Portada » Opinión » Página 2

Categoría: Opinión

The Walking Dead: ¿frenará el declive la llegada de Negan?

La nueva pareja de The Walking Dead

Durante varias temporadas, los seguidores de The Walking Dead, del drama postapocalíptico de personajes que reaccionan ante una invasión zombie como animales humanos que son, hemos tenido que soportar las críticas de otros seguidores de The Walking Dead, de la serie de acción en la que un grupo de supervivientes se convierten en asesinos implacables de caminantes y todo lo que no sea eso es un soberano aburrimiento. Esta diferencia de criterio habla muy bien de la serie y del público tan heterogéneo que la sigue, incluso desde el hate-watching, o hablaba, porque la sexta temporada ha alternado grandes episodios de acción con otros que han estado vacíos de contenido y repleto de errores e incoherencias.

Como cualquier producto de ficción distópico, lo más interesante de The Walking Dead al principio fue ver cómo los caminantes se iban apoderando del mundo, de cómo la muerte siempre andaba al acecho y cómo se las apañaban los supervivientes. Después, la serie se volvió más introspectiva, analizando el comportamiento humano de una forma precisa y realista, y llevando a los personajes hasta el límite psicológico y moral (mi parte favorita sin lugar a dudas). Durante todo este tiempo, el equilibrio entre la acción y el drama ha llevado a la serie a ser aclamada por la crítica y por el público, pero en esta sexta temporada The Walking Dead parece haber entrado en una fase de indefinición que me tiene un poco desencantado.

La primera parte de esta nueva entrega tuvo cuatro episodios brillantes, con mucha acción los dos primeros y otro genial sostenido sólo con dos soberbios actores, pero a partir de ahí parece haber abandonado el drama psicológico más intenso y empieza a caer en errores de guión que han llevado a los personajes a actuar de forma incoherente. Tampoco ha ayudado la no muerte de Glenn, que ya comentamos hace unos meses, y un midseason finale anticlimático indigno de la serie de la que estamos hablando, que arregló en parte el regreso fulgurante de hace casi un mes. Desde entonces, hemos visto un cambio de géneros que no le ha sentado nada bien en The Next World (6×10), que se convierte en una comedia y Knots Untie (6×11), donde las nuevas parejas comparten protagonismo con la gestación de una de las tramas más esperadas de la serie.

Rick, Daryl y Jesus

¿Qué debemos esperar a partir de ahora? Yo espero que la llegada de Negan y Los Salvadores fuercen situaciones que vuelvan a poner a los personajes al límite psicológicamente y nos mantengan en tensión como sólo The Walking Dead sabe hacer. Pero sólo lo conseguirá si da protagonismo a los personajes y a su psicología porque sólo de esa forma la acción y las muertes cobran sentido, consiguiendo el equilibrio que la ha convertido en la gran serie que es.

Las mejores series de estreno del inicio de 2016

Series de estreno, Bobby Cannavale y Olvia Wilde son la pareja de Vinyl

El año 2016 tiene sólo dos meses de vida pero ya lleva a sus espaldas una gran cantidad de series de estreno debido a este boom seriéfilo que parece no tener fin. De hecho, llamar midseason a esta época del año no tiene demasiado sentido cuando la línea que separa las temporadas es inexistente. Con el fin de poner un poco de orden en nuestras cabezas, hoy queremos hacer balance de lo más destacado que nos han dejado estos meses de enero y febrero. En términos generales no podemos decir que esté siendo una gran midseason, aunque la lista de series de estreno que voy a repasar a continuación parezca decir lo contrario, bien porque la cantidad empobrece la media o bien porque los mejores estrenos no están destinados a pasar al selecto club de lo mejor de lo mejor y en el que, por cierto, cada vez está más caro entrar. Otras, en cambio, son más o menos interesantes, están pensadas para un público específico, o directamente no hay por dónde cogerlas.

Imprescindibles

La nueva serie de AMC y BBC, El Infiltrado (The Night Manager)

Las cadenas de cable premium han hecho bien sus deberes y han presentado dos buenos dramas como Vinyl (HBO) y Billions (Showtime). En ambos casos, los nombres son su mejor carta de presentación y quizás necesiten un poco más de recorrido para evaluarlas en su justa medida aunque sus respectivos inicios apuntan muy alto. La primera tiene a Scorsese, Mick Jagger y Terence Winter como productores ejecutivos y la segunda cuenta con un duelo interpretativo de altura entre Damian Lewis y Paul Giamatti. Otra de las grandes sorpresas de la temporada es muy reciente, El Infiltrado (The Night Manager), una coproducción entre la BBC y AMC que cuenta con Tom Hiddleston y Hugh Laurie y está basada en una novela de John Le Carré. Su episodio piloto es una gozada dirigida por la cineasta danesa Susanne Bier, precioso estéticamente y narrativamente muy efectivo. American Crime, que no es nueva en sí, pero al ser una antología así podríamos considerarla, ha explorado temas tan incómodos como el bullying, el racismo, las violaciones y los peligros de las redes sociales, entre otros. Una serie muy dura pero imprescindible. También de la BBC ha llegado la brillante adaptación de Guerra y Paz, una miniserie que se va a emitir en España a través de #0.

