Portada » Series » Series europeas

Categoría: Series europeas

No podemos perder de vista las grandes series que se hacen en nuestro continente, no sólo británicas sino también nórdicas. Todas ellas se seguirán a ritmo de estreno en España.

‘The Crown’, el biopic de manual de Netflix sobre la reina de Inglaterra

The Crown, biopic monárquico de Netflix

Antes de empezar el artículo me gustaría disculparme ante todos los lectores de este blog por el estado de semi abandono en el que se encuentra desde hace unos meses. Pero algo tan maravilloso como la paternidad resta tiempo para todo lo demás, como no podía ser de otra forma. Por tanto, si ver series se está convirtiendo en una labor difícil, imaginad lo que me supone pensar sobre ellas para poder escribir artículos de calidad. Aún así, esperamos recuperar en breve un ritmo de post por semana, al menos de momento. Mil disculpas y gracias por seguir ahí.

Hecho este inciso que consideraba necesario, entramos en materia de nuevo con la última serie de la que todo el mundo ha hablado desde que se estrenara hace unas semanas. The Crown se ha convertido en la nueva serie de moda y merece todos los elogios que está recibiendo. Bonita, preciosa, artística y cara son algunos de los adjetivos que mejor definen al biopic de la Reina Isabel II, casi nada.

Biopic en televisión

The Crown arranca en 1947, con la boda de Isabel con Felipe, el inicio del segundo mandato de Winston Churchill y la decadencia de su padre, que empieza a manifestar síntomas de la enfermedad que le matará cinco años después. En total, se han planificado seis temporadas que narrarán cada una diez de los más de sesenta años de reinado de la reina más famosa del mundo. En estos primeros episodios Isabel tendrá que lidiar con unas responsabilidades para las que no está preparada. Su relación con Churchill y con su marido, que asumirá el papel secundario que le ha tocado desempeñar para el resto de su vida.

Reparto de The Crown

La televisión no ha sabido explotar el biopic como debería. Teóricamente, es el medio ideal para hacerlo porque es posible estirar la historia durante muchas horas contando así más detalles del personaje en cuestión. Sin embargo, las familias reales son las que han protagonizado más series de este género. Isabel en España o Victoria en el Reino Unido, país que acumula un buen puñado de ejemplos más. Siempre buscando un tipo de público de edad avanzada y más conservador. Por eso resulta especialmente llamativo que Netflix haya conseguido crear un producto muy tradicional que, además de atraer nuevos nichos de mercado, ha gustado a su público más fiel, de un segmento de edad sensiblemente inferior.

Cueste lo que cueste

Netflix ha apostado una fortuna por esta serie, ni más ni menos que 100 millones de libras, en un producto fabricado por dos expertos en la materia: Peter Morgan, guionista de la película The Queen y voz autorizada para hablar sobre la monarquía más famosa del mundo. También cuenta con Stephen Daldry entre sus productores ejecutivos, un sobrio cineasta que también tiene experiencia con las biografías. Ya vemos que son nombres de primera fila para crear una serie estéticamente preciosa y escrita con rigor británico.

Claire Foy y Jared Harris encabezan el biopic de Neflix sobre la Reina Isabel II

Cuando hay mucho dinero en juego el resultado final ha de notarse sí o sí. Bien en el elenco de actores, aunque en este caso no hay una gran estrella de cine que se lleve la mayor parte del presupuesto. O bien a nivel técnico, donde The Crown se luce. Durante los primeros diez episodios asistimos a un esfuerzo titánico por mimetizar los escenarios reales. En el piloto encontramos uno de los ejemplos más ambiciosos en la reconstrucción de la boda de Isabel o las secuencias en Downing Street o el Palacio de Buckingham. El resultado es impresionante por su sobriedad y su fidelidad con respecto a las imágenes de archivo.

Con The Crown, Netflix incorpora otro subgénero más a su cada vez más amplio catálogo de series originales. La plataforma parece empeñada en seguir ampliando su público objetivo. Si con Stranger Things intentó atraer a los nostálgicos, con Easy a los amantes del cine independiente, la reina de Inglaterra y las monarquías en general puede servir para atraer a un tipo de público que hasta ahora no se suscribía. Después están los fanáticos de Netflix, que son capaces de poner de moda cualquier serie a pesar de que su único nexo de unión sea el canal por el que se emite. En muchos casos, tanto ruido me ha acabado por defraudar, pero The Crown sí merece realmente la pena. Es la nueva serie que hay que ver, hasta que llegue la próxima.

