Portada » Girls: Lena Dunham sí es una voz de su generación

Girls: Lena Dunham sí es una voz de su generación

La comedia generacional de HBO

No pude con el piloto Girls cuando se estrenó y la fui posponiendo una y otra vez, aun sabiendo que tarde o temprano la tenía que ver, y ese momento ha llegado este verano. La serie de Lena Dunham había sido etiquetada como la sucesora de Sexo en Nueva York desde el primer momento, supongo que por la curiosa manía del ser humano por etiquetar productos culturales o por la necesidad de dar continuidad a una historia de la que había ganas de más.

Cualquiera que empiece a ver Girls desde una perspectiva convencional acaba odiando a las cuatro protagonistas de la serie. En un primer vistazo suele ocurrir, a mí mismo me pasó, pero hay que aprender a verla con una visión más global, atendiendo al contexto en el que viven los personajes e intentando entender un poco quiénes son, qué expectativas hay puestos en ellos y en qué momento ocurren. Hannah y sus amigas están en una generación perdida entre la generación Y y los llamados millennials, un término que por cierto, detesto.

No recuerdo una serie o película (digamos) generacional con la que me pueda sentir identificado en gran medida hasta la llegada de Girls. Lena Dunham dice en el primer episodio que quiere ser ‘la voz de su generación, o al menos una voz de una generación’. No está muy claro que su personaje lo consiga algún día en la serie pero ella sí, pues retrata con exactitud todo lo que le ocurre a una persona en sus veintitantos que está madurando en un mundo para el que no estaba preparada. En efecto, empezar a buscar trabajo en los años 12-13 en Nueva York, o en cualquier parte del mundo civilizado era una misión imposible, capaz de hundir la moral de la persona más optimista.

La creadora de Girls es una voz autorizada de su generación

Es por eso que pienso que Girls en realidad encierra el pesimismo de una juventud que lo tiene todo pero que a la vez no tiene nada, cuyas expectativas se van reduciendo cada vez más mientras se acercan al abismo de la treintena, cuando se darán cuenta de que la frase ‘tener la vida resuelta’ es una falacia, y más en el mercado laboral de hoy en día. Pero lo más interesante es ver la perspectiva desde la que se acerca a todos estos problemas, desde unas veitenañeras aspirantes a mujer-cosmopolita-neoyorkina-neurótica. Aspirantes involuntarias (o no) pero directas hacia un cliché que es posible que no puedan evitar y con el que quizás hasta se sientan cómodas en el futuro.

Pero ante todo, Girls es una serie de gente egocéntrica hasta el límite que pone a los personajes en situaciones muy divertidas, no hay que olvidar que es una comedia, que Lena Dunham resuelve siempre con mucho humor, con (auto) crítica social y con mucha imaginación y con unos diálogos realmente brillantes. Yo creo que sí es una voz de su generación.

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me tiene conquistado del todo. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis leer en tvspoileralert.com. Y no olvidéis seguirme en las redes sociales.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.