Interesantes

Las anteriores tienen posibilidades de convertirse en grandes series de referencia, lo cual no quiere decir que las siguientes no sean interesantes. La primera de este grupo es American Crime Story: People vs. O.J Simpson, la visión de Ryan Murphy del juicio más mediático de la historia. El creador de American Horror Story o Scream Queens se presenta más comedido en esta ocasión precisamente cuando podría rizar un poco el rizo. De SyFy llegó The Magicians, otra adaptación de una novela de aventuras para jóvenes pero con mejores efectos especiales y una trama apta para todos los públicos. El retorno de Expediente X ha sido uno de los eventos más destacados del año gracias al factor nostálgico y a que los seis episodios han funcionado a la perfección. Por último, la semana pasada se estrenó en Hulu otra miniserie basada en un libro de Stephen King, 11.22.63, producida por J.J Abrams y protagonizada por James Franco, que tendrá que viajar al pasado para evitar la muerte de Kennedy, una propuesta interesante que echa más leña al fuego a los viajes temporales. En España se estrenará en abril de la mano de FOX.

Series de estreno. Protagonista de The Magicians

Se dejan ver

En el tercer grupo voy a incluir algunas series de estreno que me han parecido dignas de mención aunque no las puedo considerar como grandes obras. La primera es Mad Dogs, remake de una comedia homónima británica que finalmente no obtuvo una renovación que esperábamos todos, pues su final dejó buenos mimbres para su continuación. Para pasar el rato y echar unas carcajadas tontas es Angie Tribeca, la serie de TNT es heredera directa de las comedias locas de Leslie Nielsen y compañía, perfecta para desengrasar. Otra de esas comedias de nicho es Baskets, creada por Louis C.K y protagonizada por Zach Galifianakis, sobre los payasos y su mundo, una de esas series que no todos podemos apreciar. Por último, me parece atractiva Colony, una serie distópica sobre un mundo colonizado por extraterrestres con presencia de dos ex de Lost como Carlton Cuse en el guión y Josh Holloway como protagonista junto con Sarah Wayne Callies otra ex, de The Walking Dead y Prison Break.

¿Qué os han parecido las series de estreno del inicio de 2016? ¿Creéis que falta, o sobra, alguna serie que lo merezca? No dudéis en participar aquí debajo en los comentarios.

El anuncio del final de The Good Wife nos provoca sentimientos encontrados

The Good Wife finalizará este año

El sentido del espectáculo de los americanos no tiene límites, ni siquiera a la hora de anunciar el final de una serie. La Superbowl fue el momento elegido por la CBS para emitir un spot en el que pone fecha de caducidad a una de las mejores ficciones de la televisión actual, The Good Wife, algo que todos esperábamos después de que el matrimonio King, y después Julianna Margulies, anunciaran que no estarían en una hipotética octava temporada. Una cancelación no suele ser una buena noticia pero en este caso, creo que todos sabemos que es mejor así.

Los creadores de The Good Wife, Michelle y Robert King, dijeron tiempo atrás que la historia de Alicia Florrick y compañía no daba para más de siete temporadas, un tiempo que se habían fijado como tope para un trabajo en el que han estado volcados durante muchos años. Eso, y que ya tienen otro proyecto desarrollado para CBS, Braindead, radicalmente opuesta, que verá la luz este mismo verano. En una entrevista, el matrimonio desveló que la decisión de la cadena honraba a la serie porque podría acabar como ellos tenían pensado.

En cuanto al regreso de personajes que salieron, como el de Kalinda (Archie Panjabi), los guionistas la descartan por completo, sin embargo sí veremos a otros como Robyn (Jess Weixler) o Kurt McVeigh (Gary Cole). Sobre el final han comentado que será inevitable y sorprendente al mismo tiempo, buscando uno de esos finales relevantes que son finales felices y tristes al mismo tiempo.