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me tiene conquistado del todo. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis leer en tvspoileralert.com. Y no olvidéis seguirme en las redes sociales.

Opinión: Netflix baja el nivel en 2016

La sobreproducción de ficción de Netflix ha bajado su canon de calidad considerablemente

Hace un par de años, Netflix prometió inundar el mercado con un montón de ficciones originales cada año, concretamente iban a intentar estrenar una temporada o una nueva serie cada dos semanas. Los seriéfilos empezamos a salivar porque los únicos referentes que teníamos de la plataforma eran House of Cards y Orange Is The New Black, ambas cotizando muy al alza. Después de un 2015 sobresaliente, con algunos estrenos destacados como Daredevil, Sense8, Narcos, Unbreakable Kimmy Schmidt o Jessica Jones, 2016 no está siendo todo lo productivo que cabría esperar.

Obviamente, el nivel sigue muy alto porque todas esas series siguen en activo y poco a poco van estrenando nuevas temporadas pero me gustaría centrarme en el material nuevo de lo que llevamos de año. Tan sólo se ha estrenado un drama, Marseille, del que hablaremos un poco más adelante, y cinco comedias, Love, Flaked, The Ranch, Fuller House y Lady Dynamite, que han pasado sin pena ni gloria, más bien con un poco de pena. Y eso que todas ellas vienen con nombres populares entre el público norteamericano y un revival de una sitcom que, aunque arrasó en los noventa, tenía (y tiene) un nivel bastante bajo. Esos nombres de relumbrón han servido para que su público se mantenga fiel pero poco más. Todas ellas me parecen series del montón, de relleno para un catálogo cada vez más extenso, y más disperso.

Hace unos meses supimos que Netflix preparaba su primera serie original hecha en España con el apoyo de la productora Bambú, un drama de 16 episodios sobre cuatro operadoras de la compañía telefónica en los años 20 del siglo pasado, algo muy positivo porque la plataforma es una recién llegada al mercado y darle proyección internacional podría ser un gran impulso para nuestra ficción, que podría dar varios pasos adelante. El problema es que el único referente de serie europea que tenemos es Marseille, una de las peores de lo que llevamos de año a pesar de que ha sido renovada, y claro, nos llena de incertidumbre sobre lo que puede hacer Netflix a nivel internacional. Tendremos que esperar para ver otras como la japonesa Hibana.

Pero el drama francés ha sido novedoso en una cosa, ha sido la primera vez que público y críticos han alzado la voz unánimemente en su contra, algo que no es tan fácil de conseguir con las series de Netflix. Es cierto que el nivel de la plataforma es alto pero hay una tendencia de estimar en exceso sus productos. A HBO se le han dado bastantes palos por dar luz verde a series como Vinyl que, si bien no es lo mejor de la cadena, sigue siendo muy superior a la mayoría de dramas que día sí, y día también, se estrenan en todo el mundo pero da la sensación de que ésta habría sido mejor valorada si fuera de Netflix. HBO se ha ganado el derecho a ser criticada por hacer un producto inferior a sus estándares, pero también creo que la plataforma se ha ganado un prestigio a pulso que debe mantener y con lo que llevamos visto este año, parece que en su agenda prima la cantidad sobre la calidad.

El algoritmo de Netflix es muy efectivo para conocer los gustos de sus suscriptores y parte de su éxito reside en esta capacidad de anticipación, pero ha llegado el momento de que responda sobre qué tipo de series producir. Si el modelo son las House of Cards, Orange Is The New Black, etcétera, o las Flaked, Fuller House o Marseille.

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me tiene conquistado del todo. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis leer en tvspoileralert.com. Y no olvidéis seguirme en las redes sociales.

