Portada » ‘Maniac’, la bendita locura de Cary Fukunaga

‘Maniac’, la bendita locura de Cary Fukunaga

Maniac, la nueva serie de Netflix

Netflix ha irrumpido en la nueva temporada de otoño con mucha fuerza. Justo antes de que los estrenos de las networks puedan ensombrecer a algunas de sus novedades, la plataforma ha sacado una de sus mejores armas de cara al final de este año. Maniac, por los nombres que tiene delante y detrás de las cámaras solamente, ya es un producto casi de obligado visionado. Pero además, su estética, narrativa y ambientación, la convierten en una mini serie muy especial. Este artículo está libre de spoilers.

Nombres

Por si todavía no lo sabéis, el director de los diez episodios que componen Maniac es Cary Joji Fukunaga, recordemos que también hizo pleno dirigiendo la primera temporada de True Detective, la buena, y personalmente pienso que él fue el culpable de su éxito más allá del guión de Nic Pizzolatto. Junto a él, en la producción ejecutiva y también como co creador figura Patrick Somerville, guionista de la gran The Leftovers. Con estos dos es muy difícil equivocarse.

Pero no sólo detrás de las cámaras o la sala de guionistas hay talento, la pareja protagonista es ni más ni menos que dos de los actores más relevantes en la industria del Hollywood actual, Emma Stone y no tanto, pero también, Jonah Hill. Y muy bien acompañados por Justin Theroux, que está para echarle de comer aparte, Sally Field, Gabriel Byrne y otros actores conocidos de la pequeña pantalla como Billy Magnussen (Get Shorty), Jemima Kirke (Girlso Julia Garner (The Americans). 

Justin Theroux interpreta a un personaje excéntrico en Maniac

¿Qué es ‘Maniac’?

Maniac nos sitúa en un presente alternativo en el que la tecnología no ha avanzado tanto como en nuestra realidad aunque los métodos publicitarios son sorprendentemente novedosos. Las relaciones humanas, en cambio, sí parece sufrir las consecuencias de una vida muy parecida a la actual. La depresión y la soledad, encarnados respectivamente en Annie Landberg (Stone) y Owen Milgrim (Hill), les hace buscar la solución en un ensayo clínico de un medicamento que asegura curar cualquier enfermedad mental. El autor es un hombre que también tiene lo suyo, James Mantleray (Theroux), quien los guía a través de un tratamiento de choque en el que tendrán que enfrentarse a sus traumas.

Me voy a detener un poco en el mundo paralelo que se nos muestra en Maniac. La acción se desarrolla en Nueva York, en una realidad donde la estatua de la Libertad ha sido sustituida por la de la Superlibertad, una cosa monstruosa digna de Donald Trump. Mientras, la tecnología parece haber quedado desfasada, los ordenadores tienen los monitores antiguos de tubo, el fondo negro y las letras verdes y los teléfonos tampoco parecen haberse independizado del cable. Eso sí, la publicidad es tan invasiva que es capaz de pagarte el desayuno o el viaje de metro con tal de que un tipo te vaya contando los anuncios del día. También hay robots que limpian los desechos de las mascotas. Es como si el futuro que las películas antiguas hubiera llegado al tiempo presente.

Estéticamente, Maniac es una delicia. La mano de Fukunaga en la dirección se nota, como un plano secuencia en la Annie es una agente de la CIA, o esos extraños zooms con movimiento que ejecuta en el primer capítulo, que además encaja con la historia y la ambientación. La fotografía también es reseñable, aunque tanto juego de luces está justificado dentro de la propia historia. Sus creadores han tenido libertad absoluta para hacer lo que les da la gana. Gracias a la oportunidad que les daban estas alucinaciones/sueños de sus protagonistas, han podido recrear una fiesta de los años 40, una peli de espías, otra de aventuras al estilo El Señor de los Anillos e incluso una comedia ochentera.

Emma Stone, protagonista de Maniac, la mini serie de Netflix

Una multitud de géneros que no sólo se extienden a las fantasías sino que están presentes en toda la serie. La parte (pseudo) científica recuerda a la ciencia ficción clásica, ese futurismo que mencionaba más arriba, los dos protagonistas viven en un dramón psicológico (aunque sus fantasías no lo sean) mientras todo lo que les rodea en el ensayo clínico es una hilarante comedia. Se pueden establecer tres partes: la realidad, las fantasías y toda la historia de Mantleray con su madre y con su ayudante, la Doctora Fujita (Sonoya Mizuno), cigarro en boca siempre, que es casi lo mejor de la serie.

Como ya hemos señalado, los grandes nombres del elenco responden ante las expectativas, aunque si hay que resaltar sólo uno, esa es Emma Stone, que borda un papel que parece hecho para ella. En cada uno de los personajes que interpreta deja su sello y los hace creíbles más allá de su alter ego Annie. No vamos a criticar a Jonah Hill porque estar a ese nivel es difícil para cualquiera, pero cumple. También me gustaría destacar a Julie Garner, que dota a todas sus secuencias con Stone de un extra de dramatismo y le da la réplica de una forma espectacular. Y por último, Justin Theroux y su madre en la ficción, Sally Field que, aunque comparten poco tiempo juntos en pantalla, su sombra siempre está presente. El primero demuestra que le gustan los papeles arriesgados y no le avergüenza hacer lo que hace en esta y otras series, un actor así es una alegría.

Todo esto hace de Maniac una serie diferente en un momento en el que el exceso de producciones provoca que tengamos sentimiento de deja vu con más frecuencia de la que debería y nos gustaría. Necesitamos series raras, concienzudas sí, a ratos, pero también divertidas.

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me tiene conquistado del todo. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis leer en tvspoileralert.com. Y no olvidéis seguirme en las redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.