Mujeres poderosas en The Good Wife

Personalmente, la decisión de poner fin a The Good Wife por parte de la cadena y sus productores ejecutivos me parece muy acertada. Por un lado, la serie estaba dando síntomas de agotamiento desde la sexta temporada y nunca se ha llegado a reponer del todo de la salida de uno de sus personajes más importantes. Pero también es cierto que incluso en sus momentos más bajos, sus episodios brillan por encima de la media de sus competidores, y eso no es fácil. Por eso siempre digo que The Good Wife podría durar para siempre, porque no sólo es la trama de Alicia Florrick sino la cantidad de temas que puede tratar, sus ramificaciones políticas, judiciales, empresariales, raciales, sociales o el feminismo son un máster en funcionamiento del mundo en general y de Estados Unidos en particular.

Los guionistas nos sorprenden con casos y episodios que van tan de la mano con la actualidad que incluso parecen premonitorios, y lo hacen creando debate en boca de los personajes sin posicionarse de uno u otro lado y poniendo al espectador ante una disyuntiva que puede hacerle cambiar su perspectiva sobre el tema, haciéndonos sentir inteligentes. The Good Wife también nos ha demostrado que en una televisión generalista como CBS se pueden hacer productos de la misma (o mayor) calidad que en las cadenas de cable. En esta serie, la sutilidad y la inteligencia han sido las armas más importantes de sus guionistas, que nos han contado de todo sin desnudos ni tacos, y en veintitantos capítulos por temporada el desgaste ha sido mínimo. Por eso tenemos sentimientos encontrados, porque por un lado sabemos que las series deben tener un final digno, pero por otro sabemos que en realidad The Good Wife podría ser eterna. 

La llegada de HBO Now abrirá de verdad el mercado español

El canal de cable HBO llega a España

Llevaba algún tiempo pensando en pagar por ver series de televisión y pasar de una vez de las descargas ilegales que por un lado son moralmente reprobables y por otro un verdadero coñazo a la hora de buscar el episodio, subtítulos y que encima lo reproduzca mi televisor o disco duro porque soy de los que les gusta ver las series en pantalla grande. Finalmente, y gracias a la fusión entre Movistar y Canal+ me decidí por la plataforma resultante, Movistar+, por su catálogo imbatible hasta el momento. Es por eso que la llegada de HBO Now a España no me ha sentado muy bien porque la plataforma se había convertido en la sucursal directa del gigante de cable en España con casi todos sus estrenos simultáneos.

La tardía llegada de Netflix al mercado de piratas que pensaban que era España ha demostrado que aquí hay negocio, que los que descargaban contenidos eran minoría y que además estaban dispuestos a pagar si se ofrecía una oferta relativamente interesante. HBO se ha dado cuenta rápidamente de esta circunstancia y ha decidido contraatacar para competir en un mercado en el que todavía su principal competidor no está tan arraigado y es posible ganarle mucho terreno. Un terreno que va a robar directamente a la operadora española, que va a perder muchísimo títulos de su catálogo más los que ambas producirán en el futuro.

A Movistar+ no le queda otra que mirarse a sí misma y para jugar en la misma liga que Netflix y HBO Now tiene que hacer lo mismo que ellas, diferenciarse gracias al contenido propio para así no depender de éstas y otras cadenas. De hecho, hoy mismo ha presentado la que será su primera serie de producción propia, La Peste, creada por Alberto Rodríguez (La Isla Mínima) y su equipo, ambientada en la Sevilla del siglo XVI, pero junto a ella ya tiene 20 proyectos en desarrollo y la ambiciosa intención de estrenar entre ocho y diez nuevas ficciones al año. Entre ellas, habrá también coproducciones internacionales rodadas en inglés, por lo que el proceso de internacionalización puede ser muy importante para amortizar las inversiones.

Movistar+ quiere competir con Netflix y HBO

Movistar+ ha previsto con acierto que el futuro iba a pasar por una mayor competencia internacional en el sector y se ha estado preparando para crear contenido de calidad, sabiendo que iba a perder poco a poco varias de las series más destacadas de su catálogo e iba a ser incapaz de comprar nuevos títulos. La llegada de HBO Now abre el mercado y aumenta la competencia y la competitividad entre las plataformas, algo que siempre se ha dicho que es bueno para el espectador. A corto plazo creo que los usuarios seriéfilos pierden porque tendremos que estar suscritos a varios servicios si queremos ver todo el contenido de calidad y quien no lo esté tendrá que recurrir otra vez a Internet, un regreso cada vez más difícil e indeseable que será la única alternativa para muchos en este país, más en los tiempos que corren.

Globos de Oro 2016: arbitrariedad y desconcierto

Nominaciones para los Globos de Oro 2016

Los Globos de Oro siempre me han gustado especialmente porque sus galas son más distendidas y cabe más humor políticamente incorrecto, los protagonistas están más sueltos gracias al alcohol y, por si fuera poco, tienen sección para la televisión, que ya nos gustaría que los Oscars las incluyera. El reparto de premios es otra cosa, ya desde las nominaciones observamos entre la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood cierta fijación con lo nuevo pero es comprensible, e incluso loable, que quieran dar cierta relevancia a productos que han sorprendido bien por su calidad o bien por su repercusión entre el público.