Guerra y Paz: BBC y las adaptaciones literarias

La enésima adaptación de la novela de Tolstói llega a Movistar #0

Tengo un serio problema con la ficción televisiva británica que intento corregir pero no hay manera. Todo lo que viene de las Islas me da muchísima pereza aunque siempre acabo rendido ante sus acentos, su narrativa y sus actores, pero cuando se trata de empezar otra, vuelve la pereza. Entenderéis entonces que si la próxima gran serie de la BBC es Guerra y Paz, la pereza hay que multiplicarla por 10. Está claro que nadie vende como los americanos.

Llegados a este punto hay que preguntarse si era necesaria otra adaptación de la novela de Leon Tolstói, una de las mejores obras de la historia de la literatura. Una película de King Vidor, una serie de la propia BBC en los años 70 y una belga de 2007 no parecen suficientes para seguir sacando jugo a las complejas tramas que planteaba el escritor ruso. En mi opinión no era necesaria porque sus referentes han acabado siendo buenos clásicos, porque creo que hay series de época por encima de nuestras posibilidades y porque el mundo de la literatura está repleto de grandes obras maestras esperando a ser adaptadas como para que siempre le demos vueltas a las mismas. Estos argumentos nos echarían la crítica abajo así que vamos a suponer que sí era necesaria esta adaptación un poco modernizada de Guerra y Paz.

Para ello, la BBC ha recurrido a Andrew Davies, guionista de la House of Cards británica y productor de la americana, y todo un experto en adaptaciones de obras literarias clásicas como Orgullo y Prejuicio, Sentido y Sensibilidad o Vanity Fair. Grandes nombres de otras ficciones inglesas también en la producción ejecutiva, entre los que destaca el de Harvey Weinstein, aclamado productor de Hollywood. Dirige todos los episodios Tom Harper, que ha trabajado en series tan célebres como Misfits o Peaky Blinders. Delante de las cámaras, Guerra y Paz nos ofrece equilibrio entre actores jóvenes pero con una carrera en pleno auge como Paul Dano (12 Años de Esclavitud), James Norton (Happy Valley) y Lily James (Cenicienta, Downton Abbey), y secundarios veteranos que son los que dan empaque al producto como Brian Cox (The Slap), Jim Broadbent (London Spy), Stephen Rea (The Honourable Woman) o Gillian Anderson (Expediente X).

Grandes nombres en la nueva revisión de Guerra y Paz, de la BBC

Como suele suceder con la BBC, un ejemplo en todos los ámbitos, no se han escatimado recursos en la producción y se han ido a rodar a San Petersburgo y Moscú, la ambientación está muy lograda, el vestuario es impresionante con esos uniformes militares imponentes, etc. Pero Guerra y Paz no puede disimular de dónde viene y en ocasiones no podemos situarnos en la Rusia del XIX pues el perfecto acento y la actitud tan estirada de los actores nos traslada directamente a la Inglaterra victoriana. Ya, los aristócratas es lo que tienen, que parecen todos lo mismo pero no hubiera estado de más algún rasgo inequívoco de que estamos en Rusia para los profanos. En cuanto a la adaptación, para los que no hemos leído la novela, me parece un poco atropellada al principio, la presentación de los personajes me parece confusa y no queda del todo claro las relaciones entre todos ellos aunque imagino que será algo que veremos en los próximos capítulos.

El trabajo de los actores me parece impecable al menos de momento aunque los secundarios están un punto por encima, que demuestran que tienen mucha experiencia en papeles similares. Además, no hay nada más creíble que un actor británico, incluida Gillian Anderson, que se ha ganado el pasaporte. A Paul Dano todavía le queda mucho camino. También hay que destacar de las escenas de guerra, tan importantes para la narración, que están muy bien rodadas, con mucho realismo y la sensación de terror muy bien transmitida, tanto que nos parece que estamos dentro de la batalla. La única que hay en el primer episodio me ha recordado mucho a la secuencia que abría Salvar al Soldado Ryan, palabras mayores.

Grandes actores en la nueva adaptación de Guerra y Paz

En conjunto, Guerra y Paz me parece un producto muy conseguido, capaz de atraer a un público que no conoce la novela de Tolstói pero también para los fanáticos de las historias de época, que no quedarán decepcionados. Su narración es ágil, sus actores están correctísimos y está muy bien ambientada. En su contra, que no todos los días estamos para ver series de época y ésta, por mucho que sea alta literatura, no deja de ser otra más.

