenas imponen muchas cortapisas como para poder trabajar con más libertad. El estilo visual de la serie es definitorio y la música aporta el tono que necesita aunque podríamos echar en falta una atmósfera más característica del suspense. La fotografía es impecable y técnicamente le podemos poner pocas pegas.

Ejecutar un guión con tantos giros y tantos posibles sospechosos como el de Bajo Sospecha es casi imposible sin cometer ciertos errores. En primer lugar, hay que achacarle que no haya sabido explorar más detenidamente a los dos protagonistas, de los que apenas sabemos nada, dos o tres pinceladas, y a los que les ha faltado interactuar más entre ellos, profundizar más en su relación. En cambio, Víctor y Laura han sido en muchas ocasiones un pivote sobre el que han girado las tramas, unos meros espectadores ante todo lo que pasaba ante ellos y da la sensación que al final no aportan casi nada a la investigación del caso. Por otro lado tenemos a la familia Vega, en la que el exceso de miembros juega en contra del desarrollo de muchos de ellos que hubieran dado mucho de sí, tan solo el personaje de Alicia Borrachero, apoyado por su enorme trabajo, ha resultado tener más aristas, el resto, muy planos.

Alicia Borrachero y Pedro Alonso

Alerta de posibles spoilers, si aún no habéis visto Bajo Sospecha y tienes intención de verla no sigáis leyendo.

Por otro lado, el buen hacer de Bajo Sospecha se ve empañado por ciertos errores en detalles, como esas persecuciones tan descaradas, las constantes miradas desde las ventanas de los dos protagonistas, la fácil limpieza de huellas y sangre de un arma homicida solo con agua, la fuerza que un niño puede tener con una linterna en la mano y el hecho de que no esté toda la familia al final entre rejas por diferentes delitos como encubrimiento, ocultación de pruebas, obstrucción a la justicia… Licencias aceptables en algunos casos pero que, sumándolas, son suficientes para que sean un punto débil de la serie.

Por el contrario, Bajo Sospecha nos ha deleitado con giros verdaderamente sorprendentes y no se ha escondido a la hora de tratar temas delicados como la pedofilia en el último episodio o los secuestros y asesinatos de niños, tratados sin pudor y con toda su dureza. Además, la resolución del caso da una vuelta de tuerca siendo culpables al final los propios niños del secuestro de Alicia y su hermano responsable de la muerte de Nuria. Eso sí, el final es totalmente anticlimático cuando descubren la verdad y el resumen de todos los hechos me parece demasiado largo, sobre todo porque nos muestran imágenes que ya hemos visto. Si hubiera ido más al grano hubiera resultado más efectivo.

Mis conclusiones son muy positivas, creo que Bajo Sospecha tiene muchos pequeños errores, pero en términos generales me parece una serie interesante y adictiva, que es justo lo que necesita la ficción española, productos que consigan que el espectador se identifique con ellos y realmente les guste. Antena 3 y Bambú poco a poco lo están consiguiendo, pero espero que logren ir mucho más allá en el futuro, desde luego talento e ideas no faltan.

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me tiene conquistado del todo. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis leer en tvspoileralert.com. Y no olvidéis seguirme en las redes sociales.