Que el puñado de críticos extranjeros haya decidido que Mr. Robot sea la Mejor Serie de Drama de 2015 es respetable a pesar de que a priori en la lista había ficciones mejores desde todos los puntos de vista, pero la intención de andar buscando siempre premiar la novedad por encima de lo “Mejor”, palabra que va incluida en el premio por cierto, es realmente lo que me irrita. No es tan comprensible que los Globos de Oro le concedan el premio a la Mejor Comedia a Mozart In The Jungle, no porque sea mala ni mucho menos sino porque competía contra Veep y Transparent (para otro momento queda la discusión de dónde acaba la comedia y empieza el drama), que además están en su mejor momento. En cuanto a las miniseries la sorpresa ha sido mayúscula porque se presentaba un duelo de titanes interesantísimo entre Fargo y Show Me A Hero que ha acabado en derrota para ambas en favor de Wolf Hall, otra maravilla pero en mi opinión por debajo de ambas, sobre todo de la serie de FX, cuya segunda temporada ha sido perfecta.

Despedida de Don Draper a lo grande

En cuanto a los actores, los críticos nos han querido dar la de cal en drama, donde Jon Hamm y Taraji P. Henson tenían que ganar sí o sí, uno por despedirse del que ha sido uno de los mejores personajes de la década y la otra por un papelón en una serie mediocre pero con una personaja que también hará historia. En comedia, supongo que los votantes han decidido improvisar un poco, no sólo por premiar a Rachel Bloom, cuya nominación ya era un premio justo, sino por no premiar a Jeffrey Tambor cuando ya pensábamos que no le íbamos a ver perder en ninguna gala mientras interpretara a Maura Pfefferman en Transparent. Además, el ganador, histriónico Gael García Bernal, no me parece lo mejor de Mozart In The Jungle, que me gusta mucho por cierto.

En el terreno de las miniseries, el Globo de Oro de Lady Gaga como Mejor Actriz de Miniserie será recordado por ser un espectáculo bochornoso porque competía con varias actrices de verdad con papeles de verdad en grandes ficciones, lo cual roza la falta de respeto. Ella, sin embargo, ha sido ella misma en American Horror Story: Hotel, una serie que es una parodia de lo que fue. Sí lo merecieron Maura Tierney, cuyo trabajo hay que admirar en la segunda temporada de The Affair y Christian Slater, que no sólo ha logrado estar en una serie que no es cancelada, todo un logro, sino que además recoge premio por la gran Mr. Robot. Y sobre todo, Oscar Isaac por Show Me A Hero, un premio que me hace especialmente feliz pero reconozco que cualquiera de los contendientes habría sido justo vencedor.

Globo de Oro 2016 por American Horror Story: Hotel

Los Globos de Oro 2016 han confirmado lo que ya sabíamos, que los votantes son unos borrachos que a lo mejor no han visto ninguna serie y para ellos es un poco jugar a la quiniela, que a estos premios le importa más el ruido social, aunque sea negativo, y las estrellas premiadas que reconocer lo que realmente es lo mejor del año de la forma menos subjetiva posible.

Muertos… o no, el cliffhanger más extremo

Responsables del cliffhanger de la semana

¡Aviso! Este artículo contiene spoilers sobre el tercer episodio de la sexta temporada de The Walking Dead y el último de la quinta de Juego de Tronos.

La Edad de Oro de las series en la que nos encontramos es novedosa entre otras cosas porque fue capaz de cambiar las reglas de un juego que se había vuelto muy previsible con el paso de los años. Los macguffins, los deux ex machinas y los cliffhangers campaban a sus anchas hasta que HBO lideró un cambio hacia un lenguaje más cinematográfico que dejó obsoletas, o al menos modernizó, todas aquellas herramientas. Después de haber mutado mucho en una década parece que algunas de ellas han vuelto como si de una moda se tratase.

En efecto, empezamos con Juego de Tronos y su episodio cliffhanger en sí mismo que fue Mother’s Mercy que hábilmente fue utilizado para dejar a los fans de la serie y las novelas con dos palmos de narices. Ambos grupos ya están en el mismo punto de la historia y los guionistas no tuvieron piedad, sembrando la duda sobre la vida de varios personajes, pero sobre todo Jon Snow, que acaba muriendo a manos de sus súbditos en una escena clarísimamente inspirada en Julio CesarEsta semana hemos sido testigos de uno similar en The Walking Dead, donde el personaje de Glenn muere con todas las de la ley, dejando pocas esperanzas a la audiencia de volver a verlo con vida. Este cliffhanger, a diferencia del anterior, esperamos que se resuelva pronto y comprobar qué ha pasado sin que se convierta en la obsesión del año.