Guerra y Paz se emite en Movistar #0 los domingos a las 21.35h.

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me tiene conquistado del todo. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis leer en tvspoileralert.com. Y no olvidéis seguirme en las redes sociales.

El Infiltrado, la perfección británica

La nueva serie de AMC y BBC, El Infiltrado (The Night Manager)
El Infiltrado (The Night Manager) vía AMC

La BBC y la AMC americana se han unido para producir El Infiltrado (The Night Manager), una miniserie de seis episodios basada en la novela homónima de John Le Carré. La serie, que cuenta con un presupuesto de 30 millones de dólares y un reparto de lujo, está dirigida en su totalidad por la cineasta danesa Susanne Bier. Como no podía ser de otra forma, el resultado es espectacular y estamos sin suda ante uno de los productos más apetecibles de lo que llevamos de año.

El Infiltrado nos traslada a la Primavera Árabe de 2011 en Egipto, justo cuando el gobierno de Mubarak cae fruto de las protestas populares en la Plaza Tahrir, una diferencia crucial con respecto a la novela, que estaba localizada en Centroamérica y su problemática endémica, los sicarios y el narcotráfico. Muy hábilmente, el guionista David Farr ha actualizado la trama y prácticamente ha cambiado la serie de género, pues lo que podría haber sido más parecido a Narcos ha acabado siendo algo más Homeland, con todo lo que ello conlleva.

El Infiltrado es la decimosexta adaptación de una novela de John Le Carré, ya sea al cine o a la televisión, prueba obvia de que a sus obras les sienta muy bien el cambio de formato, que el género de espías y conspiraciones es muy atractivo para el gran público y que, por supuesto, son buenos trabajos. En este caso, David Farr le da visibilidad a un problema que está detrás de cada conflicto en el mundo, que es el contrabando (o simplemente, venta) de armas a regímenes que acabarán usándolas contra sus ciudadanos. El dilema que se plantea el protagonista, y el espectador, es si es ético e incluso legal que tu país venda armas a un régimen totalitario, y claro está, si se puede hacer algo por impedirlo. A partir del piloto, lo que esperamos es un drama de espías clásicos que, debido a su corta duración, promete ser de lo más intenso e ir directamente al grano de la cuestión con la honestidad y la libertad que suele hacerlo la BBC.

House en El Infiltrado (The Night Manager)
Vía AMC

La cadena británica y AMC han apostado muy fuerte por esta historia y se nota en los grandes nombres que hay detrás y delante de las cámaras. Para empezar, le han confiado la dirección de los seis episodios a Susanne Bier, la cineasta danesa me parece una elección acertada por su sensibilidad y su gusto por los paisajes e imágenes bellas, como así confirma el piloto de El Infiltrado, cuya fotografía es exquisita y su producción totalmente cinematográfica. Al otro lado de la cámara, los dos actores protagonistas le dan empaque y visibilidad al producto. Tom Hiddleston lo tiene todo para brillar en esta historia de espías, belleza, fotogenia, carisma… No es de extrañar que si acaba siendo James Bond, esta serie sea su prueba de fuego. Como antagonista tenemos a Hugh Laurie, un actor versátil al que el papel le viene muy bien para explotar el cinismo y la mala leche que tenía su personaje más célebre, el Doctor House.

Todos estos ingredientes contribuye a que El Infiltrado sea una de esas series perfectas británicas, tanto que pueden parecer un poco frías pero siempre logran encandilar a la crítica y meterse al público en el bolsillo. Y estando la BBC de por medio, siempre acaba planteando dilemas morales y siendo tema de conversación. 

El Infiltrado se emite todos los miércoles a las 22.10h en el canal AMC España.

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me tiene conquistado del todo. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis leer en tvspoileralert.com. Y no olvidéis seguirme en las redes sociales.

Les Revenants volvió tres años después para buscar respuestas

Segunda temporada de la gran serie francesa

Tres largos años han tenido que pasar para que veamos la continuación de Les Revenants, una de las series más enigmáticas, cautivadoras y personales de los últimos años. La ficción de Canal+ Francia no ha perdido un ápice de su esencia y además de ser hipnótica también ha buscado respuestas a la trama que nos presentó en su primera temporada.

Aquella primera entrega nos sorprendió con un relato muy personal aderezado con una música crucial para transmitir la vocación existencialista de su creador Fabrice Gobert. Entonces lo más importante no era el porqué del retorno de los fallecidos al pueblo, sino analizar el impacto del acontecimiento en sus familiares que, para bien o para mal, ya habían pasado página. La atmósfera de Les Revenants es su punto fuerte, sin ella la serie francesa sería menos original, como su remake norteamericano The Returned.

En la segunda temporada, su creador ha seguido la misma línea pero además, se ha decidido a dar respuesta sobre el acontecimiento que ocurrió seis meses antes. Los resucitados no se fueron muy lejos, simplemente se refugiaron en el lado inaccesible del pueblo a la espera de saber qué hacer. La narración se ve apoyada por la presentación de nuevos personajes, que estuvieron presentes en la inundación que ocurrió 35 años antes, algo muy esclarecedor para conocer el pasado de muchos ellos.

El drama de Canal+ Series busca respuestas

La desventaja de concentrarse en el “qué” más que en el “cómo” es la pérdida de su fuerza filosófica en favor de las explicaciones que han llevado a los muertos a volver a la vida, por supuesto siempre a la manera de su creador, un tanto críptica pero siempre terriblemente bella. Por supuesto, la evolución lógica de Les Revenants tenía que ser ésta porque no podía entrar en un bucle existencialista del que no podría reponerse porque ya necesitábamos algunas respuestas.

Desde que aparece el logo de Canal+ Francia la piel se nos pone de gallina y eso es algo que Les Revenants y Fabrice Gobert se han ganado a pulso y no podemos decir que nos haya decepcionado tras tres largos años de espera. La segunda temporada nos ha abierto un camino nuevo y ha sentado las bases para una tercera con un final abierto pero que funciona perfectamente como final de serie.

Las dos temporadas de Les Revenants están disponibles en el catálogo de Movistar+.

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me tiene conquistado del todo. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis leer en tvspoileralert.com. Y no olvidéis seguirme en las redes sociales.

Ya tenemos la primera promo de la segunda temporada de Les Revenants

Canal+ Francia ya emite las primeras promos

Los seguidores de Les Revenants estamos de enhorabuena después de que hayan llegado las primeras promos de su segunda temporada. Han sido tres largos años en los que ha habido todo tipo de especulaciones en torno a la fecha de su regreso, retrasado hasta el punto de que éramos muchos los que empezábamos a dudar de la continuidad de la serie.

Tampoco hubiera sido ningún drama pues Les Revenants funcionaba perfectamente como miniserie y cumplía con su objetivo, que siempre fue reflexionar de forma filosófica y existencialista sobre la muerte y la resurrección, y las más que probables consecuencias resultantes en su hipotético caso. Pero evidentemente si nos ofrecen más capítulos al mismo nivel de los ocho de la primera entrega, mucho mejor.

El retorno de Les Revenants se producirá este mismo otoño, según vemos en la promo, que también nos muestra que seguirá la historia desde el punto en que la dejamos, por tanto no se trata de una trama diferente. Tiene lógica pues el final quedó excesivamente abierto y hay ganas de saber qué sucedió a partir de ses punto con unos personajes a los que habíamos cogido mucho cariño.

Las influencias de Les Revenants desde su estreno han sido múltiples, sobre todo en la ficción americana, donde series como Resurrrection o Forever han tratado el tema de las resurrecciones desde opticas similares, aunque realmente sólo The Returned se puede considerar como su remake (aquí puedes leer nuestra crítica). Y no es de extrañar pues la muerte y sus consecuencias son unos de los temas más recurrentes de la historia de la humanidad y, por tanto, también de la ficción.

Así pues, grandes noticias para los que disfrutamos de esta mítica serie que vino desde Francia y que con tan sólo ocho capítulos consiguió crear una atmósfera impresionante gracias a su riqueza visual, unas interpretaciones fantásticas y una banda sonora inolvidable. Sin más, os dejo con el vídeo.   