El gran cliffhanger de la serie

Ambos sucesos traumáticos tienen un punto en común, que se dan en dos series pesimistas por naturaleza y muy poco dadas a este tipo de deux ex machinas. En The Walking Dead y Juego de Tronos, muerto significa muerto desde siempre. Los productores, ahora tan visibles como los entrenadores de fútbol, están obligados a dar explicaciones de casi todo lo que acontece en sus ficciones, por tanto, llama muchísimo la atención que lejos de resolver ciertas dudas y expresarse categóricamente sobre la muerte de tal o cual personaje, lo que hacen son declaraciones ambiguas que no hacen más que alimentar el ruido social. Efectivamente, la conversación en las redes sociales es lo que suelen buscar todas las producciones, ya que éste tipo de feedback cada vez está más valorado por las cadenas y podrían considerarse tan importantes como los ratings de la noche anterior. Llama la atención, por tanto, que dos de las mejores y más exitosas series de la actualidad sucumban y antepongan un trending topic sobre la coherencia y la idiosincrasia de su obra. Ambas ficciones juegan con la vida y la muerte de personajes principales y saben que es su principal baza, quizás sea por eso que quieren aprovecharla, aunque todos sabemos que son mucho más que eso.

Desde hace algunos años para una serie es casi imposible mantener un secreto tan grande como la resurrección o muerte de algún personaje principal pues cada persona con un teléfono móvil se ha convertido en espía y todo se extiende como un virus por las redes sociales. El spoiler está a la orden del día y por poco que naveguemos por Twitter algo nos acabaremos comiendo, como por ejemplo que Kit Harington haya sido visto en un partido de tenis con la melena de Jon Nieve o que todos sepamos el día y la hora en la que fue visto en el aeropuerto de Belfast, lugar habitual del rodaje de la serie. The Walking Dead tampoco se ha librado y ya hemos podido ver imágenes de Steven Yeun en el rodaje supuestamente tras la desgraciada escena. En ambos casos se demuestra que es muy complicado que un cliffhanger siga vivo durante un año entero.

Podría ser el mejor cliffhanger de la historia

Habréis notado que hablo como si los dos personajes fueran a resucitar (o escaparse de la muerte) seguro, pero la verdad es que no lo sé. Lo que sí sé es lo que pasaría si los productores no cumplen con los deseos de las masas, y es que no hay nada más peligroso ni extremo que un ruido social negativo, pues los pobres guionistas tendrán sobre ellos a hordas de tuiteros enfurecidos de los que difícilmente podrán escapar durante el resto de sus vidas. Si no, que le pregunten a Damon Lindelof.

La bipolaridad de los regresos de series ¿sí o no?

Regresos de series necesarios

La moda de los regresos de series está a la orden del día, y nunca mejor dicho porque todos los días nos despertamos con la noticia de un nuevo reboot de una serie mítica o de alguna que las cadenas piensan que se puede sacar tajada ahora que esto de la ficción televisiva se ha convertido en un chollo. La última ha sido Las Chicas Gilmore, que volverá de la mano de Netflix y acto seguido los usuarios de las redes sociales han explotado de felicidad, lo que me ha llevado a reflexionar sobre nuestra hipocresía para criticar los que no nos gustan y para gozar de felicidad con los que sí.

Yo mismo, firme defensor del contenido original, nuevo y honesto, me sorprendí dando saltos de alegría cuando conocí la noticia de la nueva Twin Peaks y maldiciendo a los que tomaron la decisión de traer de vuelta otras series que ya habíamos olvidado como Heroes o Padres Forzosos, aunque no me negaréis que llevaba mucha razón. Supongo que habrá gente que opine al contrario, otros que sean nostálgicos y todo le parezcan bien y otros a los que los regresos de series les parezcan una abominación porque los referentes deben ser intocables.

Siendo objetivos, lo cierto es que los regresos de series apestan a oportunidad de negocio, a explotar una gallina que una vez dio huevos de oro y que puede volver a darlos gracias a un caldo de cultivo seriéfilo más favorable del que había en el momento de su estreno original. Y lo son todos, por mucho que nos empeñemos, sólo que algunos tienen más sentido que otros, pero todos se están subiendo al carro de una burbuja que se va haciendo más grande a una velocidad que no pueden alcanzar los creadores de contenido original, al menos lo suficientemente bueno como para convertirse en una serie de éxito.