 

La primera temporada de Les Revenants se puede ver en Movistar Series.

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me tiene conquistado del todo. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis leer en tvspoileralert.com. Y no olvidéis seguirme en las redes sociales.

1992, una honesta retrospectiva de la corrupción italiana

Serie italiana de los creadores de Gomorra

A medida que la oferta de plataformas y canales siguen creciendo, las cadenas tienen que intentar diferenciarse con productos que sigan ofreciendo un alto nivel aunque no vengan de Estados Unidos. Canal+ apuesta definitivamente por la ficción europea, que ha dado un salto de calidad tremendo en casi todos los países y en esta ocasión nos trae la serie italiana 1992 (Mille Novecento Novantadue), un drama político y social que ha sido una de las sensaciones de lo que llevamos de año.

A principios de los 90 estalló en Milán el famoso escándalo llamado Tangentópolis, que sacudió los cimientos de la política, la economía y la sociedad italiana, que además culminó con la creación de mani pulite (manos limpias), una organización judicial liderada por el juez Di Pietro que consiguió encarcelar a más de mil corruptos y provocó la huida del país del primer ministro Bettino Craxi. Con este poderoso telón de fondo, 1992 entrelaza diversas historias con personajes que proporcionan una óptica desde diferentes estamentos de la sociedad italiana de la época. Estas tramas son independientes aunque en el piloto ya se atisba que se acabarán cruzando de lleno.

La serie está creada por Alessandro Fabbri y Stefano Sardo (In Treatment) junto a Ludovica Rampoldi (Gomorra) y está dirigida por Giuseppe Gagliardi, sobre una idea del actor protagonista Stefano Accorsi, que interpreta a un publicista. Junto a él, Guido Caprino, un veterano de guerra que a su vuelta se ve envuelto en una carrera política inesperada, Domenico Niele, un joven policía enfermo de SIDA, Miriam Leone, que será la típica estrella televisiva italiana famosa en todo el país, Tomasso Ragno como un empresario farmacéutico corrupto y Tea Falco, su rebelde y conflictiva hija. Cierra el elenco Antonio Gerardi, que será el mencionado juez Di Pietro. Todos ellos dibujan un boceto de la realidad de la época. Al menos desde el punto de vista creativo, 1992 tiene unas credenciales suficientemente brillantes como para esperarnos lo mejor.

Vista de Milán en 1992

Y el piloto cumple con las expectativas gracias a su exquisita producción, su estética y su narrativa tan cercana al estilo de HBO, el espejo en el que todos quieren verse reflejados. También lo hacía Crematorio, otra ficción que guarda un gran parecido con 1992 pero en este caso, hay muchos más personajes y tramas que enriquecen más la narración y consigue que, aunque no conozcamos con detalle el caso ni la historia reciente italiana, nos hagamos una idea de lo que sucedió en los 90, en parte porque nos sentimos muy identificados por la oleada de corrupción que sacude a España en la actualidad.

En un año en el que no llevamos ningún bombazo superlativo, recordemos que el año pasado se había desatado la locura con True Detective y Fargo, 1992 se ha convertido en uno de los estrenos más destacados y de obligado visionado para todo seriéfilo que le gusten las series de autor, intensas, con sello propio y con una calidad cinematográfica. Además, tiene ese toque europeo que no se puede reproducir en Estados Unidos.

1992 se estrena hoy 28 de mayo en Canal+ Series en su versión dual. 

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me tiene conquistado del todo. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis leer en tvspoileralert.com. Y no olvidéis seguirme en las redes sociales.

The Fall: crimen, atmósfera y feminismo

The Fall BBC Two

A pesar de que el subgénero de los asesinos en serie está demasiado trillado tanto en el cine como en la televisión, es cierto que siempre tiene su público y si además consigue un buen guión y unos personajes atractivos, es muy probable que se conviertan en una obra para tomar en consideración. Exactamente eso le pasa a The Fall, que suma una forma de narrar muy inteligente a esta ecuación, lo que la convierten en una de esas series que tenéis que amar si os gusta el género policiaco, pero los que no también podéis disfrutar gracias a la multitud de virtudes de las que hace gala.

La detective superintendente Stella Gibson viaja hasta Belfast para investigar el asesinato de la nuera de un Ministro que la policía norirlandesa tiene en punto muerto, pero pronto se da cuenta de que está tras los pasos de un asesino en serie, Paul Spector, un hombre de familia que desaparece por las noches para estrangular mujeres jóvenes profesionales de alta cualificación. Ella tendrá que cazarlo mientras él sigue dando caza a sus víctimas, de ahí a su nombre The Fall (La Caza). Esta doble persecución sacará a la luz el trasfondo del entorno en que se desarrolla, una ciudad en la que el conflicto sigue latente a pesar de que oficialmente vive en paz. El tono de la serie también tiene una importancia y un atractivo especial, pues lejos de los cliffhangers y giros argumentales propios del género, sus creadores optan por un ritmo lento, más reposado y cargado de silencios, que ayudan a meternos de lleno en la psicología de los personajes.

Jamie Dornan en The Fall

Es precisamente Belfast uno de los elementos diferenciales de The Fall. Ya estamos acostumbrados a ver en la ficción británica esas ciudades tan frías y oscuras que la piedra de las fachadas nunca se seca, pero es en la capital de Irlanda del Norte donde nos encontramos una realidad distinta al resto de Reino Unido. El conflicto religioso entre católicos y protestantes se puede palpar en muchos momentos de la primera temporada. Nada más aterrizar el jefe de policía alerta a Stella de que allí todo es diferente, a lo que ella responde: “¿Todo eso de que mi Jesús es mejor que el tuyo?” Ese y otro momentos clave como la investigación de uno de los asesinatos en la parte sur de la ciudad hablan por sí solos de que la situación sigue latente, lo que aporta un contexto muy interesante para entender muchas de las cosas que pasan allí, y de la forma de actuar de muchos de los personajes.

Precisamente los personajes son otro de los puntos fuertes de The Fall, los dos protagonistas situados a ambos extremos de la ley mantienen una conversación constante a lo largo de los cinco episodios a pesar de que no se conocen. Paul Spector es un monstruo terrible que prepara las escenas del crimen con una minusciosidad asombrosa, desde la elección de sus víctimas hasta la ejecución y su posterior ceremonia fetichista, hasta que se vuelve descuidado. Por su parte, Stella Gibson no tarda en elaborar un perfil bastante preciso de Spector y a medida que nosotros vamos conociéndolo, ella también, con su visión tan profesional como feminista de la vida. Porque Stella es uno de esos personajes femeninos modernos, que rompen clichés y sitúan a su género en el lugar que les corresponde en la sociedad, siendo especialmente la televisión un lugar donde han estado tan menospreciadas. Esta es otra de las bondades que nos ofrece la industria audiovisual británica.

El papel de la mujer en The Fall

Si hablamos de personajes, también tenemos que hablar de actores. Spector es interpretado por uno de los hombres de moda en todo el mundo, Jamie Dornan, lanzado al estrellato recientemente por 50 Sombras de Grey. En The Fall, da vida a un asesino en serie que poco tiene que ver en la práctica con Christian Grey pero que comparte ciertos rasgos fetichistas. En el lado opuesto está Stella, interpretada por Gillian Anderson, (también de moda en los últimos días por el reboot de Expediente X) que, a pesar de ser de Chicago, consigue un acento de inglesa pija muy marcado, lo que sin duda potencia su trabajo y a su personaje. No sólo ellos, el resto del casting cumple a la perfección el tópico de que los actores británicos son buenísimos. No podemos olvidarnos de Archie Panjabi, que presenta un personaje bien distinto al de Kalinda en The Good Wife y eso hay que agradecerlo.

Tengo que admitir que uno de mis puntos débiles como seriéfilo es la ficción británica. Con series como The Fall corro el riesgo de volverme en un adicto. Sólo he visto la primera temporada y me ha sorprendido bastante por todos los motivos anteriormente expuestos pero su tono, atmósfera y su forma tan cruda de retratar la sociedad y la realidad han terminado por enamorarme del todo. Por supuesto, volveré a hablar sobre la segunda temporada dentro de un tiempo.