El último regreso inesperado

Desde un punto de vista subjetivo, es obvio que a nadie le amarga un dulce y no creo que ningún fan de Twin Peaks se esté quejando de que Lynch y Frost hayan escrito 19 nuevos episodios de la serie porque Cooper ya avisó que volvería en 25 años. Tampoco hay nadie quejándose de que Noah Hawley esté mancillando la maravillosa obra maestra de los Coen que es Fargo y desde luego todos estamos deseando ver cómo les ha ido a Lorelai y Rory desde que dejamos de seguir sus vidas. Pero ¿Heroes? ¿Padres Forzosos? Por favor…

Predicciones para los Emmys 2015: Drama

Nominaciones a los Emmys 2015

Esta noche saldremos de dudas y veremos si nuestras predicciones para los Emmys 2015 fueron acertadas o no. Para terminar con nuestra labor, hoy toca repasar lo que puede suceder en (digamos) la categoría reina, la que más igualada está y en la que cualquier cosa podría suceder, podría, pero no va a suceder. Todas las nominadas tienen calidad como para ganar pero en esto de los premios siempre hay preferencias y tendencias que siempre apuntan en una dirección y rara vez se equivocan.

Mejor Serie de Drama

Va a ser difícil ignorar el hecho de que el final de Mad Men, una de las series más importantes de los últimos años, influirá en los votantes que por otra parte, y eso lo comprobamos año tras año, suele ignorar a otras ficciones o actores y actrices que se despiden. En esta categoría, sin embargo, se rindió pleitesía a Breaking Bad incluso un año después de su final, por lo que es probable que ocurra lo mismo. Su principal competidora será Juego de Tronos, que arrasó en los Creative Emmys pero eso no le da ninguna ventaja. Y no olvidemos a la debutante Better Call Saul, que puede seguir la estela de Breaking Bad, aunque cuenta con menos opciones. Así pues, nuestra predicción y nuestro deseo es que Mad Men consiga el que será su último Emmy.

Mejor Actor

Jon Hamm parte como favorito también para ganar su primer Emmy como Don Draper, un premio que se le ha negado las anteriores siete veces y que por justicia debería conseguir. Ahora bien, que levante la mano quien considere que hay piedad y compasión en los académicos. Ya hemos visto en otras ocasiones como desfilan actores en las alfombras rojas que se van de vacío año tras año, ya sean siete o veinte, por lo que Hamm no tiene garantías de nada. Al otro lado de la balanza está Bob Odenkirk, primera nominación por Better Call Saul y pretende que la inercia de  Breaking Bad le otorgue el galardón, aunque este año será complicado. No olvidemos tampoco a Kevin Spacey y Jeff Daniels, que son nombres importantes que a los organizadores siempre le interesa ver en el escenario. Menos opciones, grandes trabajos para Liev Schreiber y Kyle Chandler. Nosotros apostamos por Draper.

Mejor Actriz

Cada categoría va a ser calcada a la anterior cuando hablemos de las nominaciones de Mad Men en estos Emmys 2015. Casi todo el mundo quiere que por fin se reconozca el trabajo de Elisabeth Moss como la legendaria Peggy Olson pero en esta ocasión lo va a tener muy complicado. Enfrente se va a encontrar con el ‘black power’ representados por dos grandes actrices y, sobre todo, dos grandes personajes que han tenido una gran acogida por parte del público, como son Taraji P. Henson, su Cookie Lion de Empire perdurará en el tiempo, y Viola Davis, como representante del shondismo con How To Get Away With Murder (Cómo defender a un asesino), que será la más probable vencedora en estos Emmys 2015. Claire Danes se presenta este año con la piel de cordero a pesar de que nunca ha perdido cuando ha estado nominada por Homeland. Robin Wright ya ha ganado como la malvada Claire Underwood, por lo que sus opciones se reducen. Y por último, Tatiana Maslany ha conseguido colarse entre las nominadas, algo que ya es un logro en sí pero no nos pasemos.

Mejor Actor Secundario

El sexteto de candidatos en esta categoría es impresionante, pues acapara actores que se han ganado su fama y respeto por hacer precisamente de secundarios, un registro en el que parecen sentirse como pez en el agua. Todas las miradas apuntan hacia Jonathan Banks, cuyo personaje en Better Call Saul se ganó la simpatía de todos ya en Breaking Bad, pero un solo episodio ha bastado para situarle en primera línea de las quinielas, pero qué episodio. Sin embargo, me gustaría que se premiara el excelente trabajo de Ben Mendelsohn en Bloodline, quizás por tener más presencia en la trama principal de su serie, con la que podría haber competido como protagonista. Muy destacada ha sido también la temporada de Michael Kelly en House of Cards pero otro año más se irá a casa de vacío. Menos opciones para Peter Dinklage, Jim Carter y Alan Cumming, víctima de el derrumbe de The Good Wife.

Mejor Actriz Secundaria

Si ignoráramos el hecho de que en estos Emmys 2015 se despide para siempre Mad Men no creo que el favoritismo fuera tan claro para Christina Hendricks, principalmente porque Lena Heady ha hecho una gran temporada en Juego de Tronos, con una secuencia en el último episodio para quitarse el sombrero, a pesar de lo del cuerpo. Pero lo cierto es que como homenaje, no sólo a la actriz y a la serie, sino al propio personaje de Joan Holloway (y todo lo que representa), sería muy bonito ver a Hendricks dando el discurso de agradecimiento que tanto se le resiste. En cuanto a las demás, no creo que Emilia Clarke tenga demasiadas opciones y su nominación parece un tanto aleatoria. A Uzo Aduba le puede pesar el hecho de que su personaje, uno de los más cómicos de Orange Is The New Black, sea candidato en drama. Christine Baranski se ha salvado un poco del desastre pero con pocas opciones de éxito. Joan Froggatt…

Predicciones para los Emmys 2015: Miniserie o TV Movie

Nominaciones a los Emmy 2015 en categoría de miniserie y película para televisión

Desde hace unos años las miniseries han logrado una notoriedad abrumadora, no sólo por su calidad sino también por su número. Hace unos años eran tan pocas que se podían contar con los dedos de una mano y mucho menos encontrar cinco candidatas medianamente aceptables como para hacerles categoría propia. Una de las grandes novedades de los Emmys 2015 es la separación, al menos en el premio principal, de las miniseries y las películas para televisión. Un acierto que no hace más que acrecentar el número de nominados y posibilidades de nuestras (mini)series preferidas de lograr un galardón. Estas son nuestras predicciones.

Mejor Miniserie

El nivel en la categoría en estos Emmys 2015 es enorme si exceptuamos a American Horror Story: Freakshow, la peor entrega de la serie de Ryan Murphy, muy pasada de rosca y viva únicamente para el lucimiento de los actores y del propio autor, pero muy lejos de la maravilla que fue Asylum. Hablemos pues de ganadores. Las cuatro restantes serían dignas vencedoras pero aquí las preferencias también están bastante claras. La pelea será a muerte entre American Crime y la favorita, Olive Kitteridge, de HBO, que acaparó todos los elogios de la prensa en la primera mitad del año. Creemos que será la segunda la que consiga el premio, aunque no descartemos a su oponente, una historia sobre los grandes problemas de la sociedad americana dura y realista, aunque mucho más difícil de premiar. Ni Wolf Hall ni The Honourable Woman parecen capaces de competir al mismo nivel en cuanto a premios.

Mejor Actor de Miniserie o TV Movie

En las categorías interpretativas ya hay representantes de ambos géneros, por lo que la elección se complica aún más. Claramente parten con ventaja Timothy Hutton (American Crime), Richard Jenkins (Olive Kitteridge) y David Oyelowo (Nightingale). Nuestro corazón está con el segundo, excelente en su papel de hombre normal que pocos son capaces de interpretar como él, aunque todas las apuestas indican a que finalmente será David Oyelowo quien se haga con el premio.

Mejor Actriz de Miniserie o TV Movie

Aunque Maggie Gyllenhaal se sale en su papel de The Honourable Woman y ganaría en otras ediciones con los ojos cerrados, la cosa parece estar entre otras dos monstruas de la interpretación: Felicity Huffman, que compone un personaje odiable desde cualquier perspectiva y Frances McDormand, que interpreta a una mujer adorable en muchos sentidos aunque de difícil carácter. Ambas hacen un trabajo espectacular aunque nuestro corazón, y también las quinielas, están con McDormand como vencedora en estos Emmys 2015.

Mejor Actor Secundario de Miniserie o TV Movie

Siempre es complicada la labor de predecir quién ganará en las categorías de secundarios pero este año parece haber un favorito claro, Bill Murray por Olive Kitteridge, gracias a un trabajo escueto pero muy premiable que no creo que debiera obtener tanto reconocimiento. Nuestro preferido es Richard Cabral, aunque cualquiera de los demás ha hecho méritos como para dar la sorpresa, no olvidemos que la Academia adora a Damian Lewis y Michael Kenneth Williams. Menos opciones veo para los dos nominados por American Horror Story: Freakshow.