The Fall se puede ver en España bajo el nombre de La Caza en el canal de pago AXN, que ha emitido ya sus dos temporadas.

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me tiene conquistado del todo. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis leer en tvspoileralert.com. Y no olvidéis seguirme en las redes sociales.

The Returned, su piloto no resiste ante Les Revenants

Remake americano de Les Revenants

La pasada semana se estrenaba en el canal de cable A&E The Returned, el remake de una de las series más impactantes de los últimos años, la francesa Les Revenants. Como siempre ante este tipo de revisiones, la curiosidad y la expectación son máximas, pues siempre se espera lo mejor de los norteamericanos, que creen que gracias a la fortaleza y liderazgo mundial de su industria, serán capaces de vender mejor si lo producen ellos mismos, con sus escritores, sus actores y su idioma.

Y muchas veces tienen la razón. Hemos visto muchos remakes que han sido auténticos éxitos mundiales de audiencia, otros que han aportado un valor añadido que el original no tenía o que han sabido trasladar el relato original a la idiosincrasia estadounidense con acierto. en cambio, la mayoría de las veces debemos hablar de meras adaptaciones plano a plano, shot by shot que dicen ellos. En este segundo grupo se ubica The Returned, una serie que no se esconde a la hora de presentarse como copia más que como adaptación, en la que el guión es una mera traducción del francés, muchos nombres de personajes se repiten y artísticamente, aunque lo intenten, no son capaces de extrapolar los aspectos más importantes de Les Revenants.

La serie francesa tiene muchos puntos fuertes, como son la ambientación, el guión que no da muchas pistas, la música y la dirección. Todos ellos contribuyen a crear una atmósfera desasosegante propia de las películas de terror sin que podamos encuadrarla realmente como obra de terror, más bien como un drama íntimo con momentos de suspense. Muchos hemos notado ciertas similitudes con Twin Peaks, sobre todo en el dibujo del pueblo, en el ambiente que respiramos, la iluminación y el lenguaje audiovisual cargado de simbolismos, aunque las referencias no se quedan ahí sino que van mucho más allá, dotándola de un poso filosófico importante, e incluso antropológico, que la elevan a serie de culto, por encima de lo que entendemos como una buena serie.

Actriz norteamericana y francesa respectivamente

Ni rastro de todo eso podemos encontrar en The Returned. La ambientación es extraordinaria, pero las referencias a Twin Peaks se quedan en el paisaje de bosque de coníferas, pues ni por asomo consigue transmitirnos el mismo desasosiego. Si Les Revenants es una obra maestra, The Returned no pasaría de telefilme. Ni por guión, pues calcarlo no es suficiente para captar toda su esencia, ni por fotografía, imágenes bonitas no es suficiente para hacer arte, ni por dirección, pues la elección de los planos, a pesar de haber plagiado el guión técnico tampoco es la misma, ni por supuesto el equipo artístico brilla como la francesa, pues si ésta es un drama fantástico con tono intimista, la serie de A&E tiene tono de culebrón fantástico. Por si fuera poco, en el apartado de efectos visuales, donde los americanos podrían tener una clara ventaja, también pierden. Véase la chapucera caída del autobús.

Juzgando sólo sus pilotos, las comparaciones sólo se sostienen en lo superficial, pero The Returned no resiste cuando se analiza de forma más profunda. La dirección, las interpretaciones y la intención marcan la diferencia. Mientras The Revenants tiene una vocación artística y filosófica, su versión americana sólo pretende entretener y ahí está su error, porque ya hemos visto muchas historias de resurrecciones, como para que una copia plano a plano funcione bien.

Nota: Movistar Series ofrecerá Les Revenants a partir de mayo. La segunda entrega está en camino, pero estaba prevista para 2014 y todavía no tenemos noticias de ella. En cuanto a The Returned, no tenemos noticias de la adquisición de sus derechos en España.

El cine y las series de televisión son mi pasión, aunque la Edad de Oro de la pequeña pantalla me tiene conquistado del todo. En Cultura Seriéfila analizo toda ficción que lo merezca con una dosis muy alta de opinión. También me podéis leer en tvspoileralert.com. Y no olvidéis seguirme en las redes sociales.