Mejor Actriz Secundaria de Miniserie o TV Movie

Hasta tres nominadas ha colocado American Horror Story: Freakshow en esta categoría, algo que se está convirtiendo en habitual, aunque sólo una, Sarah Paulson, goza del favoritismo suficiente como para ganar el premio. Es difícil superar un papel doble interpretando además a una mujer con dos cabezas. La única que parece tener posibilidades reales de arrebatárselo es Mo’nique, que hace un papel brillante en Bessie y, no lo olvidemos, también es adorada por los premios.

Predicciones para los Emmys 2015: Comedia

Emmys 2015 Nomincaciones en Comedia

Los Emmys 2015 están a la vuelta de la esquina y es hora de hacer predicciones, ya veréis que no seremos los únicos. Con el fin de no saturar demasiado vuestros cerebros, voy a dividirlas en los tres bloques principales: comedia, miniseries, y drama. Basta con mirar el título para adivinar que empezaremos por el primero, una categoría que ha sufrido cambios este año debido a la nueva regla que dice que todas las competidoras deben ser de media hora por episodio, quedando fuera, por ejemplo, Orange Is The New Black, que pasa a ser drama de la noche a la mañana.

Mejor Serie de Comedia

A pesar de su ausencia, las siete que compiten son grandes series y casi todas merecen el premio. Desde Cultura Seriéfila, nuestra favorita es Transparent, la serie de Amazon no es una comedia al uso sino lo que se viene a denominar una dramedia, pero el año pasado nos sorprendió a todos con una historia de una familia disfuncional muy peculiar con unos guiones casi perfectos y unos personajes carismáticos. Todas las quinielas la señalan como la derrocadora de Modern Family, a la cuál no podemos descartar nunca porque se ha alzado con el Emmy en las cinco anteriores ocasiones. Personalmente, creo que es una serie amortizada desde hace ya algunos años, por lo que su presencia debe ser testimonial hasta su desaparición como ha ocurrido con The Big Bang Theory o Girls.

Mejor Actor de Comedia

Tres debutantes, Anthony Anderson, Will Forte y Jeffrey Tambor, contra cuatro actores que están más que acostumbrados a figurar en las nominaciones año tras año, Matt Leblanc, William H. Macy, Louis C.K y Don Cheadle, a los que difícilmente veremos recoger el galardón mientras dure el periplo de sus series pero cuyos trabajo son dignos de sus merecidas menciones. Nuestro favorito y el favorito de todo el mundo Jeffrey Tambor, el protagonista de Transparent ha sido una de las sensaciones del año gracias a su soberbio Mort/Maura, un personaje carismático que sin duda alguna quedará para el recuerdo.

Mejor Actriz de Comedia

Esta categoría, al igual que ocurre con Modern Family, tiene una reina desde que su serie se estrenara allá por 2012, y tres galardones a sus espaldas por interpretar a la genial Selina Meyer. No es otra que Julia Louis Dreyfus, que compone año tras año un personaje hilarante en Veep, del que no parece que nos vayamos a cansar a medio plazo. Nuestra predicción es que que volverá a coronarse pero ojo con Amy Schumer, la nueva obsesión de América, que viene pisando fuerte. A su favor, que las votaciones para los premios se suelen mover por oleadas y modas, y ahora mismo está en la cresta de la ola. En su contra quizás, que sea más complicado premiarla por un programa de sketches que por una serie de ficción propiamente dicha. Edie Falco y Amy Poehler despiden sus comedias con una nominación que no irá a mayores.

Mejor Actor Secundario de Comedia

Las categorías de secundarios siempre son las más complicadas de adivinar y este año más aún porque no hay ningún actor que haya sobresalido especialmente. Nuestro favorito es Adam Driver, aunque sabemos que no ganará por el ninguneo cada vez más acusado que está sufriendo la maravillosa Girls, pero creemos que es un actor de un talento aún por descubrir que resulta imprescindible para entender la serie de Lena Dunham. Nuestra predicción es que ganará Tituss Burgess por Unbreakable Kimmy Schmidt gracias a un personaje que ha caído en gracia a todo el que ha visto la comedia de Netflix. Eso sí, nos arriesgamos con lo que sería una de las sorpresas de la noche.

Mejor Actriz Secundaria de Comedia

Los electores no han conseguido ponerse de acuerdo y son ocho las mujeres nominadas este año en la categoría de Mejor Actriz Secundaria. Varias actrices están envejeciendo mientras acumulan candidaturas por sus respectivas series, como Julie Bowen, Anna Chlumsky, Jane Krakowsky, Mayim Bialik, Kate McKinnon o Alison Janney, ganadora el año pasado por partida doble y clara favorita para hacerse con la victoria por Mom. Si las veteranas tienen poco que hacer, las debutantes Niecy Nash y Gaby Hoffman menos aún, aunque sus grandes trabajos les hacen seguir en la brecha.